En la actualidad, en el mercado existe un amplia gama de puños. Según el tipo del material, ya sea goma, espuma, silicona o corcho, nos ofrecerán unas u otras prestaciones.

También hemos de tener en cuenta que cada vez están más extendidos los puños ergonómicos, que cuentan con una base plana para apoyar mejor la mano, y aunque quizás estéticamente no sean los más atractivo, sí son de los más cómodos y confortables. Si son de este tipo, te aconsejamos que sean lock on, con brida. En función de lo que busquemos, escogeremos este tipo u otro.

Nivel de dificultad: Media

Herramientas

1. Llave allen según puños
2. Alcohol
3. Trapo
4. Tijeras

Paso a paso

1 PRIMERO TENDRÁS QUE QUITAR LOS PUÑOS VIEJOS. Si estos son de goma, espuma o silicona y están gastados, lo más rápido será cortarlos. Si llevan brida de sujeción, aflojamos el tornillo y los desmontamos.

Fotos: Jesús Andrés Fernández

2 – LIMPIAMOS A CONCIENCIA EL MANILLAR con alcohol o algún producto similar para eliminar los posibles restos que haya por el desgaste de los que vamos a sustituir.

3 – MONTAR UN PUÑOS EN SECO ES MUY DIFÍCIL, por lo que usaremos alcohol para que se deslice mejor. Una vez instalado se evapora rápidamente y el puño queda totalmente fijado. No utilizamos agua con jabón o aceite.

4 – PARA PUÑOS TIPO LOCK ON CON BRIDA APRETAMOS EL TORNILLO PARA FIJARLO AL MANILLAR. Con cuidado, ya que normalmente el tornillo es muy pequeño y si lo apretamos demasiado, lo podemos pasar de rosca muy fácilmente.

5 – SI SON ERGONÓMICOS, LA BASE PLANA DEL PUÑO NO VA MONTADA PARALELA AL SUELO. Esta sigue una línea prácticamente recta imaginaria de nuestro brazo una vez estamos montados en la bicicleta.

6 ESTE SERÁ UN BUEN MOMENTO PARA REVISAR LA POSICIÓN DE LAS MANETAS DE FRENO. Estas deben seguir la línea que proyecta nuestro brazo una vez estamos montados en nuestra bicicleta y no como ves en la imagen.

7 – FINALMENTE MONTAREMOS LOS TAPONES DE MANILLAR SI ES UN PUÑO SIN TAPÓN INCORPORADO. Es muy peligroso circular sin lo tapones, ya que en caso de caída podemos hacernos mucho daño si caemos sobre el manillar.

El truco

Para desmontar un puño de goma, espuma o silicona, si no lo queremos cortar para poder aprovecharlo, con una jeringuilla con alcohol, pinchamos el puño e inyectamos alcohol entre el manillar y el puño para que actué de lubricante.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.