Este video no tiene pérdida. A un conductor australiano le cogió un ataque de ira al ver que dos ciclistas usaban la carretera en lugar de un carril específico para bicicletas que había justo al lado.

¿Que decidió hacer? Pues adelantar a los ciclistas por el carril bici aprovechando para grabar el momento y soltar varios insultos bastante inapropiados.

Primero les dice: “¿Qué sentido tiene gastarse este dinero (en el carril bici) si no lo vais a utilizar?”, y tras eso caen los múltiples improperios que no requieren traducción.

Uno de los ciclistas le responde diciendo: “¡detente para que podamos charlar!”. Aquí llega la gran sorpresa, y es que el ciclista no se estaba haciendo el valiente, sino que resulta que ambos eran policías fuera de servicio.

Por supuesto que no se detuvo pero han acabado dando con él, y no se ha librado de una buena multa por insultar, conducir mientras grababa y, por supuesto, por utilizar el carril que no tocaba.

Sin embargo, para muchos australianos ha sido tildado como un héroe e incluso le han abierto un crowdfunding para ayudarle a pagar esas multas.

Una Respuesta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.