Desde hace dos años, el enduro viene demostrando que es la categoría de moda y cada día está más en auge; prueba de ello son las carreras de esta modalidad tan apasionante. La creciente oferta de modelos y su constante especialización demandaban un gran test donde poder enfrentar cara a cara a los pesos pesados más destacados, probarlos en el mismo terreno y conocer de primera mano qué es lo que ofrece cada marca y cómo se comporta cada bici en relación con la competencia. Un comparativo muy laborioso de desarrollar, pero a la vez muy agradecido. Esperamos que os guste.

Las bicis enduro ya no son lo que eran. La mejoría y especialización que han experimentando con el paso de los años han dejado en el olvido aquellas bicis primerizas, más pesadas, menos eficaces a la hora de pedalear, e incluso que no contaban con la absorción de los modelos actuales. La mejora tecnológica a todos los niveles se puede cuantificar y experimentar más aún si cabe en una bicicleta de enduro con 160 mm de recorrido, con cuadros que buscan el mejor compromiso peso-rigidez, soluciones técnicas como ejes pasantes o pipas tapered, sistemas de suspensión más eficaces, geometrías que han supuesto un paso adelante significativo y, en definitiva, bicis mejor adaptadas a lo que podemos entender como “enduro” de verdad.

Enduro: La bici ‘total’

Las 12 enduro que hoy os presentamos (todas ellas de aluminio) sobrepasan la frontera de las all mountain de 140 mm de recorrido, sus grandes enemigas. En este caso, nos encontramos con horquillas más poderosas, con barras de 35 o 36 mm, frente a los 32 mm de las primeras, con un recorrido estándar situado en torno a los 160-170 mm, suspensiones aire-aceite y cuadros mucho más poderosos y reforzados, capaces de soportar los mayores abusos y el maltrato que te puedas imaginar, ya que en ciertos momentos podemos rodar tan deprisa como con una bici de descenso 100 %.

Aunque sus cualidades han de ser altas en todo tipo de terreno, sus geometrías, lógicamente, también han sido adaptadas a este carácter más agresivo, al igual que el tuning de sus amortiguadores, que buscan generalmente más absorción de suspensiones frente a la mejor eficacia de pedaleo, algo que en una all mountain sería inaceptable. Subiendo son bicis que no nos importa que cuenten con un peso superior o cierto vaivén de pedaleo -utilizaremos el Propedal en estas situaciones-, pero bajando lo que queremos es experimentar la sensación de una gran absorción, casi como en una bici de descenso. Unos neumáticos más anchos y reforzados en el mejor de los casos -y mejor si son tubeless- y ruedas sólidas que no flexen excesivamente son la guinda de un pastel que cada día tiene más pretendientes.

Equipamiento de un buen endurero

Complementos clave en el enduro

GUANTES

Han de ser largos, que son los que ofrecen mayor protección. En función de gustos, tendremos que optar por unos con mejor tacto o con más protección en la palma de la mano. También existe la posibilidad por optar por unos más tipo descenso, con protecciones en la parte superior ya sea como incisiones de carbono o de algún otro tipo de elemento.

GAFAS

Básicas para este tipo de usuario (si bien cualquier biker siempre las debería llevar puestas). En el caso de utilizar casco integral siempre es más aconsejable llevar gafas tipo máscara.

ZAPATILLAS

En función de tus preferencias, podrás llevar puestas las adaptables a pedales automáticos o simplemente unas para pedal de plataforma. Es una cuetión de gusto personal.

RODILLERAS

Básicas. Serán las que nos protegerán una de las partes como son las rodillas, que acostumbran a sufrir más golpers y heridas en caso de caiída. También se pueden llevar coderas, aunque la mayoría de gente prefiere prescindir de ellas.

PANTALONES

Igual que en el caso de la camiseta, el pantalón ha de ser ancho para facilitarnos los movimientos, además de permitirnos equipar debaji de él, las rodilleras.

CAMISETA

El tipo de prendas que se utiliza ha de ser de horma ancha, que permita moverse con faciidad sin llegar a notar tensiones en ninguna parete de nuestro cuerpo.

MOCHILA

Además de permitirnos llevar agua o el líquido que queramos, es necesaria para trasnportar las herramientas y los recambios necesarios para reparar posibles averías. Además, en caso de participar en pruebas organizadas, nos obligarán a llevar una de ellas o una protección de espalda.

CASCO

Además de ser aconsejable en función de las salidas que vayas a realizar, en el caso de competir en alguna carrera organizada te exigirá equipar casco integral.

Elementos clave en una bici de enduro

PEDALES

En función de preferencias podremos montar automáticos o de plataforma. Estos últimos ofrecen una mayor libertad pero menor agarre. Cuestión de gustos.

