Xabier Narbaiza, Product Manager en Orbea, está presente siempre que acudimos a una presentación de Orbea. Es la cabeza pensante, el responsable último del desarrollo de cualquier bici y de cualquier tecnología que tenga que ver con la marca.

Por su cabeza y la de su equipo pasan todas las ideas y la manera de llevarlas a cabo. El resultado lo podemos ver en casos como el de la nueva Orbea Oiz. Una bici que apunta a lo más alto y sobre la que preguntamos a Xabi.

Esto fue lo que nos dijo:

Dinos, ¿cuánto tiempo os ha llevado desarrollar esta nueva Oiz?

Aunque no lo parezca, esta es una pregunta un tanto complicada de responder. Podríamos decir que en la Copa del Mundo de Vallnord de hace dos años (2016) dimos el pistoletazo de salida con un brainstorming con el equipo Luna, pero que sumamos a la idea y líneas generales que ya habíamos comenzado a trazar anteriormente. Así que el proceso más intenso es de unos dos años, aunque diría que en total es bastante más, probablemente unos tres.

¿Cuál ha sido el aspecto que más dificultad os ha planteado a la hora de crear esta nueva bici?

Quieras que no, el hecho de renovar una bici que ya nos estaba funcionando bien, gestionar la mejora de una bici con la que la gente está encantada es delicado, eso nos ha generado mucha tensión. Por otro lado y también como algo global, nos ha resultado muy laborioso y complejo el conseguir una bici tan efectiva en las dos versiones en las que se va a comercializar. Es decir, construir una misma plataforma que satisfaga tanto al usuario de XC como al de trail no es nada sencillo.

Luego cosas más concretas, como la integración del amortiguador en el cuadro, que ha sido un verdadero hándicap en el que hemos conseguido que FOX nos haga un amortiguador a medida, o el proceso de producción de la bieleta con carbono inyectado, inédito en nuestra industria hasta el momento, ha supuesto otras dificultades añadidas, aunque en este caso, mucho más concretas y, al final, fáciles de resolver respecto a las cuestiones generales y de concepto de la bicicleta, que siempre son más desagradecidas o complejas de solucionar.

Conociendo tan bien el producto, ¿en qué aspectos crees tú que vuestra bici es mejor que las de la competencia?

Podría comentarte aspectos concretos, como que es el cuadro más ligero de su segmento, o que en cuanto a geometría hemos ido un paso más allá, por ejemplo. Sin embargo, nuestra competencia hace también muy buenas bicicletas y superarlas a todas en un solo aspecto es realmente complicado. Creo que, de todos modos, el punto fuerte de nuestra Oiz es el conjunto de cosas que ofrece, efectivamente, respecto a lo que puede ofrecer, también globalmente, nuestra competencia.

Ya no voy a entrar a valorar el concepto de customización Myo, que permite hasta 40 millones diferentes de configuración de tu bici, una auténtica barbaridad, sino en que nuestra Oiz, por ejemplo, permite un rango de usabilidad netamente superior a lo que se suele presentar en su segmento. Y eso es una mejora mucho más tangible que el simple hecho de los colores y otras cuestiones estéticas.

Ofrecemos una bici muy ligera (de las más ligeras) por un precio que no es ni mucho menos el más alto y, además, con un nivel de configuración diría que insuperable. Una misma plataforma, un mismo cuadro que permite dos bicis en una (trail o XC) y, además, elegir entre diversas opciones de equipamiento en cada una de ellas. Sinceramente, no me viene a la cabeza ningún otro fabricante que haga algo parecido a lo que ofrece Orbea en su conjunto. Este es, en definitiva y en mi opinión, el punto fuerte de la nueva Oiz, como ocurre por otro lado con el resto de nuestros modelos de gama alta.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.