Hay aspectos que marcan la diferencia. Sensaciones extraordinarias a las que nos acostumbramos demasiado rápido y a las que, obviamente, cuesta renunciar. Una de ellas es la comodidad que se siente usando un buen culote. Para hablar sobre ellos hemos elegido cinco modelos de este tipo de prendas. Cinco ejemplos de cómo rozar el súmmum del confort aunque te empeñes en pedalear horas y más horas sentado en tu duro sillín.

En ocasiones vivimos en nuestro propio mundo creyendo que lo que usamos habitualmente o lo que tenemos alrededor es lo mejor, y a menudo, nuestra percepción no se corresponde con la realidad. Precisamente eso es lo que ocurre con el uso de los culotes, a pesar del auge de los baggys, todavía una de las prendas ciclistas por excelencia. Podemos estar usando culotes de gama media o baja y adaptarnos a ellos sin mayor problema, con lo que no tenemos nunca la sensación de que son incómodos. Hasta el día en el que probamos uno de más calidad. Entonces es cuando realmente descubrimos que existe otra dimensión en cuanto a confort y prestaciones se refiere.

Prenda fundamental

No podemos olvidar que el culote, además de envolver buena parte de nuestro cuerpo con un tejido elástico que permite una máxima libertad de movimientos, es también la capa que se interpone entre nuestro trasero y el sillín de la bicicleta. Por eso, todas y cada una de las partes del culote deben estar confeccionadas con sumo cuidado para que proporcione confort y nos permita estar horas sobre la bici sin más molestias que las propias del esfuerzo físico. Probablemente, y en ese sentido, muchos de nosotros hayamos tenido la mala experiencia de usar un culote que no se adaptaba adecuadamente a nuestra anatomía o que, directamente, era incómodo. Nunca acabas por ir cómodo sobre la bici y estás deseando llegar a casa para que de una vez por todas acabe el calvario.

La badana, la clave

Sin duda alguna, una de las partes más importantes de cualquier culote es la badana. Para que no se quede fina como un papel de fumar a las pocas horas de uso, para que no te produzca rozaduras en la piel por ser demasiado rígida, por costuras inoportunas o tener un tejido inapropiado, debe cumplir ciertos requisitos. Es importante que posea una densidad óptima en su acolchado y los materiales no pierdan esa densidad con el tiempo. También ha de ser lo suficientemente flexible para que se adapte a una zona de nuestro cuerpo tan irregular y delicada como es la entrepierna. Algunos fabricantes, que se encuentran entre los que hemos elegido en este comparativo, emplean incluso filamentos de fibra de carbono para confeccionar las badanas, consiguiendo así un tejido que disipa mejor el calor.

El tejido

Por lo que respecta a los materiales para confeccionar el resto del culote, obviamente se usa licra o elastano por sus propiedades elásticas. Pero no basta con que la prenda se estire hasta límites insospechados, sino que lo haga de la manera más idónea según la parte del cuerpo que cubra y del movimiento que se produzca en ella. No hay que olvidar que estamos ante una prenda que nos ponemos para hacer deporte y estamos en constante movimiento. Por eso, los culotes de gama alta poseen paneles de tejido diferenciados e independientes, para que cada parte se adapte de diferente forma al cuerpo.

El precio de estos culotes es elevado, pero os podemos asegurar que por las prestaciones que ofrecen merece la pena tener aunque sea uno para usarlo en las “grandes ocasiones”, como largas salidas o pruebas maratón.

Pruebas:

Assos

Castelli

Etxeondo

Gore Bike Wear

Sportful

 

Galería de fotos

Fotos: S. Romero

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.