EJE DELANTERO

El eje delantero de las bicis enduro es pasante de 20 mm de diámetro, aunque si está pencsada para un enduro light quiuzás monte uno de 15 mm de diámetro.

MANILLAR

Básico que sea de doble altura, si puede ser no demasiado alto, pero ancho para un mejor control. Como mínimo debería ser de 700 mm. Los hay de hasta 750 mm.

EJE TRASERO

Lo más conveniente en este tipo de bicis es el que el cuadro esté pensado para montar eje pasante de 142×12 mm, estándar que se está imponiendo para bicis con un uso más radical.

PIPA DE DIRECCIÓN

Una buena bici de enduro debe poseer pipa de dirección tapered (de 1 1/8” en su parte superior y 1.5” en la inferior) para darnos la máxima rigidez en el tren delantero. Si es de 1.5” toda ella también es correcto.

BIELAS

Ya sea qu tu bici monte un plato o dos, es básici que equipes protector de cadena para protejer de posibles impactos y guía de cadena para que no se salga del plato

TIJA HIDRAULICA

Otro elemento básico para el máximo disfrute de tu bici enduro es una tija telescópica regulable, ya sea desde el manillar o desde la propia tija. Esto te permitirá bajar la atura del sillín sin tener que pararte.

¿Es duro el enduro?

“Enduro” es una palabra que el mundo de la bicicleta ha adoptado del motociclismo. Procede de la voz inglesa “endurance” (‘resistencia’), y en realidad se adapta mucho mejor a nuestro idioma como TT (‘todoterreno’), que es la definición más exacta que podemos encontrar para este tipo de bicicletas.

Todo bien y todo mal

Las enduro tienen la obligación de hacerlo todo bien, aunque al mismo tiempo no puedes esperar que ganen a las especialistas de cada segmento. Las enduro buscan el permanente compromiso entre subir y bajar, pues el terreno al que se enfrentarán así lo obliga, aunque como hemos visto en este y otros comparativos, cada marca les confiere su propia filosofía o su propia forma de entender la especialidad. Por eso, encontrarás lo que llamamos bicicletas de enduro radical, que destacan especialmente en las bajadas, y las que tienden a parecerse a sus hermanas all mountain o trail, en las que prima la efectividad de pedaleo.

¿Qué entendemos como una salida enduro? Si nos ceñimos a una competición de enduro, diremos que se trata de hacer un recorrido como el que te puedes encontrar en cualquier marcha popular, pero con un tiempo máximo determinado, durante el cual además se han señalizado unos pequeños tramos cronometrados, generalmente en bajada, que son los que marcarán la clasificación final de la prueba. Es decir, disponemos un tiempo global, tenemos la obligación de estar a una hora determinada en la salida de cada tramo -¡ojo con los pinchazos, fallos mecánicos o imprevistos!- y cuenta, además, el crono que realicemos en esa zona.

En definitiva, una nueva especialidad muy difícil de organizar por la complejidad del cronómetro, pero muy divertida para el participante, que deberá estar fuerte para afrontar las subidas y deberá tener una buena técnica en las bajadas, que ni mucho menos presentan la dificultad de los actuales descensos.

Ante todo, diversión

Si no hablamos de competición, una salida enduro exige sobre todo pasarlo en grande haciendo tramos técnicos. Lo más importante no será ir rápido o hacer muchos kilómetros durante la jornada; se trata de disfrutar de cada curva, cada salto, raíz o escalón… Y lo más importante, hacerlo “en familia”, comentar la jugada después de cada tramo con los compañeros de salida. No importa acumular kilómetros, sino momentos de máximo disfrute en las bajadas y llegar con una sonrisa de oreja a oreja al final. Por esto, las bicis que se utilizan en estas salidas son de doble suspensión y con recorridos generosos aunque equilibrados, para que nos permitan pedalear cuesta arriba lo mejor posible.

El estándar de recorridos para este tipo de bicis de hoy en día es de entre 150 y 170 mm en ambas suspensiones, con pequeñas variaciones en función de cada marca. Por cierto, hay que decir que en las competiciones se exige la utilización de un casco integral, de un protector de espalda, o mochila de hidratación en su defecto, y de rodilleras, que pueden ser de las llamadas “blandas” y no tan aparatosas como las de descenso, ya que hay que recordar que hay muchos tramos de subida.

