Como ya pudisteis leer en el número anterior de Solo Bici, nos llevamos estas dos Lapierre para competir en la Vuelta a Ibiza. ¿Y cuál es la mejor, la doble suspensión o la hardtail? Aquí tienes nuestro veredicto.

La Vuelta a Ibiza de hace apenas unas semanas fue el banco de pruebas ideal para poner al límite las cualidades de estas dos bicis. Antes de ir nos surgía una seria duda: ¿vamos con rígida o con doble suspensión?

¿Y por qué no nos llevamos las dos y vemos cuál es la mejor opción? Y eso decidimos.

En la Vuelta, existen las categorías de individual o por parejas, y esta fue la que escogimos nosotras, por lo que pudimos llevar ambas Lapierre sin problemas.

¿Cuál elegir?

Cada tipo de bici, sea rígida o con suspensión trasera, tiene sus pros y sus contras. Las rígidas suelen ser más nerviosas y ágiles cuando el camino se vuelve tortuoso. Al ser un cuadro totalmente rígido, ofrece una mejor transmisión de la fuerza de nuestra pedalada, lo que se traduce en un aumento del rendimiento.

Así que si sumamos el factor rigidez y ligereza, teóricamente tenemos una bici imbatible en subida (en subidas técnicas hay más factores que hacen que quizás no sea así).

“La versión con suspensión delantera ofrece una mayor ligereza y agilidad, y un menor coste”

Con solo horquilla de suspensión delantera, sin contar con un sistema de suspensión trasero y su amortiguador, la bici rígida lógicamente es más sencilla.

De esta manera, se consigue un ahorro de coste tanto en mantenimiento como en cuanto al precio final. Al no tener el amortiguador, puntos de giro, bieletas… se traduce en un ahorro evidente de desgaste, mantenimiento y, ojo, de posibles molestos ruidos.

En cuanto a su precio, es menor que el equivalente en doble suspensión, lo que quiere decir que o ahorramos dinero, o tenemos mejores componentes con el mismo coste.

Las bicis de doble suspensión, en cambio, nos ofrecerán mayor confortabilidad y un mayor agarre, ya que la rueda trasera no rebota como lo haría una bici rígida dibujando mejor el terreno.

“La versión con doble suspensión ofrece una mayor comodidad, más control y mejor tracción y agarre”

Para tener en cuenta

Hay muchos otros factores que deben tenerse en cuenta antes de decidirse entre una y otra, no solo el precio: el tipo de terreno por el que se vamos a pedalear (pistas, senderos, trialeras técnicas…), el tipo de competición, si es el caso como el nuestro (cross country o XC maratón), nuestro perfil personal de ciclista (condición física, nivel de técnica de conducción), nuestro cuerpo (estatura, edad…), nuestro presupuesto…

Teniendo en cuenta estos factores y las características anteriormente mencionadas de cada tipo de bici, sea hardtail o doble, nos decantaremos por unas u otras.

Para ser sinceros, no hay una bici mejor que la otra, cada una se adapta diferente a nuestras necesidades. Lo importante es que disfrutemos encima de la bici, cualquiera que sea, sin que las ideas preconcebidas nos interfieran en nuestra elección final.

¡Elige la que más te convenga! Nosotros te explicamos qué hicimos nosotros para adaptarla a nuestras necesidades.

Lapierre XR 729, la doble

La XR 750 es una bici más que apta para competir en cualquier carrera de cross country o maratón sin problemas. No es el modelo tope de gama, pero sin duda es uno de los más equilibrados si lo tuyo son las carreras.

Para mejorar las prestaciones de la bici a la hora de competir una prueba por etapas como la Vuelta a Ibiza, hemos decidido modificar algunos componentes, como las ruedas, potencia, puños y sillín. En el primer caso, el de las ruedas, las hemos sustituido por unas con aro de carbono con el objetivo de aporta más rigidez y ligereza al conjunto.

En el caso de la potencia, colocamos una invertida de 25 grados para conseguir una posición más baja y tener un centro de gravedad más adelantado.

Para mayor comodidad, en general, las chicas preferimos montar un sillín más ancho y con una obertura central adaptado a nuestra anatomía femenina. Por eso hemos adoptado un sillín con 150 mm de ancho y la zona de la punta más corta, para ganar en libertad a la hora de moverse encima de la bici.

También cambiamos los puños por unos más finos que los que montaban…

Todas estas adaptaciones las hicimos con el objetivo de participar en la Vuelta a Ibiza.

Adaptada para la isla

Una vez adaptada a nuestras preferencias, la probamos en casa hasta la hora de ir a Ibiza y ver cómo respondía. Allí, empezamos a pedalear en ella. Sin duda, su punto fuerte es la comodidad y eficacia en terreno pedregoso.

El terreno de la isla no es tan liso como parece. Posee una superficie exigente, repleto de raíces y piedras. Un terreno rocoso resulta más agotador para nuestro cuerpo que va acumulando el traqueteo de los senderos con el paso de los kilómetros. Y sobre todo después de cuatro horas de rodaje a ritmo de competición puedes acabar reventado de dolores.

