No es ninguna sorpresa que las bicis de hoy en día permitan adaptar las suspensiones y geometrías al gusto del usuario con tan solo pulsar un botón. Sin embargo, sí es una novedad cómo lo hace el sistema Trailsync de BMC.

El Trailsync de la casa suiza lo que hace es adaptar el comportamiento de la suspensión en función de la posición de la tija del sillín.

Y tiene mucho sentido. Adaptar la altura del asiento a las necesidades del momento y al terreno es una práctica muy normal entre los riders que ya cuentan con cierta experiencia. De esta forma, por ejemplo, cuando vamos a afrontar un descenso, es habitual bajar la tija por lo que necesitamos una suspensión que absorba más.

Si bien el sistema Trailsync de BMC no modifica la geometría de la suspensión, si actúa sobre el comportamiento.

Como podréis ver claramente en el vídeo que adjuntamos a continuación, al pulsar el mando que hay bajo el puño la tija del sillín baja, y acciona un mecanismo. Éste es el encargado de abrir la compresión del amortiguador logrando que sea más suave y absorba más.

Al subir la tija, el sistema cierra la compresión y, por lo tanto, el amortiguador vuelve a endurecerse permitiendo un mejor pedaleo.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.