Hay diferentes modelos, más o menos confortables. Hoy vamos a aprender cómo cambiarlos en casa sin utilizar grandes herramientas y, sobre todo, los errores que nunca debes cometer.

1- Si llevamos puesta en nuestra bici empuñadora con soporte rígido de plástico, deberíamos saber que en cuanto a confort, no será el mejor. El tacto es muy rígido y si el objetivo es sustituirlo, empezaremos buscando la manera de poderlo desmontar.

2- Buscamos el tornillo que aprieta la brida que lo sostiene procurando aflojarlo con la ayuda de una herramienta. Con la brida suelta, el puño se deslizará hacia el exterior sin problemas. Repetimos el proceso con el restante.

3- En el caso de que el puño sea de espuma o de silicona y esté gastado o deteriorado por una caída, podemos ayudarnos con una jeringuilla con alcohol e inyectarlo por debajo del mismo de manera que el manguito se despegue del manillar para conseguirlo sacar.

4- Un consejo que doy siempre es dejar unos minutos el puño puesto en el manillar como se puede ver en la foto. Así le damos la forma para que insertarlo no sea tan complicado. Para este procedimiento no necesitamos usar ningún producto.

5- La manera más práctica es colocarlos ayudándose de alcohol. Ponerlos en su posición correcta no será fácil, hay que aplicar mucha fuerza y hay que ser muy rápidos, ya que el alcohol es muy volátil. Al evaporarse muy rápido, es probable que si tardamos, tengamos que repetir el procedimiento.

6- Siempre cuando dispongamos de un compresor, podemos ayudarnos con el aire comprimido. En este caso no necesitaremos de fuerza, sino de técnica para que el aire no se escape y que, paulatinamente, el puño se hinche de manera que no haya roce en el manillar.

7- Otra manera para colocarlos puede ser con la ayuda de agua. Se trata de empaparlos y, usando mucha fuerza, intentar hacerlo girar hasta que estén en el sitio adecuado. También con líquido limpiador de frenos se pueden insertar. Este producto se evapora más rápido todavía que el alcohol, así que debemos ser rápidos.

8- Una vez puestos, hay que buscar el sitio correcto y la posición indicada. Algunos manguitos tienen diferente densidad, y otros espesor, así que hay que ponerlos a criterio. Se acaba el trabajo colocando los tapones, muy importantes, pues en caso de caída, pueden ahorrar daños al manillar y a nuestro cuerpo.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.