La suspensión trasera filtra todas estas irregularidades del terreno y reduce las vibraciones del tren trasero, que ofrece más comodidad para la espalda. Etapas tras etapas, notas que el desgaste es menor, ya que la doble suspensión te aporta este plus de confort.

Y por otro lado, debido a que la rueda trasera nunca pierde el contacto con el suelo, contrariamente a una bici rígida, que suele rebotar, se consigue una mejor tracción y un rodaje más eficiente.

Se aprecia sobre todo en las subidas más técnicas. Al rebotar menos la rueda trasera, no pierde tracción y podemos seguir pedaleando sin levantarnos del sillín.

Cómoda y estable

La otra gran virtud destacable es la mayor estabilidad que nos da bajando. Ofrece mayor confianza a la hora de bajar por zonas técnicas, lo que se traduce en una mayor velocidad. Por eso mismo, también es cierto que perdona más errores que una rígida. De hecho, un biker no experimentado se sentirá más seguro con una doble por zonas hostiles.

Como no podría ser de otra manera, sabemos que no todo es perfecto y, en este caso, el confort va en detrimento de la máxima ligereza. Es cierto que en cuesta arriba, la componente del equipo que montaba la hardtail tomaba ventaja.

Aunque podíamos bloquear el amortiguador, para seguir el ritmo subiendo, teníamos que esforzarnos un poco más. Este peso puede ser mayor o menor en función de la gama y el modelo, pero, a igualdad de componentes, siempre pesa más la doble. Tú eliges.

Lapierre Prorace SAT 729 Ultimate, la opción rígida

La hardtail equivalente a la XR 750 de doble suspensión es esta Prorace. Este modelo de gama media-alta garantiza unas prestaciones más que notables para realizar rutas atrevidas, pero además será una óptima opción para competir.

La Prorace Sat 729 Ultimate es una de las bicicletas de la marca francesa más competitiva en cuanto a la relación calidad-precio.

Sorprende su comodidad y eficacia para todo tipo de terrenos y distancias.

Y cuando hablamos de comodidad, lo decimos como la hardtail que es, ya que en este aspecto no puede competir con una doble suspensión como la XR 750.

Eso sí, ofrece una de las últimas tecnologías de las bicicletas cross country del mercado actual como es la tecnología SAT (Shock Absortion Technology), basado en un elastómero que absorbe
impactos y vibraciones. Con ella, se minimizan los impactos y vibraciones para ofrecer una mejor comodidad en distancias largas y terrenos difíciles.

Cuadro hi-tec y más

Con el cuadro fabricado en carbono, la geometría es de puro cross country, con posición agresiva y avanzada. Según Lapierre, tiene un excelente peso de 1.070 gramos el cuadro en talla M. Además, sus características son de lo más actualizadas, como en el caso de la XR: monta ejes Boost en ambas ruedas y una preciada transmisión de 12 velocidades.

Tras unas pequeñas modificaciones, nos encontramos con una bicicleta ligera, rápida y más cómoda de lo que esperábamos. Los cambios que le hicimos fueron más a nivel personal por la estatura y gustos. Fue necesario una potencia de 25 grados negativos, unas ruedas más ligeras y anchas (Prototype Zenith TEAM de aluminio, 28 mm de ancho externo), combinación de discos más ligeros 180-160 mm, tija telescópica de 3 cm de recorrido y sillín también más ancho (143 mm) y corto.

Son cambios que hacen que te puedas mover mejor y con más libertad encima de la bicicleta y que aportan más estabilidad, equilibrio, confianza y eficacia de pedaleo.

En cuanto a la absorción y comodidad, sí es cierto que, aunque dispone de la tecnología de absorción SAT, no es equivalente a una bicicleta de doble suspensión. Lógicamente hay que afinar más en las trazadas, pero a pesar de ello, nos sorprendimos por su facilidad de giro y control.

Es verdad que al ser rígida, es más ágil y rápida de reacciones.

Fuerza bruta

Lógicamente, también se nota más eficaz en cuanto al pedaleo, que toda la fuerza que transmitimos a los pedales es para ir hacia delante. En este sentido también es gracias a la ligereza, geometría y el ancho de los neumáticos.

La Vuelta a Ibiza fue la primera experiencia que tuvimos con una bicicleta de 12 velocidades. Nos gustó la posibilidad de poder cambiar a un plato de 34 dientes y dejar el de 30, y de esta manera
encontrar ese pedaleo más eficaz.

De los neumáticos, en general, me gusta que tengan ese taco lateral que te da un poco de confianza, 2.2, y poder jugar con las presiones dependiendo del terreno.

Lapierre es una marca con muchos años de trayectoria, y el hecho de tener bicicletas en todas las gamas con una relación calidad-precio tan bueno es sin duda un plus a la hora de escoger máquina para competir bien.

Texto: Mercè Pacios / Muriel Bohuet
Fotos: Micha Lorentz / Jon Izeta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.