Campeón de España y de Europa en varias ocasiones, Campeón del Mundo en todas las categorías, ¿quién mejor para para enseñarte a conducir una bici de 29’’?. Hermida, que ya sabe lo que es ganar carreras con su Big.Nine nos desvela los trucos para poder sacar el máximo partido a tu bici con este curso de conducción 29er.

Zonas llanas

Cuando se rueda en llano con una 29er se pueden alcanzar velocidades realmente altas, bastante superiores a las de las bicis de 26’’. Pero para conseguirlo es importante saber aprovechar a nuestro favor la mayor inercia que generan las ruedas de 29’’.

“La clave reside en mantener siempre vivo el giro de las ruedas. Que giren sin parar y no pierdan velocidad. Hay que mantener la inercia, y para ello, lo mejor en estos casos es jugar con los desarrollos evitando ir atrancado. De lo contrario, poco a poco nos iría provocando una disminución de la velocidad de crucero y el giro se ralentizaría lentamente. Sólo hay que fijarse como objetivo no bajar de cadencia y pedalear con fuerza pero ágil y fluido. Aunque pueda parecer extraño, la inercia se mantiene con desarrollos cortos. Para ser aerodinámicos y mantener estas altas velocidades, nos podemos ayudar mediante una posición un poco más acoplada; mantén la mirada al frente y flexiona ligeramente los brazos”.

Subidas técnicas

En subidas lentas y técnicas con escalones, raíces o grandes obstáculos que superar, la bicicleta te facilita mucho las cosas debido al mayor tamaño de la rueda, que supera mejor cualquier obstáculo.

 “Ante subidas con escalones u obstáculos sobre los que tenemos que pasar, tenemos siempre la tendencia a ponernos un poco tensos, con una colocación sobre la bici muy centrada, y nos ayudamos con los brazos para tirar hacia arriba de la bici en el momento clave de pasar el obstáculo. Con una 29er, esto sigue siendo así, pero en la mayoría de las ocasiones no necesitamos exagerarlo tanto, pues la bici pasa con más facilidad y estabilidad los obstáculos. Generalmente se pueden hacer trazadas más rectas que con una 26’’, con la que debes ir siempre sorteando las dificultades”.

Zonas con poca tracción

Sobre terrenos con piedra suelta hay poca tracción; sin embargo, la rueda de 29’’ pasa mejor por estas superficies y muestra menos tendencia a derrapar, lo que permite más precisión en la conducción y mayor avance.

“En este tipo de terrenos es importante mantener el peso del cuerpo bien centrado sobre la bici, a diferencia de lo que haríamos sobre una de 26’’, en la que la tendencia es a desplazar el peso hacia la punta del sillín. Con el peso ubicado en el centro de la bici sólo hay que concentrarse en pedalear con fuerza, pero, igual que ocurre en el llano, no atrancarse nunca y mantener una cadencia alta para no perder inercia, pues después ganarla, o lo que es lo mismo, acelerar, cuesta bastante con este tipo de bicis. Si conseguimos pedalear de manera ágil y estable, sólo hay que dejar que las ruedas vayan absorbiendo las irregularidades y avanzando entre las piedras sueltas. Verás que es mucho más fácil mantener una trayectoria recta que con 26’’ “.

Bajadas técnicas

Es sorprendente la estabilidad y confianza que transmiten estas bicis en bajadas accidentadas y de mucha pendiente. Otra vez, las ruedas de mayor diámetro ayudan a pasar mejor los obstáculos y a ir más rápido, o por lo menos, más seguro.

“ Ten en cuenta que la bici es más larga entre ejes, la rueda es más grande y la geometría no te obliga a ir tan tumbado, con lo cual la bici baja con mucho aplomo y no tienes la sensación de salir por encima del manillar. Como adaptación, verás que no es necesario tampoco ser muy selectivo con las trazadas, pues la bici se come casi todo lo que le pongas por delante en comparación con una de 26’’. No es necesario que adoptes una posición de peso por detrás del sillín, que es lo que solemos hacer en estas bajadas con una bici de ruedas menores. Limítate a ir equilibrado sobre la bici y a controlar un poco la velocidad con los frenos si es necesario”.

Estas situaciones pueden ser críticas si no tenemos claro cómo trazar. La bicicleta es más larga que una 26’’ y en ocasiones parece no entrar en la curva.

