20 mm, 1.000 euros y un kilo de peso son las pequeñas grandes diferencias que hacen que la One-Sixty y la One-Forty sean tan cercanas pero a la vez tan diferentes. Dicen que los hermanos pequeños son más espabilados que los mayores…

Lluvia, lluvia y más lluvia… Mierda. Llegar a Barcelona y encontrarte ese panorama para los próximos días de pruebas te rompe los planes por completo. Quizás me hago mayor y me cuesta embarrarme a propósito, o simplemente soy un tío muy cuidadoso y no me gusta manchar la bici cuando salgo de pedaleo. Pero ¿esto es mountain bike, no?

Al final siempre aparecemos en las fotos con las bicis limpias, la ropita nueva y las piernas depiladas como si solo quisiéramos pisar un terreno seco e impoluto. Además, tengo dos Merida en el almacén con 160 y 140 mm de recorrido que no me van a pedir pasearme en domingo precisamente. Y éste es el tipo de pruebas en que cualquier probador de Solo Bici, o cualquiera de vosotros, mataría por llenarse de barro hasta el cuello. Y eso he hecho…

Quién es quién

One-Sixty 3000 y One-Forty 3000. Las dos de Merida, claro está, las dos en aluminio y las dos tope de gama en sus categorías. 160 y 140 mm de recorrido, ambas con suspensiones FOX, ambas con CTD, ambas con XT completo hasta en los frenos, ambas con tijas telescópicas y ambas con el nuevo sistema de Merida VPK de punto de giro de pivote virtual, que no hay que confundir con otros como el de Santa Cruz. En el de Merida los dos links, el superior y el inferior, giran en la misma dirección. En Santa lo hacen al contrario. Lo aclaro de antemano, ya que hemos tenido muchas consultas sobre los sistemas de puntos de giro virtuales y después se nos enfadan las marcas. El de Merida es un sistema propio, denominado VPK, que significa en inglés Virtual Pivot Kinematics.

Una de estas Merida ya pasó por nuestras manos en el número 250. Fue el modelo One-Sixty todavía en una fase de preproducción, que ahora nos llega junto al One-Forty tras un gran trabajo por parte de Merida, que por fin se sitúa con dos máquinas competitivas en esta gama de all mountain y enduro. Sí, uno sabe reconocer sus errores, y si bien tras volver del Eurobike 2012 dije que Merida tenía que espabilar con los largos recorridos por encima de 120 mm, parece que me hayan hecho caso y me han dado con los dos modelos en la boca. Me como mis palabras y doy la enhorabuena a Merida porque he disfrutado una barbaridad de ambos modelos.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.