Hay muchos días que, al llegar a casa con nuestra MTB rígida de XC, después de realizar una ruta de baja dificultad técnica alternando mayormente pistas y senderos joviales, nos preguntamos si con una bici de CX (ciclocross) podríamos incrementar nuestra velocidad media.

De hecho, el debate inicial en la redacción radicaba en torno a los tiempos de las bicis de CX (o gravel en su defecto). Si estas debían computar o no en Strava en una clasificación distinta a las de las MTB, igual que ocurre con las e-bikes, por ejemplo, pues muchos de los mejores tiempos en subida y llano estaban realizados con bicis de CX, que muchos usuarios lo entienden como una ventaja, en cierta manera, como una perversión de la clasificación. “Doping mecánico”, dicen.

Así que decidimos trasladar un debate que se estaba dilatando en la redacción al terreno de juego.

Bicis y banco de pruebas

Para realizar un comparativo lo más parejo posible necesitábamos, para empezar, dos bicicletas de rango similar, de gama media-alta, equiparables por montajes y que estuvieran en stock en talla mediana (54 en caso de la CX).

Después de unos cuantos correos y llamadas, teníamos las bicis: una Scott Addict CX RC y una Scott Scale RC 900 Team.

Dos bicis que representan el primer precio de entrada a la gama RC (competición) de Scott. Dos bicis con un montaje representativo de ambas modalidades y muy parejo: transmisión de un solo plato, frenos hidráulicos, ejes pasantes… Dos gotas de agua de dos modalidades tan distintas y tan parecidas a la vez.

Nunca el CX había tenido tanto en común con el MTB. Las innovaciones técnicas del MTB se han ido implementando en las bicis de CX, donde no nos extrañaría que en breve se incluyeran tijas telescópicas o incluso amortiguación delantera… Pero bien, esto es otro debate.

Con las dos bicis en nuestro poder, solo nos quedaba idear un circuito donde recoger datos e impresiones. Así que diseñamos un recorrido circular, de no más de 10 km, donde repetir las vueltas con las distintas bicis con una exigencia física similar (nos apoyamos en el pulsómetro y el potenciómetro para ello) durante distintos días.

En dicho circuito solo incluimos senderos de bajo-medio nivel técnico, concretamente, los más frecuentados por Strava en nuestra zona. Es decir, senderos que la mayoría de los usuarios realizan con asiduidad con su MTB. Nada de trialeras imposibles ni segmentos complicados.

El resto incluía la típica y tendida cuesta de subida, un tramo rompepiernas con continuos sube y baja, un sendero de bajada que se iba alternando con la pista y un tramo de llaneo por una zona húmeda. Es decir, un poco de todo.

Por otro lado, también alternamos con otras salidas de larga duración, mayormente por pistas, buscando llegar a los 80 km de recorrido. Salidas de más de cuatro horas de duración para ver cómo nos adaptábamos a esfuerzos constantes y prolongados.

Algunos ejemplos

Con todo ello, y sin que sirva de referencia, en nuestro caso la MTB rodó algo más rápida en el circuito (siempre). Evidentemente, si el circuito que hubiéramos diseñado incluyera un tramo de enlace de pista más largo, una subida tendida y una bajada por pista, creemos que entonces la CX se llevaría el gato al agua.

Pero en nuestro caso hemos podido comprobar que la MTB es más equilibrada. Es decir, lo que pierdes llaneando y en las subidas tendidas es menos tiempo que el que pierde la bici de CX en las bajadas, senderos y terreno accidentado.

En cambio, en las salidas de larga duración por pista no hay color. La CX es una bici con la que hemos conseguido rodar cerca de 2 km/h más rápido de media. Un ejemplo.

Imaginamos que por ello, el mismísimo Tomás Misser decidió apostar por disputar la Orbea Monegros, una prueba de larga distancia caracterizada por el bajo nivel técnico y sobre todo rodador, con la Orbea Terra, la bici de ciclocross de Orbea, en detrimento de la Alma que, con ayuda de la horquilla rígida Spirit, podría haber sido su elección.

Tenía claro que podía compensar la pérdida de segundos de más de las pocas bajadas y tramos rotos con el enorme potencial y desarrollo de una bici de CX en llano y tramos tendidos.

Primeras conclusiones

En los tramos tenidos de subida, la CX es palpablemente más rápida. Tened en cuenta que sus neumáticos de 32 ofrecen muy poco lastre y ruedan a gran velocidad, la bici pesa menos, cerca de 2,5 kg menos, la geometría es ideal para exprimir los pedales y la rigidez del conjunto hace que sea muy rápida de reacciones.

