Siempre se dice que hay etapas en las que el un Tour se gana, y otras en las que se puede perder. Precisamente este año, la Grande Boucle está repleta de emboscadas, trampas y muchos días en los que cualquier corredor puede quedar eliminado de la lucha por la clasificación general. Sea por lo novedoso o bien por la dificultad, estas son las cinco jornadas más decisivas del Tour.

Etapa 3. Cholet-Cholet. 35 kms CRE. No es excesivamente larga, pero suficiente para que equipos como Sunweb, Sky o BMC saquen una distancia importante sobre otros como Bahrain-Merida, AG2R o incluso Movistar Team, que a priori están un par de escalones por debajo. Todo lo que sea mantenerse por debajo del minuto ya será un éxito para los equipos que tienen menos trabajada la disciplina.

 

Etapa 9. Arras-Roubaix. 156,4 kms, Llana con adoquín. Una etapa que los propios corredores definen como “de supervivencia”. El día que todos los favoritos quieren salvar vivos. Como el tiempo decida ponerse bravo, va a ser verdaderamente dantesco. Hasta 15 sectores de pavé para casi 30 kilómetros en total, y sectores como Mons-en-Pevèle de la París-Roubaix, carrera con la que comparte buena parte del trazado.

Etapa 12. Bourg-Saint-Maurice – Alpe D’Huez, 175 kms. Montaña, final en alto. Entre tanta etapa innovadora y tanto invento –dicho en el buen sentido- de las organizaciones, ver una jornada clásica también es una alegría. Se vendrá de un día de poco más de 100 kilómetros, pero hablamos de un coloso alpino con La Madeleine, La Croix de Fer y, finalmente, el ascenso a Alpe D’Huez. Etapa con varios grandes nombres de los Alpes, y en el que siempre hay uno de los ‘grandes’ que se deja una minutada.

Etapa 16. Bagneres de Luchon – Saint-Lary Soulan. 65 kms. Montaña, final en alto. La gran innovación del año. La etapa de apenas 65 que tiene tres puertos también renombrados: el Peyresourde, Val Louron y la ascensión a Saint-Lary Soulan. El formato de parrilla de salida probablemente no decidirá gran cosa, pero se va a ir tan rápido que quienes no estén atentos pueden terminar pagando un alto precio.

Etapa 19. Lourdes – Laruns. 200 kms. Montaña. El perfil aparece arriba del todo de este mismo texto. Será la última oportunidad para todos antes de que la crono final dicte sentencia. Una etapa, al contrario de la tónica de carrera, larga y que acabará en descenso. Todavía queda saber si se podrá disputar completa, porque hay problemas en la carretera de camino al Aubisque. La etapa prevé subir el Tourmalet y también el propio Aubisque por la vertiente del Soulor. Después, para abajo con todo hasta meta.

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This