En el pueblo de Ferradillo, en Priaranza del Bierzo, un grupo de ciclistas decidieron hacer ruta en Nochevieja hasta Toral de los Vados en León.

Una vez llegado a su destino fueron recibidos por el teniente de alcalde de la localidad, Sergio García Valcarcel, que invitó a los ciclistas a probar un roscón de reyes.

Lo que no se esperaban era que el aparentemente inofensivo roscón estuviera hecho de marihuana. Pero tras probarlo empezó el drama. Mareos, vómitos, bajadas de tensión, incluso algún llegó a sufrir de una parálisis facial.

Y es que al ser un grupo de personas sanas y poco acostumbradas a este tipo de sustancias, el efecto no fue el esperado, afectándolos de forma bastante fuerte.

Por lo visto, la respuesta de García Valcarcel al respecto del roscón de marihuana fue decir que «se está intentado aprovechar para hacerme daño políticamente, pero no hubo nada y no voy a intentar aclararlo».

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This