A muchos bikers les atrae la idea de tener unas buenas zapatillas con suela de carbono. Sin embargo, el precio suele ser un obstáculo para la compra. Por eso nos hicimos la siguiente pregunta: ¿A partir de cuánto dinero puedo comprarme unas zapas de carbono? La respuesta, a continuación…

Las claves de compra

A la hora de comprar tus nuevas zapatillas, más vale que tengas claras algunas ideas, algunas pautas que te ayuden a elegir el calzado que mejor se adapte a tus necesidades. No hay nada peor que gastarse un buen dinero en algo que después no cumple nuestras expectativas. Así que si quieres acertar en la compra de tus zapas de carbono, mejor que eches un vistazo a los consejos que te damos en Solo Bici … No te equivocarás.

Ventilación

En invierno siempre puedes ponerte un calcetín grueso o un cubrezapatilla, pero ¿qué ocurre en verano si con un calcetín de verano parece que tu pie está hirviendo? Lo mejor para evitarlo es comprobar la cantidad de paneles o zonas de rejillas de ventilación que tiene el calzado. Esto va a ser determinante para la cantidad de aire que ventile tu pie. Asegúrate también de que las zonas de rejilla se encuentran en áreas estratégicas, en el empeine o la puntera normalmente, pues en zonas como el talón tiene poco sentido favorecer la ventilación

Cierre

Algo tan sencilllo como un cierre milimétrico debe funcionar a la perfección. Su principal hándicap en zapatillas de mountain bike es combatir con la suciedad, el agua, el barro, etc. Aunque los sistemas micrométricos permiten un avance “milímetro a milímetro” en ambos sentidos (apretar y liberar), lo más importante de un cierre de estas características es que funcione bien en ambas direcciones. Fíjate en que sus palancas o pestañas sean de calidad, metálicas o de plástico bien acabado y sólido, y que con una sola mano puedan manipularse.

Suela

Aunque existen diferentes niveles de rigidez entre suelas de carbono de los distintos fabricantes, entendemos que la firmeza de estas suelas es suficiente para la mayoría de los usuarios. De todas formas, no te conformes con una suela de carbono y tacos duros de plástico que no tienen apenas grip cuando caminas. Nunca se sabe cuándo tienes que bajarte de la bici y caminar. Hay fabricantes que emplean gomas de baja densidad o muy blandas sobre la suela de carbono que mejoran sustancialmente el caminar sobre rocas o suelo duro. Comprueba el compuesto de la goma en la suela.

Puntera

Es evidente que una zapatilla de mountain bike tiene una vida útil más reducida que una de carretera, en circuntancias normales. Los impactos, el agua, el barro, etc., van deteriorando las zapatillas a un ritmo elevado. No pases por alto por ello el detalle de la puntera de la zapatilla, un lugar crítico en la conservación del calzado y especialmente vulnerable al deterioro. Punteras de goma, de plástico o de piel gruesa deben estar presentes en las zapatillas que te compres si pretendes que te duren un tiempo prudencial. Tampoco es una barbaridad pedir que esos refuerzos estén también en el talón.

Plantillas

Hoy existen varios fabricantes que ofrecen la posibilidad de usar diferentes plantillas en unas mismas zapatillas. Por grosor, adaptación a diferentes morfologías, por capacidad de evacuar calor, etc. Si tienes opción de hacerte con un modelo que posea varias posibilidades de plantillas, hazlo. Podrá ser una gran aportación a tu comodidad. Comprueba de todas formas que la plantilla tiene cierta ventilación y que se puede intercambiar e incluso lavar sin problemas. Presta también a la posibilidad de fabricantes como Shimano, Specialized, Luck o Spiuk, entre otros, que ofrecen diferentes cuñas y plantillas que se adaptan a nuestro pie.

Horma 

Uno de los puntos críticos de cualquier calzado es la forma de la propia zapatilla en sí, o lo que se conoce por horma. En este sentido, es especialmente importante la anchura de la horma o de la zapatilla. De este factor depende gran parte de la comodidad que tengamos al calzarlas. Debes tener en cuenta que la horma tiene que adaptarse a la forma de tu pie y no viceversa. Si tienes un pie ancho, escoge zapatillas amplias para que no te presionen sobre el pie y causen incomodidad. Huye de hormas estrechas y puntiagudas. Piensa, además, que en invierno usas calcetines gruesos. Si tu pie es fino, podrás permitirte modelos más estrechos. Piensa en esto antes que en la estética.

Pruebas:

Specialized Pro

Spiuk ZS 11M

Luck Team

Shimano M240

Scott Team

Mavic Tempo

Northwave Razer SBS

 

Galería de fotos

Fotos: S. Romero

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.