Uno de los problemas más habituales que nos encontramos en nuestro deporte, es el de cargar la bici en el coche. Si vas a hacer una ruta con origen y final en tucasa, eso no será un problema. Pero son muchas las veces que nos apetece viajar un poco más y descubrir nuevos paisajes.

Antiguamente, casi siempre las transportábamos en el techo del coche, de manera que nuestra bici no sobresalía de los límites de nuestro vehículo. Sin embargo, esta forma de transportarla tenía, y tiene, un gran inconveniente aerodinámico y no era tan seguro como llevarla en la parte trasera.

Aún así, debemos recordaros que también existe un límite legal de altura que no se puede superar. En total, la altura del vehículo más la de la carga no pueden superar los 4 metros de altura. Por supuesto, sobra decir que tampoco pueden comprometer la estabilidad del coche y deben ir bien sujetas para que no haya riesgo de desprendimiento.

Desde hace unos años, es mucho más habitual ver los portabicis en la parte trasera del coche. Pero en este caso, sí tenemos que tener en cuenta una serie de normas y limitaciones que no podemos saltarnos.

Si decidimos cargar la bici en la parte trasera del coche, hay unos requisitos legales que debemos tener en cuenta.

Cargar la bici en el coche correctamente

Antes de poneros manos a la obra y cargar la bici en el coche, debéis tener en cuenta que esta solo puede sobresalir, por la parte trasera del vehículo, un 10% de la longitud total de este (en el caso de cargas divisibles), o un 15% (las cargas indivisibles).

El ancho, ya es otra cosa. Bajo ningún concepto la bici podrá sobrepasar la anchura total (incluidos retrovisores) de nuestro vehículo.

Una vez nos hemos asegurado de que cumplimos con los requisitos legales para poder transportarla, tenemos que vigilar otro detalle. La iluminación y la matrícula.

Si al cargar la bici, las luces traseras del coche o la matrícula quedasen ocultas, debemos poner solución. En estos casos tendremos que instalar una placa de matrícula adicional, por fuera de la carga, y un dispositivo de alumbrado y señalización.

El esquema facilitado por la revista Tráfico y Seguridad Vial de la DGT lo explica de forma muy clara y sencilla. A veces, sobre el papel todo se hace un mundo, pero seguro que con estas imágenes lo veis claro.

Señalizar la carga

Para empezar, debéis saber que cuando se transporta un objeto en la parte exterior del coche, se debe indicar con la señal V-20. Se trata de un panel cuadrado, de 50×50 centímetros, con franjas diagonales en rojo y blanco.

Esta señal se debe llevar siempre, pero la pregunta es… ¿cuándo poner una y cuándo dos? La respuesta es muy sencilla.

Pondremos una señal cuando el largo de la bici sea inferior al ancho total del vehículo, incluyendo los retrovisores.

cargar bici coche incorrecto

Si os parece que la carga está correcta, estáis equivocados. Se debería incorporar también la señal V-20.

 

Si  el largo de la bici ocupa todo el ancho del vehículo, incluidos retrovisores, entonces deberemos indicarlo con dos señales V-20. Éstas se colocarán transversalmente en cada extremo de la bici.

Por último, también es importante asegurarse de sujetar debidamente las señales. Al hacerlo tendremos que usar todos los puntos de anclaje que lleva, usando correas o tensores elásticos de amarre. Se deben atar los más fuerte posible a la carga, y intentando resguardarlas lo máximo posible del viento.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.