La primera parte del díptico alicantino ha dejado a Chris Froome todavía más líder de esta Vuelta Ciclista a España. El británico además ha demostrado ser el más fuerte de la carrera y, cuando ha querido tomar la responsabilidad en primera persona, no ha habido valiente capaz de seguirlo en la subida al Xorret de Catí. Ahora el puñado de segundos que llevaba de ventaja sobre sus rivales se ha convertido en casi medio minuto.

Evidentemente, no es como para que dé la carrera por terminada. Las distancias son pequeñas y cualquier incidente lo cambia todo. Pero las sensaciones que da Froome en la bici reflejan que a día de hoy es el mejor. Ni siquiera Chaves, que hasta ahora había sido el único capaz de mantenerle el paso, ha podido hoy con él y se ha tenido que abrir. Los daños no son muchos, apenas 16 segundos en meta, pero el efecto moral ya está ahí.

Todo esto en una etapa que ha ganado otro que va para ilustre: Julian Alaphilippe ha sido el más rápido del trío que se ha presentado en la línea de meta. No sin sufrimiento, desde luego. El francés ha mantenido como ha podido los ataques de Rafal Majka, que sin descanso ha tratado de distanciarlo y no ha sido capaz. Después, ha aprovechado en meta su superior punta de velocidad.

Contador muestra su mejor cara

El que sí ha estado hoy al nivel ha sido Alberto Contador. Porque cuando Froome, tras largar el demarraje y quedarse (casi) solo, miró hacia atrás, a su rueda estaba pegado el madrileño. Después ha perdido unos metros para luego rehacerse y volver a enganchar con el británico. Han pasado todo el descenso juntos y, en meta, Contador ha precedido al líder de la Vuelta.

chris-froome-vuelta-españa-2017-etapa-8

Chris Froome, en uno de los acelerones en la subida. Foto: PhotoGomez Sport

Todavía está lejos de puestos importantes, pero ya los va viendo más próximos poco a poco. Contador es ahora 17º en la clasificación general y sigue a 3’10” de Froome. Un tiempo que perdió exclusivamente en la CRE inicial de Nimes y en el fatídico día de Andorra, que afortunadamente ya ha quedado atrás. Al menos, está confirmando que su despedida va a ser digna y a un nivel competitivo. El Top10 de la general está a poco más de un minuto ya para él.

“No ha venido a hacerse selfies”

Como cada día, tras la etapa se ha producido el habitual cruce de declaraciones entre favoritos. Y Froome no ha dudado en hablar sobre Alberto Contador, en el buen sentido pero con una frase más que llamativa: “Alberto no ha venido aquí para hacerse selfies. Él se despide y quiere ganar, está en una gran forma y lo ha demostrado aunque tuviera un día duro en Andorra”. Está claro que el inglés no se fía lo más mínimo. Tiene aprendida la lección de Formigal del año pasado.

En cuanto a Contador, se ha mostrado contento y ha definido lo de Andorra como “un espejismo”, aunque lamenta el tiempo perdido allí que le habría permitido estar en disposición de ganar la carrera. Por el momento y yendo paso a paso, el madrileño ambiciona “una etapa, si se pone a tiro” y lo demás ya se verá. Mañana se llega a la Cumbre del Sol, otro escenario similar donde habrá diferencias de un puñado de segundos… pero Andalucía se acerca y allí el terreno cambiará por completo.

Una Respuesta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This