Cedillo y Tajo Internacional, el final de una gran aventura
PUBLICIDAD

Cedillo y Tajo Internacional, el final de una gran aventura

Las circunstancias convirtieron a Cedillo en el destino final de la Non Stop Madrid-Tajo Internacional-Lisboa. El Consejo General de Salud portugués, debido al repunte de positivos por Covid-19 en nuestro país vecino, no daba luz verde a la meta inicialmente prevista en Alenquer (distrito de Lisboa). Por ello, Cedillo pasó de ser la séptima Estación de Hidratación (EH), y última antes de la frontera, a la línea de meta. O lo que es lo mismo, el final de una gran aventura.

La localidad cacereña recibió con los brazos abiertos a la caravana de la Non Stop, integrada por ciclistas, asistencias, staff… 600 ciclistas y 200 equipos partieron de Villanueva del Pardillo (Madrid) el viernes 2 de julio a las 10.00h.

Los primeros participantes llegaron a Cedillo al día siguiente (sábado 3 de julio) a primera hora de la mañana y los últimos, pasada la medianoche. De campeones a héroes. Cabe decir que dos equipos femeninos representantes de las Reservas de la Biosfera (RB) de Tajo Internacional y de Monfragüe, ambas en la provincia de Cáceres, también tomaron parte en esta aventura.

Cedillo, una población de apenas 400 habitantes, se volcó con el evento. En la zona de meta, la RB Tajo Internacional estuvo muy presente. Con un stand de información turística, donde los participantes que se acercaron quedaron encantados con las propuestas para descubrir los tesoros de esta reserva de la biosfera. Y con una gran carpa donde la caravana de la Non Stop disfrutó de la muestra gastronómica de productos del territorio.

Entre los deliciosos manjares que cocineros y cocineras prepararon con mimo a modo de avituallamiento final tras el esfuerzo realizado, destacaron los siguientes:

-Migas del pastor

Históricamente un plato con el que aprovechar restos de comida, algo habitual en época de nuestras abuelas y que se denomina “cocina de aprovechamiento”. Un plato contundente ideal para afrontar los duros y fríos días de trabajo en el campo. Hoy se ha convertido en un plato para ocasiones especiales. Se compone de pan, chorizo rojo (o panceta como alternativa), aceite de oliva, una cucharada de pimentón de la Vera, ajo, perejil y sal.

-Patatera con miel

Típico embutido extremeño con un toque a miel de encina. Está elaborada con panceta y grasa de cerdo ibérico de bellota, además de mezclar los sabores del ajo y el pimentón junto a la miel de encina. Tradicionalmente, era el acompañamiento perfecto en los días de campo, ya que estaba lista para comérsela tal cual salía de la fiambrera.

-Gazpacho extremeño

Uno de los platos veraniegos por excelencia. El gazpacho extremeño se diferencia del andaluz en que el tomate se añade al final y no forma parte de la mezcla ya hecha. Se caracteriza por emplear como espesante la yema del huevo cocido, además del pan. Y por emplear como colorante rojo, además del licopeno del tomate, el pimentón de la Vera. Y no podemos olvidarnos de unos dulces riquísimos, como los bollos de pascua, las rosquillas y los fritos, también al alcance de los esforzados de la ruta para endulzar el fin de fiesta.

Una gastronomía rica en tradiciones y sabor

Los platos degustados en la meta de Cedillo son solo una muestra de la riqueza de la gastronomía raiana, llamada así porque se mezclan las tradiciones culinarias extremeñas y portuguesas.

Tajo Internacional posee una gran variedad de ecosistemas que han dado lugar a una gran cantidad de platos llenos de tradición. Los productos de la huerta, de la dehesa o de la apicultura son las materias primas de una gastronomía fronteriza y excepcional.

La tradición trashumante aporta sabor y contundencia a las recetas: platos de cuchara como las sopas de tomate, el refrescante gazpacho de poleo, el mojo de patatas con bacalao, el arroz con liebre o las coles con bobo.