“Este tipo de curvas suelen ser las más difíciles para una 29’’. Para empezar, al correr más con estas bicis la aproximación a la curva se hace a mayor velocidad, pero la dificultad para entrar en ella, por la mayor distancia entre ejes, es importante. El punto determinante es meter correctamente la rueda delantera en la curva, pues de ello depende cómo la pasemos y la velocidad a la que salgamos para perder la menor velocidad posible.

Si quieres maniobrar con precisión con la rueda delantera, debes descargarla un poco de peso y recaer más sobre tu rueda trasera de lo que lo harías normalmente con una de 26’’. Una vez encarada la bici con la rueda delantera, echa el peso hacia atrás, suelta los frenos y limítate a pasar la curva lo más rápido posible”.

 Repechos

En estas subidas cortas pero generalmente muy duras, se nota especialmente cómo cuesta mantener la bicicleta a cierta velocidad. La inercia de las ruedas desaparece y parece que cuesta más esfuerzo

“Es fundamental que la bici no se quede muerta en este tipo de circunstancias, si no, nos costará mucho esfuerzo seguir pedaleando. En rampas duras, la fuerza de la gravedad afecta más y nos frena constantemente. La consecuencia es que las ruedas pierden toda su inercia y en cada golpe de pedaleo hay que tratar de relanzar la bicicleta. Para luchar contra ello hay que utilizar desarrollos más cortos todavía que los que emplearíamos en una bici de 26’’.

Hay que centrarse sobre la bici, tampoco es necesario ponerse tanto sobre la punta del sillín, por la posición que comportan estas bicis, y mantener un pedaleoo potente pero ágil para no quedarnos clavados y gastar más fuerza de la necesaria. Esto es muy importante en competición, donde hay que tratar siempre de ahorrar energía”.

Curvas rápidas

Se trata de la mayoría de las curvas que tomamos mientras rodamos en bici, las que necesitan de cierta frenada antes de entrar y una trazada, generalmente, por el interior.

“El mayor problema que pueden comportar estas curvas es frenar demasiado antes de entrar. Irremediablemente, eso te obligará a acelerar para salir de ella, y precisamente la aceleración es uno de los puntos débiles de las 29’’. Por eso, en general no debes permitir que la bici baje de cierta velocidad al entrar en la curva, y la mejor manera de conseguirlo es siempre tomar la trazada exterior. De esta forma no tienes que gastar energía extra en la aceleración posterior, pues ya saldrás de la curva a buena velocidad. Comprueba que la trazada exterior tiene una adherencia razonable e intenta frenar lo mínimo posible para tomar la curva por su trazada exterior; en ella es habitual en ocasiones encontrar un pequeño peralte, cosa que puedes aprovechar para pasar todavía a mayor velocidad”.

Surcos profundos o regueros producen cierto respeto cuando entramos en ellos sin quererlo. Con una bici de ruedas grandes, sin embargo, no nos sentimos tan inseguros, pues la bici se comporta con mayor estabilidad.

“A pesar de que con una bici de 26’’ nos suele producir cierto pánico entrar en un reguero, con una 29er tenemos más motivos todavía para mantener la calma. La bici se comporta de manera más estable y podemos recorrer más distancia dentro del reguero. Estas bicis proporcionan una estabilidad similar a una doble suspensión de XC, y no debemos ponernos nerviosos por querer salir del reguero, entre otras cosas porque con la rueda grande nos costará más dar un tirón hacia arriba del manillar y los pedales para sacar la bici de ahí. Mantén la calma y déjate llevar controlando la dirección de la rueda delantera y el peso ligeramente hacia atrás”.

Sprints

La aceleración de una 29er es más lenta que la de una de 26’’; por eso hay que intentar minimizar esta diferencia si quieres salir rápido de las curvas o esprintar en cualquier circunstancia.

Una vez que la bici adquiere cierta velocidad, podemos seguir sentados acelerando. Cuanto más rápido vamos, más fácil es mantener con velocidad tu 29’’.

 

Galería de fotos

 

4 Respuestas

  1. David

    es curioso que un año antes hablara pestes de la 29 lo que es el marketing
    a este le das un hirco con ruedas y vuela

    Responder
  2. Santo Ferraguto

    Buenisimo, Según esto, lo mejor de lo mejor es una 29er comparando con la 26. Por lo visto, todo es ventaja para las grandes ruedas.

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.