Pruebas:

Giant Reign 2

Lapierre Spicy 316

Mondraker Dune R

Specialized Enduro Comp

Orbea Rallon X30

MSC Hunter

Canyon Strive ES 9.0

Ghost Cagua

Santa Cruz Nomad R AM

Commençal Meta SX

Transition Covert 1

Trek Slash 8

Muy interesantes las conclusiones de este comparativo, donde hemos podido enfrentar cara a cara a los mejores modelos enduro de la actualidad. Teniendo en cuenta que la categoría de enduro, que tanto éxito está viviendo actualmente gracias a la afloración de múltiples carreras por todo el mundo, exige la máxima absorción en bajada y la máxima eficacia de pedaleo, dos características antagónicas en una MTB, ha sido muy curioso ver las preferencias de cada marca. Algunas han enfocado sus bicicletas con un carácter claramente absorbente y otras han sacrificado esa absorción bajando por una mayor eficacia de pedaleo. Sin duda, nos encontramos opciones para todos los gustos.

Dos categorías de precios

Cuando nos planteamos realizar este comparativo enduro, lo hicimos pensando en bicicletas económicas, en los primeros precios de cada marca; siempre en aluminio, porque creemos que mucha gente con un poder adquisitivo más limitado están deseando probar y adentrarse en esta categoría. El problema de este planteamiento es que se quedaban fuera marcas de mucha entidad y probada eficacia en este segmento que sólo disponen de modelos de cierto nivel de precio. Por eso, las bicicletas están ordenadas por precio y a la hora de enfrentarlas y puntuarlas se ha tenido en cuenta lo que ofrecen, lo que cuestan y su funcionamiento global conjunto y aislado… y ya os adelantamos que hay muchas sorpresas.

Giant: Es el modelo más económico de los presentes en el comparativo y, a la vez, una de las grandes sorpresas. Se puede decir que su carácter es más all mountain que enduro, pero en general es muy equilibrada. Según nuestro gusto, le falta solidez para estar a la altura de una auténtica enduro, pero todo lo hace bien.

Lapierre: Ha sido una de las grandes sorpresas, pues ha mejorado espectacularmente bajando, algo que siempre le criticábamos en el pasado, y globalmente no ha perdido eficacia de pedaleo.

Mondraker: Es otra de las marcas que juegan con un equilibrio casi perfecto. A la Dune le falta sensibilidad y un amortiguador Boostvalve que mejore su capacidad de absorción trasera, aunque globalmente es un modelo enduro muy efectivo con el que poder pedalear durante horas y exprimir de lo lindo cuesta abajo sus 165 mm traseros reales.

Specialized: La mítica Enduro debe mejorar su eficacia de pedaleo, aunque en contrapartida desciende muy bien, producto de un sistema de suspensión FSR y una geometría ideal para la especialidad.

Orbea: Nos ha sorprendido por su gran absorción, e igualmente por su eficacia de pedaleo. Es una de las bicicletas con un mejor compromiso intermedio, aunque para nuestro gusto le falta una actualización de componentes para redefinir su carácter endurero.

MSC: La firma de Gavà la sigue muy de cerca, no sólo gracias a sus 166 mm reales de recorrido trasero, sino por la facilidad por la que sobrepasa todo tipo de baches.

Canyon: Es otro modelo muy bien adaptado a los rigores del enduro actual, con una geometría perfecta y que da mucha confianza en situaciones límite. Su posición de conducción es muy buena, y afrontar grandes escalones con ella es todo un placer.

Ghost: Como nos tiene acostumbrados, es toda una exhibición de poderío y rigidez máxima, ideal para saltar cortados sin pensártelo dos veces, aunque no absorbe tanto como esperábamos.

Santa Cruz: Con su sistema VPP en combinación con el mejor amortiguador del momento, el FOX RP23 Adaptive Logic Boostvalve Kashima, la Nomad vuelve a demostrar que es una magnífica mountain bike. Una verdadera tragalotodo, muy equilibrada. El nuevo tarado de amortiguador de este año la ha hecho más absorbente, a la vez que conserva una gran eficacia de pedaleo.

Transition: Con un amortiguador muy firme, está más próxima a una all mountain que a una enduro, aunque por equipamiento y geometría representa un claro ejemplo de bicicleta enduro, con una transmisión 1×10 con plato de 32 que nos parece todo un acierto.

Commencal: Si estamos hablando de absorción, en primer lugar nos encontramos con la nueva Meta SX, que verdaderamente demuestra estar un escalón por encima del resto de sus rivales.

Trek: La nueva Slash se caracteriza por un aspecto general muy espectacular, con unos acabados y una estética impecable y un cuadro muy robusto. Es una bici superrígida -a veces demasiado- y pedalea muy bien, pero echamos de menos una absorción más acentuada.

Galería de fotos

Fotos: S. Romero

Una Respuesta

  1. alan

    excelente información justo estoy por comprarme una nueva bici y aun estoy decidiendo entre descenso y enduro

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.