El cerdo ibérico vive aquí en libertad, se cría y alimenta gracias a lo que le ofrece la Dehesa, hábitat natural y ecosistema único en el mundo. De esta calidad de vida, y mejor alimentación, surgen sus derivados, entre los que el Jamón Ibérico Denominación de Origen Dehesa de Extremadura es el producto estrella. La gran variedad de carnes, tanto de caza mayor como menor, y la sabiduría de las amas de casa, que han sabido crear a partir de esta materia prima exquisitos platos, nos permiten saborear exquisitas elaboraciones como el ciervo con setas, la ensalada de perdiz, la paloma torcaz estofada, el jabalí con castañas, o un buen arroz con liebre entre otros, haciendo que la carne de caza sea el foco de atención de todo aficionado a este manjar

En nuestro paseo gastronómico, nos encontramos también con charcas donde se cría la tenca, el pez de aguas estancadas más preciado de Extremadura y con una versatilidad gastronómica que ha contribuido a su prestigio y reconocimiento en todo el territorio nacional.

La tradicional siembra de trigo ha sido fundamental a la hora de elaborar panes y unos dulces únicos, que beben de la tradición judía y árabe y que se elaboran:  fritos borrachos, bollos de pascua, roscas fritas, torrijas, serradura, mormenteras, punchas, tenquillas de bizcocho, repápalos con leche o sopa de almendras son algunos de los más conocidos.

Los sabores, los olores y la composición de los platos de la RB Tajo Internacional no se pueden entender sin las hortalizas, las verduras, los árboles frutales o los productos cárnicos, que son hijos de una tierra privilegiada. La excelencia gastronómica empieza mucho antes de que los platos lleguen a la mesa, actuando el propio territorio como una gran despensa que abastece a esta cocina de productos de calidad difíciles de igualar.

10 propuestas imprescindibles

El cruce de caminos que constituye la Reserva de la Biosfera Tajo Internacional está repleto de patrimonio natural, gastronómico, histórico y cultural. Un viaje en el que podrás realizar múltiples actividades, transportarte a otro tiempo, disfrutar de sus culturas milenarias, de su gastronomía ancestral o practicar deportes de aventura. Te presentamos una lista con los 10 lugares o experiencias imprescindibles que tienes que visitar o vivir para decir que eres todo un experto en la Reserva de la Biosfera Tajo Internacional.

-El Puente Romano de Alcántara

Considerado por muchos el ‘Mejor Puente Romano del Mundo’, esta maravilla de la ingeniería se mantendrá en pie “mientras dure el mundo”, tal y como versa la leyenda de su dintel. El puente mide 58,2 m. de altura y tiene una longitud de 194 m. Su arquitecto, Cayo Iulio Lacer erigió esta obra entre los años 105 y 106 dC. Este puente ha sido y es un punto clave para comunicar la vía Norba con el norte de Portugal (la Beira Alta) y con dos importantes arterias de la península: la Vía de la Plata y la ruta de Lisboa a Braga.

-La huellas de la imponente Orden de Alcántara

Tiene su origen 1154 en el Reino de León y es considerada como una de las de las cuatro órdenes militares españolas. Todavía hoy puedes ver sus vestigios en numerosos pueblos del parque. Destaca la villa de Alcántara por sus Palacios y por el majestuoso Conventual de San Benito. Además, Brozas, la encomienda de la Orden, posee numerosos monumentos vinculados a estos monjes, como la muralla, la Casa Palacio Argüello Carvajal, la de los Porres Montemayor, la de las Flores, o la Iglesia de los Santos Mártires o el Convento de las Comendadoras.

-El barrio gótico de Valencia de Alcántara

Posee el gran tesoro sefardí de la Reserva del parque, la judería mas grande de Extremadura.  Callejuelas estrechas y casas con dos puertas al exterior, una para acceder a la vivienda y otra para actividades comerciales u oficios, todas enmarcadas en arcos ojivales de granito.  En este barrio originario del siglo XIII también se observan marcas cristianas e, incluso huellas de la terrible Inquisición, como la Piedra de Armas de la calle Bordalo. Para terminar tu ruta, dirígete a la calle Gasca para descubrir la preciosa sinagoga medieval.