Los cambios de ritmo son fulgurantes, como una bici de carretera en un puerto. Pero claro, en las bajadas la cosa cambia. Especialmente si no las conocemos. Es ahí donde el poder de la improvisación de la horquilla de la Scale saca a relucir todo su potencial.

Con la CX tocamos el freno con previsión de lo que pueda aparecer en el camino. Un tronco recién caído, un nuevo reguero fruto de las últimas lluvias, etc. Eso hace que con la Addict CX vayamos algo más tensionados y que ello se refleje en el tiempo.

De hecho, en el circuito de pruebas, una vez reconocido y con el paso de las vueltas, los tiempos con la CX fueron bajando hasta estabilizarse, mientras que con la MTB fueron bastante homogéneos tanto al principio como al final.

En los tramos de llano es donde la CX se come a la XC. Los motivos son varios. Para empezar, el desarrollo. Con el plato de 42 de la Addict CX respecto al de 32 de la Scale, la diferencia es mucha. Mientras que con la CX exprimiéndonos podíamos llegar a rodar por encima de los 50 por hora, con la XC se quedaba corta de desarrollo a los 40 por hora.

Si a ello le sumas la posición más aerodinámica de la CX (nos podemos agarrar al manillar por abajo adoptando una posición notablemente más eficiente, especialmente si sopla viento de cara), la rigidez estructural de la bici, menor peso y unos neumáticos que ruedan más veloces y que cortan el barro como cuchillas de afeitar, tienes la respuesta.

Más reflexiones

Pero más allá de lo rápida que puede llegar a ser una CX o una XC, dependiendo del terreno, os queremos disertar ciertas reflexiones que nos han quedado más claras después de este comparativo.

Lo primero que nos apetece deciros es que, si tenéis dudas entre haceros con una MTB o una bici de CX, es que postural y físicamente es mucho más exigente la bici de ciclocross. Ya solo ajustar la bici y realizar las primeras vueltas tuvimos que incluir algún espaciador de más en la pipa de la dirección, mientras en la Scale podíamos ir en la posición más agresiva (sin espaciadores entre la potencia y la dirección) en todo momento. También en las tiradas más largas.

Así que independientemente de lo más o menos rápida que sea una bici en un tramo en concreto, sí valoramos la mayor comodidad de la MT, pues, con el paso del tiempo, ese extra de confort geométrico y de la suspensión se torna en rendimiento.

Ojo. Si evidentemente se trata de un biker experimentado, de buen tono físico y nivel técnico, se puede decantar por la CX.

Por otro lado, creemos que las bicis de CX incluyen desarrollos muy exigentes. Eso hace que o bien tienes las piernas del retirado Cancellara, o bien te verás obligado a sustituir el casete de serie por uno de mayor desarrollo.

Generalmente se incluyen casetes de 36 y, en nuestro caso, para no ir atrancados sino a la cadencia adecuada, deberíamos montar un casete de 40 o 42 dientes. Porque la bici de CX es, como decíamos, una bici muy especializada. Pero con algunos cambios la podemos maquillar y tornear hasta permitirnos el lujo de afirmar que puede llegar a ser tan polifacética como la MTB.

Es decir, con el desarrollo ajustado a nuestras necesidades, con tan solo cambiar los neumáticos (o tener un juego de ruedas preparado). Podemos convertir nuestra CX en una bici de carretera, gravel o de viaje si le incluimos alforjas. Una bici más cómoda con la que adentrarse en la ciudad y realizar algunos recados o incluso para ir al trabajo.

¿Más polivalente la MTB? Bien, como veis, dependerá de nuestras necesidades.

Valoraciones: Scott Addict CX RC

Cuadro: 5/5 – Se nota el trabajo realizado en este cuadro. Todo muy cuidado, sin fisuras. Nada que objetar. Incluso la estética nos parece acertada.

Transmisión: 4/5 – Solo incluiríamos piñoneras de 40 o 42 dientes en detrimento del 36. Más polivalencia de uso y mayor cadencia en las subidas.

Suspensión: 3/5 – La horquilla es bastante absorbente. Unos neumáticos de más balón la tornarían más cómoda.

Eficacia pedaleo: 4/5 – En pistas es un cohete. Rápida es poco. Solo el terreno y el tipo de ruta puede condicionar todo el potencial de una bici de CX.

Frenos: 4,5/5 – Perfectos en todo momento tanto en potencia como en progresividad. Controlables al 100%.

Ruedas: 2,5/5 – Muy a la par que la Scale. Creemos que es el elemento más flojo de su sólido montaje. Simplemente cumplen.

Neumáticos: 3/5 – Cortan el barro y ruedan a gran velocidad por terreno húmedo y compacto, pero, al no tener mucho balón, no son muy confortables.

