Cómo limpiar la mochila de hidratación y otros consejos útiles

Cómo limpiar la mochila de hidratación y otros consejos útiles

La mochila de hidratación es un accesorio imprescindible para el biker y otros ciclistas, especialmente en verano. Pero requiere de unos cuidados y limpieza tras cada ruta, para evitar que el sistema de hidratación funcione correctamente y no contamine el agua o líquido introducido. Te explicamos cómo limpiar tu mochila de hidratación eficazmente y de forma sencilla. 

PUBLICIDAD Content_1

Uno de esos productos que los ciclistas quieren tener impecables son las bolsas de agua de la mochila de hidratación, al ser un objeto que entra en contacto directo con la boca. Un accesorio fabricado en plástico que con el uso puede acumular suciedad y deteriorarse con altas temperaturas, bebidas isotónicas, azucaradas, etc.

Por ello, nunca vienen mal unos cuidados generales tras cada salida y una limpieza a fondo frecuente. Te explicamos qué necesitas para hacerla y los pasos que hay que realizar.

¿Cómo limpiar la mochila de hidratación?

cómo limpiar mochila de hidratación

Vamos a centrarnos en la parte que tiene que estar completamente limpiar siempre antes de salir, la bolsa de hidratación. La limpieza de este depósito, hecho generalmente de plástico TPU, es clave para no generar suciedad, olores, y no contaminar el agua o bebida isotónica que ingieras. De no ser así, es posible que acabe afectando a tu salud, generando indigestiones y diversas enfermedades gástricas. Al mismo tiempo, también hay que limpiar el tubo y la boquilla.

PUBLICIDAD Content_2

El mantenimiento sirve para asegurar la higiene, la limpieza y la durabilidad. Evitar el estancamiento y los depósitos
significa mantener alejados mohos y bacterias y utilizar así la misma bolsa durante muchos años.

Útiles necesarios

cómo limpiar la mochila de hidratación con el kit

 

Lo ideal es siempre comprar, junto con la bolsa o mochila, un kit de limpieza específico. Sus cepillos son la mejor manera de lavar todas las áreas del tanque. Además, viene con otros útiles como un gancho de secado y pastillas de limpieza, todo por un precio que suele oscilar entre los 10 y los 20 €.

PUBLICIDAD Content_3

Pero también puedes realizar la limpieza con cepillos de cocina (con cerdas colocadas en círculo, formando un cilindro) para limpiar envases, botellas, etc. No obstante, con estos cepillos no se podrá limpiar a fondo el tubo o la boquilla. Para colgarla en la fase de secado, puedes usar una percha como sustitutivo del gancho.

Además, recomendamos usar agua tibia y un poco jabón neutro, sin excederse, como sustitutivo de las pastillas del kit. En sustitución del jabón, que puede dejar restos tóxicos y más complicado de aclarar, puedes utilizar medio vaso de zumo de limón recién exprimido (en bolsas pequeñas de 1 y 1,5 l bastará con algo menos).

El proceso de limpieza en 6 pasos

  1. Una vez has terminado tu ruta o entrenamiento, lo primero que debes hacer es retirar la bolsa de hidratación de la mochila o riñonera, según el caso. Vierte el líquido sobrante y cierra el seguro de la boquilla, para evitar pérdidas a la hora de limpiarla.
  2. El siguiente paso es llenar la bolsa de agua hasta arriba y seguidamente, añadir el jabón o el limón. Siempre una pequeña cantidad para que luego sea más fácil eliminar sus restos.
  3. Una vez llenada la bolsa con agua y jabón, pon el cierre en la parte superior. Sostén la bolsa en vertical con una mano y la otra sujetando el tubo, para liberar durante un momento el seguro de la boquilla. Esto permitirá al agua acceder al tubo. Cierra rápidamente, asegurándote de que el agua que caiga lo haga en un cubo, desagüe o fregadero.
  4. Agita la bolsa unos segundos y déjala reposar así unos cinco minutos, para que el desinfectante (jabón, limón o las pastillas) se adhieran a todas las partes de la bolsa y tubo y hagan efecto.
  5. Seguidamente, abre el seguro de la boquilla y vierte todo el agua con el jabón a un desagüe o cubo. Nunca viertas el agua por la abertura de arriba, para que en su caída limpie también el tubo y la boquilla. Es hora de frotar con los cepillos y luego aclarar, introduciendo agua fría directamente desde un grifo, moviendo la bolsa de un lado a otro para que elimine los restos de jabón.
  6. Por último, cuelga la bolsa del gancho o percha con el tubo boca abajo durante un par de horas, en un lugar seco y fuera del alcance del sol. Cuando veas que los restos de agua se han secado, puedes utilizar un trapo seco amarrado a un palo para eliminar los últimos restos de agua o pequeñas partículas de jabón en bolsa y boquilla. Comprueba al final que no hay olor a jabón introduciendo un poco de agua y bebiendo desde la boquilla.

