Cierto es que de unos años para aquí, las Stumpjumper FSR han pasado a un segundo plano dentro de Specialized. Pero, realmente, ¿se lo merecen? A ver, el mercado es el que es, y la evolución tanto de este como de los bikers hace que las necesidades sean diferentes con el paso de las temporadas.

Aún recordamos cuando eran las dobles con más presencia en las marchas populares, donde no se vivía tanto el espíritu competitivo como sí lo hace ahora. Es por eso, y lógicamente por las mejoras tecnológicas, que una bici como la Epic arrasa.

Pensada desde sus orígenes para los carreristas, el buen funcionamiento general hace que absorba como no lo hacía antes, que era menos versátil de lo que es ahora. Por eso las Stumpjumper, más cómodas de inicio, han perdido terreno. Pero estas siguen siendo las más adecuadas para el grueso del público al que le prima más la comodidad.

Este comparativo de las nuevas Stumpjumper es una apología a la coherencia, una apología de las bicis que la mayoría deberíamos tener si apostamos por Specialized.

2×2 opciones

Para empezar, la gama de las Stumpjumper tiene dos de tamaños de rueda: en 27,5” o en 29”. Pero es que además hay dos versiones de recorrido en cada tamaño de rueda.

En el caso de las 29”, encontramos las Stumpjumper con 150 mm delante y 140 mm detrás, y las Stumpjumper ST (Short Travel) con 130 mm delante y 120 mm detrás. En ambos casos, los cuadros son iguales en cuanto a construcción, de los que destacan su asimetría y dejan totalmente a la vista el amortiguador en el lado izquierdo.

Lógicamente, cuenta con las mejores características y tecnologías de Specialized, y en las dos versiones que probamos en el comparativo montan cuadro íntegramente fabricado en carbono FACT 11m. En ambos casos, se ahorra en unos 250 gramos respecto a la versión anterior de Stumpjumper. No está nada mal.

Además, se les ha otorgado un generoso slooping que, aparte de una mejor manejabilidad, ganamos en rigidez del cuadro al ser más compacto. Lógicamente, ambas también cuentan con el ingenioso SWAT, que nos permite llevar, en este caso, una cámara en el interior del tubo diagonal. Cabe destacar que se ha ganado un 20% más de espacio respecto a las versiones anteriores.

En marcha

Stumpjumper Expert 29

Solo darle a los pedales unos pocos minutos, ya te das cuenta de qué va la nueva Stumpjumper. Los discos de diámetro de 200 mm delante y 180 mm detrás no son una exageración, como podríamos pensar a priori. Porque a la primera bajada ya estás pensando que es una minienduro. La absorción es brutal y, gracias a las ruedas de 29”, se va muy rápido.

Con un reach más corto que en la versión ST, es la versión agresiva de esta, lógicamente. Es verdad que por su carácter más agresivo entra dentro de lo esperado. Además, la movemos a nuestro antojo, también gracias a la ligereza que presenta.

Aquí también ayudan las ruedas de carbono y ancho de neumático de 2.60” y el tamaño y geometría del cuadro, con un ángulo de dirección ideal para el disfrute bajando. Subiendo, lógicamente penalizamos algo en el movimiento de la suspensión trasera, aunque menos de lo que podríamos esperar. Sin duda, han hecho un gran trabajo al respecto.

Stumpjumper ST Comp Carbon 29

A pesar de ser más corta que otras bicis del estilo en cuanto a tubo superior, el reach es generoso, por lo que nos sentimos perfectamente sobre ella. Además, el tubo de dirección es de tan solo 95 mm (idéntico al de la Stumpjumper Expert), que deja muy atrás los 110 e incluso 120 mm que rondan por ahí, y eso en una bici con ruedas de 29” es de agradecer, y mucho.

También cuenta con un marcado slooping, que al final le da mucho carácter a la bici por sus 410 mm de longitud de tubo de sillín. En definitiva, cuenta con una geometría actualizada con grandes detalles, repetimos, que agradecer a Specialized. Gracias. Esto al final se transmite en una bici divertida y juguetona, sin perder de vista que una de sus virtudes es la efectividad de pedaleo, sin llegar al de la Epic, claro está, porque subiendo lo hace de maravilla.

Aquí el equilibrio se ha tenido más en cuenta que su hermana mayor, por lo que es ideal para los que quieren una bici para hacer todo tipo de excursiones y para disfrutar en cualquier momento de la salida.

En definitiva

Está claro que era la idea de Specialized ofrecer dos versiones de Stumpjumper: una más trail y otra más all mountain. Y era de esperar que lo consiguieran, no descubriremos nada. Los matices son pequeños, pero existen, por lo que la Stumpjumper es el camino entre medio de la versión más trail, la ST, y la Enduro, una bici pensada para dicha especialidad.

Lógicamente, el enfoque es más bajador, por lo que será tu elección si prefieres este plus en las bajadas, aunque en las subidas penalices con un pelo más de movimiento. Si eres de los de disfrutar de toda la salida por igual, y disfrutas también subiendo, con la ST estarás encantado.

Su efectividad es mayor y, aunque tienes algo menos de absorción bruta, en cuanto a manejabilidad están muy a la par. Quizás puedas pensar que dos modelos tan parecidos no hacen más que liarte, pero si sabes lo que quieres y tienes experiencia, no fallarás en tu elección.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.