El caso de Froome no es un positivo normal, al uso. Por todo. Primero, porque el protagonista planteando un doblete Giro-Tour en 2018 que va a ser el centro sobre el que gire la temporada en todo el mundillo ciclista. Todo eso se puede romper si de este caso se deriva una sanción, algo que por otra parte tampoco está del todo claro.

De hecho, esta es la segunda razón por la que hablamos de un caso singular: Froome ha registrado en su orina unos niveles de salbutamol que duplican lo permitido –2.000 nanogramos por mililitro, frente a los 1.000 que se fijan como límite-, pero la organización internacional habla de un ‘no negativo’ en lugar de positivo. ¿Por qué? Pues precisamente porque existe ese límite tolerado.

froome-dauphine-vaujany-alberto-contador

Ahora, la UCI lanza un aviso: no sanciona de forma provisional al ciclista, pero tiene que probar que el aumento de la dosis de salbutamol se ha ingerido por un empeoramiento en su estado de salud. Si fuera así, probablemente saldría absuelto. Esta es la versión de Sky, que asegura que Froome tuvo una crisis asmática fuerte en la etapa de Los Machucos –se dejó casi un minuto con todos los favoritos y en la rueda de prensa posterior a la etapa tosía continuamente- y fue entonces cuando duplicó sus dosis. El día siguiente, camino de Santo Toribio, estuvo mucho mejor pero también la etapa fue más tranquila. Ahí dio positivo.

Petacchi y Ulissi vs Indurain y Ullrich

El salbutamol es una sustancia que ha estado presente en numerosos casos de positivos a lo largo de la historia del ciclismo. De hecho, muchos grandes campeones han dado resultados adversos: desde el propio Indurain o Jan Ullrich, en los 90, hasta otros como Óscar Pereiro en la década pasada. Pero todos ellos tenían algo en común: una autorización médica para tomar esta sustancia por sufrir asma u otros problemas respiratorios. De ahí que ninguno fuese suspendido. Froome también la tiene, pero hay límites incluso para quienes presenten TUEs.

alessandro-petacchi-2007

Petacchi sí fue sancionado en 2007. Foto: Die Welt

Distinto fue el caso de dos corredores italianos, por los que sabemos que sí es posible que Froome reciba un castigo si no consigue probar el uso terapéutico del exceso de sustancia halllado en los análisis: Alessandro Petacchi arrojó un nivel de 1.230 ng/ml de salbutamol en mayo de 2007. El CONI le impuso una sanción de un año. Hace bastante menos tiempo, Diego Ulissi también recibió una sanción de nueve meses por arrojar una cantidad similar a la de Froome: 1.960 ng/ml.

 ¿Y la Vuelta?

Ahora surge otra pregunta en el ambiente: ¿Qué pasa con la Vuelta a España 2017, que ha ganado dando positivo? Pues, por el momento, Unipublic ha lanzado un comunicado en el que deja clara su postura de “extrema prudencia” hasta que concluyan las investigaciones. Con buen criterio, por otra parte, al no precipitarse en tomar una decisión sin que haya sanción en firme.

vincenzo-nibali-chris-froome-vuelta-espana-2017-calar-alt

Foto: PhotoGomez Sport

Precisamente Vincenzo Nibali se ha pronunciado hoy sobre el positivo de Froome, que ha definido como una “terrible noticia” para el ciclismo. El italiano fue segundo en la Vuelta por lo que, si finalmente el británico pierde la corona roja, pasará a tener su segunda victoria general en la ronda española. Algo que tampoco le satisface del todo: “Me quedaría sin la emoción y el momento de verme ganador en Madrid y subir al escalón más alto del podio”, ha dicho en Tuttobici. El caso está lejos de haber acabado.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This