Consejos y preguntas frecuentes

¿Cómo evitar que la bolsa tenga sabor u olores desagradables?

El mal sabor del agua se debe generalmente a una bolsa de agua de plástico de mala calidad, además del saneamiento: un sabor desagradable puede ser la señal de productos químicos nocivos para el cuerpo.

Pero eso conviene elegir una bolsa de agua que no tenga bisfenoles (BPA, BPS y GMP) o que incorpore tecnología antibacteriana.

Si la marca de tu bolsa no cumple con estas características, se puede intentar combatir el efecto del plástico llenando la bolsa con agua caliente por 3/4 e insertando una cucharada de bicarbonato de sodio, y luego dejarla reposar durante unos 45 minutos. Sin olvidar de enjuagarlo bien después.

¿Cómo prevenir el moho?

El tanque hídrico debe mantenerse limpio y seco. Para ello, hay ciclistas que lo mantienen en el congelador para ello, tras acabar la ruta.

Si se dejan sedimentos en la bolsa durante mucho tiempo o si la usan con otros líquidos que no sean agua sin limpiarla adecuadamente, puede desarrollarse mohos.

PUBLICIDAD Mobile_Pos8

El bicarbonato de sodio puede resultar una solución efectiva contra el moho

Se puede usar agua caliente y dos cucharadas de bicarbonato de sodio o lejía para eliminarlos. Sostén el depósito en la parte superior y pellizquen la válvula y el tubo, permitiendo que la solución fluya hacia el tubo. Luego deja que el detergente descanse por 30 minutos.

Al final, limpia el depósito con agua caliente y jabón neutro y enjuaga bien. Seca al aire para evitar el estancamiento de la humedad.

¿De qué manera guardar la bolsa después de su uso?

Es esencial que la bolsa permanezca abierta en el secado, sin que las superficies internas coincidan entre ellas, para permitir que el aire la mantenga seca.

PUBLICIDAD Mobile_Pos9

Desconecta el tubo, ya que también debe respirar. Alternativamente, puedes guardar la bolsa vacía y abierta en el congelador. Una vez limpia, puedes introducirla en el bolsillo de la mochila y colocar esta en lugar fresco y seco, alejado de humedades.

¿Cómo limpiar el tubo?

En el caso de bolsas como las de de CamelBak, se fabrican con un sistema de acoplamiento y desacoplamiento rápido del tubo, que permite que se almacene por separado y que el aire circule. Si no, los kit de limpieza específicos tienen cepillos diseñados para limpiar la manguera internamente.

PUBLICIDAD Mobile_Pos10

Para vaciar el tubo de las gotas restantes sopla aire en él, o gíralo sobre sus cabeza sujetándolo por un extremo, usando la fuerza centrífuga.

Hay bolsas de hidratación cuyas piezas (tubo, boquilla, cierre superior) se pueden quitar fácilmente y limpiar por separado

Un sistema para desconectar un tubo sin un mecanismo de liberación es sumergir el extremo del tanque en agua caliente durante cinco o diez minutos. Esto ablanda el plástico y facilita la separación del tubo.

Lo mismo para volver a unirlos. Sumerge las piezas en agua caliente antes de encajarlas. Al enfriarse, el plástico se endurece y sella la unión.

PUBLICIDAD Mobile_Pos11

¿Cada cuánto tiempo limpiar la mochila?

Una limpieza a fondo de la bolsa de hidratación como la que hemos explicado deberá realizarse tras cada salida si es muy larga o si has introducido bebidas isotónicas o azucaradas. Si has hecho una ruta corta sólo bastará con verter el agua sobrante al final y dejarla secar unas horas, siempre alejada del sol. Pero deberás realizar una limpieza a fondo como mínimo, una vez al mes, especialmente en verano.

Finalmente, no te olvides de limpiar el resto de la mochila o riñonera de forma frecuente. Hay quien la mete en la lavadora y no hay problema en hacerlo. Pero nosotros te recomendamos hacerlo a mano, siempre y cuando lo haga sin la bolsa de hidratación. Puedes realizar la limpieza con jabón neutro o un poco de detergente.

Te recomendamos

PUBLICIDAD Excl_Slot_7

PUBLICIDAD Excl_Slot_8

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.