¿Cómo va?

Diseño y seguridad a partes iguales, éste sería el titular. La marca noruega apuesta por un casco compacto formado por una estructura externa de 5 piezas de distintos grosores y formas cuidadas de policarbonato para garantizar nuestra seguridad en caso de impacto. Existe una versión más económica, concretamente ochenta euros menos, pero que no incluye las láminas de carbono (éstas se encargan de reforzar más aún si cabe la parte superior del casco) ni el sistema de seguridad MIPS. Cuando te enfundas el casco te das cuenta de la calidad de sus materiales y de su fácil ajuste; el sistema Occigrip permite ajustar con precisión el casco tanto en profundidad como en altura y sobre la marcha nos permite reajustarlo con precisión y a una sola mano. 17 son las entradas de aire del casco; si bien no es el punto más fuerte de un casco de enduro (lo hemos testeado en pleno verano y en días de mucha exigencia), garantiza una ventilación correcta. Su visera es extraíble, muy bien integrada y redirecciona el aire a los costados.

Por la morfología del casco casa muy bien con gafas de máscara, concretamente la hemos probado con el modelo Racecraft de 100×100. Al ser la gama más alta del modelo Bushwhacker está dotado, además de las láminas de carbono, de la tecnología MIPS, que se encarga de redirigir las fuerzas de impacto para minimizar posibles lesiones. El interior del casco durante la marcha es cómodo, no se mueve y no nos aprisiona. Su acolchado de espuma es suave y recubierto de un tejido antialergénico que se encarga de mantenerlo lo más seco posible del sudor y la humedad, aunque en muchas ocasiones esta tarea se torna casi imposible.

¿Para quién?

Para todos los usuarios que le den importancia al diseño y la seguridad y algo menos a su precio. Encaja muy bien para un biker poseedor de una doble suspensión tipo all mountain, enduro o trail. Aunque el abanico se amplía a aquellos que, aun yendo habitualmente con rígidas, bajan fuerte y quieren la mayor de las protecciones.

¿Qué falta?

Es un casco que personalmente me ha gustado mucho y que cuesta encontrarle peros importantes. Tal vez, aquellos que les guste grabar sus salidas, con las cada vez más frecuentes cámaras compactas de acción, echarán en falta un soporte para la cámara en la parte superior del casco, algo ya muy común en los últimos cascos de enduro que han salido al mercado y muy práctico para garantizar su fijación.

 

Características técnicas

Precio 249 euros
Peso 368 gramos
Colores Gloss White (el de la foto) y Gloss Black
Detalles Estructura externa In-Mold de 5 piezas, 17 aberturas de ventilación y sistema ajustable de cuatro vías Occigrip
Web www.sweetprotection.com

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.