Calidad-Precio: 4/5 – Correcto dada la calidad del cuadro y sus componentes. Las prestaciones de la bici son óptimas en la mayoría de las situaciones.

Valoraciones: Scale RC 900 Team

Cuadro: 4,5/5 – Consiguen un cuadro con una estética agresiva y un peso de lo más ligero del mercado. Poco más de 1,2 kg de peso en talla M.

Transmisión: 4/5 – Montaríamos de serie un plato de 34 (y no de 32). Por lo demás, se trata actualmente de la mejor transmisión calidad-precio

Suspensión: 4,5/5 – Razonablemente ligera, rígida y configurable. Además, ha ganado enteros en cuanto a la sensibilidad de todo su recorrido.

Eficacia pedaleo: 4,5/5 – Rígida, pero con un punto de absorción vertical que le permite leer muy bien el terreno y economizar cada golpe de pedal.

Frenos: 4,5/5 – Excelentes. Gracias al tamaño de los discos, contamos con una buena frenada. Nos gusta el tacto de la maneta y su ergonomía.

Ruedas: 2,5/5 – Son unas ruedas más bien sencillas, con el aro de aluminio y radios sólidos. Cumplen con su cometido. Sin más.

Neumáticos: 4,5/5 – Un gran acierto. Ideales para el invierno en condiciones húmedas. Baja resistencia al rodar y un balón generoso de 2,25.

Calidad-Precio: 4,5/5 – Una de las compras maestras para los amantes del XC en 2019. La bici de referencia, con un montaje inteligente a la par que completo.

Ficha técnica: Scott Addict CX RC

General

Precio: 3.799 euros

Peso: 7,865 kg

Cuadro

Material: Carbono HMF

Garantía: De por vida previo registro

Suspensión

Horquilla: Addict CX HMF Disc, 1 1/8”-1 1/4” tapered Carbon steerer Alloy Dropout

Transmisión

Pedalier: SRAM Force, 42 dientes, 175 mm

Casete: SRAM PG 1170, 11-36, 11 velocidades

Cadena: SRAM PC-1170 para 11vel.

Mandos de cambio: SRAM Force 1 Hydraulic Disc

Cambio: SRAM Force 1 de caja media

Ruedas

Llantas: Syncros RP2.0 Disc de aluminio de 700

Bujes: Syncros RWS 12×100 mm delantero, 12×142 trasero

Componentes

Neumáticos: Ambos Schwalbe X-One CX Performance 35-622

Frenos: SRAM Force 1 hidráulicos

Discos: SRAM de 160/160mm centerline

Manillar: Syncros Creston 2.0 Compact, alu., 420 mm

Potencia: Syncros RR2.0, aluminio, 115 mm, 31,8º

Dirección: Integrada, 1 1/8”-1 1/4” tapered Carbon

Tija del sillín: Syncros Carbon FL1.0, 27.2, 350 mm

Sillín: Syncros Tofino T-Cutout 2.0

Ficha técnica: Scale RC 900 Team

General

Precio: 2.999 euros

Peso: 10,280 kg

Cuadro

Material: Carbono HMF

Garantía: De por vida previo registro

Suspensión

Horquilla: RockShox SID RL3 Air custom Charger Damper with 3-Modes, 15 x 110 mm Maxle Stealth/Tapered steerer/Lockout/Reb. Adj.100mm de recorrido

Transmisión

Pedalier: SRAM X1 DUB Carbon Eagle GXP Boost, 32 dientes, 175 mm

Casete: SRAM GX XG1275, 10-50, 12 velocidades

Cadena: SRAM CN GX Eagle de 12 vel

Mandos de cambio: SRAM GX tipo Trigger de 12 vel

Cambio:  SRAM X01 de 12 vel

Ruedas

Llantas: Syncros Silverton 2.5, 25 mm ancho de llanta interno

Bujes: Syncros 15 x 110 mm delantero, Boost 12 x 148 trasero

Componentes

Neumáticos: Schwalbe Rocket Ron EVO/2.25×29, 127 EPI Kevlar Bead/Tubless Easy, Addix compound

Frenos: Shimano SLX 7000

Discos: Shimano SM-RT66 de 180/160mm 6 tornillos

Manillar: Syncros FL1.5 T-Bar, aluminio, 720 mm, 9º ret

Potencia: Syncros XR1.5, -8° , aluminio, 70 mm

Dirección: Integrada, Syncros Pro Drop in/Tapered 1.5”-1 1/8”

Tija del sillín: Syncros FL1.5/10 mm offset, 31,6 x 400 mm

Sillín: Syncros XR1.5/Titanium rails

Más información

Contacto: BM Sportech, Scott España Tel.: 876 269 100, scott@bmsportech.es

Website: www.scott-sports.com/es/

Galería

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This