-El paraíso de las aves

Alrededor de 300 especies diferentes de aves viven o pasan largas temporadas aquí, al tratarse de una frontera líquida presidida por el gran río Tajo, que ha conformado un ecosistema único.  Prepara tus prismáticos y cámara de fotos para disfrutar de grandes aves como buitres leonados, negros, cigüeñas, milanos, alimoches, águilas culebreras, o mochuelos, junto a al cernícalo vulgar y primilla, garcillas, gangas, sisones, avutardas, búhos reales… Un espectáculo sin igual es ver comer a los buitres en la Sierra de San Pedro.

-Los Dólmenes de Valencia de Alcántara

El Conjunto dolménico de Valencia de Alcántara está declarado como Bien de Interés Cultural. Actualmente hay identificados en la zona 41 dólmenes, siendo uno de los conjuntos megalíticos más importantes de toda Europa. Puedes realizar varias rutas como: las Tapias, Zafra, Las Lanchas, Huertas de las Monjas y Los Mellizos. Estos dólmenes datan del cuarto y tercer milenio antes de Cristo. Destaca sobre el Dolmen del Mellizo y las Pinturas de Puerto Roque, a solo 12 kilómetros de Valencia de Alcántara.

-Vive la aventura en el Embalse de Alcántara

Atrévete a disfrutar del Embalse de Alcántara haciendo deporte y mojándote en el tercer embalse más grande España. No desaproveches la oportunidad de practicar turismo activo en este impresionante mar de agua dulce y en un entorno increíble. Piragüismo a través del Tajo y sus afluentes, kitesurf, windsurf o incluso buceo se practican en este embalse cuando llega la primavera.

-La Berrea

Con los últimos coletazos del verano miles de ciervos y gamos rompen la calma en Tajo Internacional con sus bramidos para impresionar a las hembras y aparearse. En Tajo Internacional puedes disfrutar de La Berrea desde varios miradores y contemplar a los machos peleando, intimidándose e incluso persiguiendo a las hembras ¡Naturaleza en estado puro!  Una buena opción es visitar el concelho de Idanha-a-Nova porque cuenta con una ruta específica para disfrutar de la berrea: el sendero GR-29 con la ‘Rota dos Veados’.

-Disfruta de las estrellas en el Berrocal de la Data

Las noches estrelladas del Parque Internacional Tajo Internacional son una experiencia única. El silencio de la noche se rompe con el ululeo del búho y los cielos oscuros, apenas hay contaminación lumínica, se convierten en un escenario ideal para la observación y la fotografía de las estrellas. A este entorno paradisíaco hay que sumarle formaciones rocosas como el Berrocal de la Data, Monumento Natural de Extremadura, que hacen que la observación de las estrellas entronque con nuestros ancestros. Una experiencia mística

-La impresionante Geología del Tajo Internacional

La ruta de los ‘Canchos de Ramiro’ comienza en Zarza la Mayor y en ella podrás observar la historia geológica de la Cuarcita Armoricana. Son reconocibles los procesos de modelado y las explotaciones mineras por parte de comunidades celtas, romanas y árabes. En el parque hay varios tipos de rocas, de formaciones, fallas y creaciones naturales curiosas como los dientes de perro, entre un sinfín de otros procesos geológicos, que te harán disfrutar si eres un apasionado de la geología y de su evolución.

-La perdiz al modo Alcántara

La gastronomía alcantarina tiene siglos de historia. De hecho, el Arcipreste de Hita la menciona en el ‘Libro del Buen Amor’. Una de las recetas del Tesoro del Alcántara, un libro encontrado por los franceses en la Guerra de la Independencia con las recetas monacales del Convento de San Benito, es la Perdiz al modo Alcántara. Se prepara con paté de hígado de cerdo, manteca, avellanas y perdices, siendo uno de los platos estrellas de la gastronomía y que puedes encontrar en varios restaurantes de la zona ¡Una delicia de la gastronomía extremeña!

Deja un comentario