Nos hizo esperar más de una hora, pero si en algo no nos gana nadie a nosotros, es en paciencia. Estuvimos en su casa de Erts. Una megacasa de tres plantas, con cierta similitud a un piso de estudiantes, con cascos, guantes y culottes por todos lados secándose en la escalera. Sobresalía una terraza con una enorme barbacoa y unas hamacas rollo Ibiza, donde el propio Cédric nos dijo que montaba unas fiestas de muy señor mío. Lástima de no elegir bien el día. En su hogar estaba su mujer y Anne-Caroline Chausson, comentando todos ellos el podio que había hecho Andrew Neethling en la Copa del Mundo. Parecían no entenderlo. CG nos recibió como lo que es, una estrella del MTB, que sabe marcar los tiempos mejor que nadie. No hace falta decirle que pose para la foto, aunque exagera con las caras. Hubo que advertirle en más de una ocasión que se mostrara natural, aunque, cómo le vas a pedir a un tipo como él que sea como tú cuando en el garaje tiene un Ferrari y tú un Ibiza.

Muchos se preguntan por qué dejo la Copa del Mundo. Es fácil. La Copa del Mundo se estaba convirtiendo en algo realmente serio, y me sentía como el único, o de los pocos, que lo hacía para divertirse. Me sentía ya fuera de lugar.

Fue en Andorra, cuando dije basta.  Desperté del sueño de la Copa del Mundo en Andorra, en Vallnord, donde decidí que ya tenía que dejarla, y que si tenía que tomar esta decisión, prefería hacerlo en casa.

Cuando fichaba por un equip

o, no me fijaba en el dinero. Para mí, un equipo es como una familia. ¿España? Me encanta. Siempre que voy me siento querido

Dejo la Copa del Mundo, pero no ha sido fácil.  Me encanta montar en bici, me encanta el DH, pero ahora voy a tener más tiempo para hacer vídeos de descenso para todos los aficionados.

Empecé como profesional en esto del MTB en 2001 con el Volvo Cannondale. En estos doce años he aprendido mucho, pero lo que no me gusta es que veo que cada vez se profesionaliza el deporte. Esto es bueno y es malo al mismo tiempo. Para mí, el mountain bike es sinónimo de diversión y de pasarlo bien.

Por ejemplo, en Vallnord se hizo un trabajo excelente con la Copa del Mundoy ahora tenemos el Mundial para 2015.  Estoy muy feliz por ello. Todo el mundo en Vallnord y en Andorra se alegra de esta noticia, lo que demuestra al mundo que hacemos las cosas bien y somos grandes.

¿Quieres que hablemos de mi paso en cada uno de los equipos? Vamos.  Fue un placer estar en el Volvo/Cannondale, en un equipo estadounidense siendo tan joven. Me trataron como al mismo Brian Lopes y aprendí mucho de todo el mundo. Sólo tengo buenos recuerdos.

En el Siemens/Cannondale fue algo distinto, ya que las personas responsables del equipo eran otras, aunque es cierto que estaban igual de motivados para llegar a ser el mejor equipo del mundo.

En la Copa del Mundo me sentía ya fuera de lugar. Era el único que me tomaba la competición como una diversión. Demasiado estricta, seria

Fue un placer estar con Max de nuevo en Commençal. Me encantó trabajar con él de nuevo. Fueron unos buenos años, tres, pero tuve una caída y todavía recuerdo el daño que me hice en Vigo.

Hasta que decidí crear mi propio equipo.
Siempre me he querido regir por mis propias reglas. Tener un equipo y un camión en el que pudiera ver mis patrocinadores tan claros y visibles como fuera posible. No sólo darles lo que me piden con los resultados, también hay que alimentar la imagen.

Cuatro equipos en mi carrera, no sé. Yo no soy un tipo que cuando firmo por un equipo me fijo sólo en el dinero. Sólo he estado en pocos equipos a lo largo de mi carrera, porque cuando estoy en un equipo me gusta sentirme como en familia y trabajar juntos para hacer grandes cosas. Formar parte de un equipo es como un matrimonio.

Pero, no puedo decirte cuál ha sido mi mejor momento profesional a lo largo de todos estos años. Esta respuesta me la guardo para mí.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.