Aunque al final la promoción turística es probablemente el gran motor de las instituciones para albergar carreras ciclistas, también es relativamente frecuente ver algunos recuerdos a pasajes de la Historia. Y en los años que estamos, se viene cumpliendo el centenario de la I Guerra Mundial. Una contienda que cambió el curso de la historia europea veintipocos años antes de que otra hiciese lo propio con la del mundo entero.

La Gran Guerra, como se la conoce, tuvo lugar entre 1914 y 1918. Hemos visto homenajes en el Giro, también en la edición 100 del Tour –el año pasado- con pasos por cementerios de honor a los caídos en Francia, por ejemplo. O  por Normandía con recuerdos al Desembarco de 1944. Aquí en España, por el contrario, no lo hemos visto tanto. Aunque también es cierto que nuestro país no entró de forma directa en ninguna de ellas.

Trinchera de la I Guerra Mundial

Todo esto viene porque, por primera vez, habrá una carrera cuya inspiración es directamente aquel gran conflicto. Se llamará Great War Remembrance Race y viene de la mano de Flanders Classics y la Gante-Wevelgem, cuando se cumplirán 100 años del final de la misma. Este ha sido el leitmotiv de la nueva prueba, pero la idea es que se no sea flor de un año, sino que se quede mucho más tiempo.

Campos de batalla

Lo que hace 100 años fueron campos de batalla, trincheras y lugar asiduo de bombardeos, en esta ocasión será el terreno de otra lucha mucho más noble: la de los ciclistas por llegar el primero a meta. Empezando desde Bélgica y llegando a la región Nord-Pas de Calais, que fue de las más peleadas –y, por tanto, castigadas- durante el conflicto. La carrera nace como 1.1 por lo que habrá equipos del World Tour, y con la zona y los motivos que esgrimen, seguro que las escuadras belgas y francesas serán de la partida.

De momento no se conoce mucho más sobre si habrá tramos de ‘pavé’, cotas, etcétera, algo que la organización deja de momento para más adelante. En cualquier caso, sí es una novedad interesante fundamentar una carrera en un acontecimiento histórico más que en uno puramente geográfico o turístico. Y, por qué no, podría ser un camino para explorar para muchos organizadores por toda Europa. Que, si algo tiene, es historia.

Flanders ‘asalta’ agosto

Además de todo lo histórico del momento lo cierto es que Flanders Classics, la empresa organizadora que promueve la prueba, la va a utilizar como puerta de entrada a una estación donde hasta ahora no tenía presencia: el otoño. Y es que ya se sabe que el ciclismo tiene sus propias estaciones y, en agosto, sólo es verano en España con la Vuelta. A partir del Tour de L’Ain empieza una sucesión de clásicas que acaba con Lombardía.

omloop-het-nieuwsblad

Omloop Het Nieuwsblad 2017. Foto: Tim De Waele

La empresa flamenca, hasta ahora, sólo tenía presencia en la ‘primavera’. De hecho, la Omloop Het Nieuwsblad es la prueba encargada de inaugurarla el 24 de febrero. Flanders también posee la Gent-Wevelgem, A Travers les Flanders, el Tour de Flandes –la más importante y uno de los cinco Monumentos-, Scheldeprijs y La Flecha Brabançona. Desde ahora hay que añadir una séptima cita, en este caso en agosto y encuadrada perfectamente: Hamburgo será el 19, y el G.P. Ouest-France, lo que siempre se había conocido como G.P. de Plouay, el 26.

Así que la nueva cita será el 24, justo un día antes de empezar la Vuelta a España. Ya no sólo por el peso de los organizadores, el momento histórico que revive y la región donde se realiza: la nueva Great War Remembrance Race tendrá una gran participación también por estar perfectamente ubicada en el calendario. En Flanders Classics han demostrado que hilan muy fino.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This