Una Vuelta a España sin ningún español capaz de disputarla no es lo mismo, y este año tenía pinta de ir así a la espera de lo que puedan hacer Marc Soler y Rubén Fernández en Movistar. Pero resulta que en la preinscripción oficial aparece de nuevo Alberto Contador, que aún no ha confirmado pero tampoco ha desmentido que vaya a estar. Se esperaba una reunión con su director, Luca Guercilena, el pasado fin de semana para decidir. Pero de momento nada se sabe.

El madrileño, con 34 años, tampoco ha desvelado nada sobre su futuro: ¿seguirá un año más o ha llegado el momento de colgar la bici? Se esperaba algo en firme para el final del Tour, pero a día de hoy no hay noticias. Trek-Segafredo quiere mantenerlo una temporada más pese a que no ha estrenado el palmarés aún este año. Contador, además, tampoco estuvo al nivel de los más fuertes en el Tour. Terminó noveno y con una prestación muy digna tras quedarse fuera de la pelea por la general con media carrera aún por delante.

Un cartel de lujo

Empezando por el ya tetracampeón del Tour de Francia, Chris Froome, la nómina de inscritos en la ronda española que comenzará en Nimes dentro de un par de semanas es de auténtico lujo. El de Sky trae un equipazo a su alrededor con Diego Rosa, Mikel Nieve –en su último servicio antes de irse a Orica- y Wout Poels. Sólo faltarán Landa y Thomas entre los gregarios de máximo nivel.

Pero es que la cosa no acaba aquí. La Vuelta va a ser, de las tres ‘Grandes’, la que concentre un mayor número de ciclistas que ya han alzado los brazos en pruebas de tres semanas. No sólo Froome y la eventual presencia de Contador: también Vincenzo Nibali estará presente en la línea de salida y vendrá fresco tras haber pisado el podio del Giro. Fabio Aru, que ya ganó la carrera en 2015, ha confirmado presencia con Miguel Ángel López al lado. Si contamos a Contador, estamos hablando de 16 ‘Grandes’ en la línea de salida.

Luego habrá un buen puñado de corredores que aspiran a ganarlas, pero aún no lo han hecho. Empezando por Romain Bardet, que llega tras su segundo podio en el Tour. O Leopold König, que toma la alternativa tras una temporada muy discreta en Bora. Quick Step alinea a Bob Jungels como jefe de filas –ya ha brillado en el Giro- y BMC trae a la dupla Samu Sánchez-Van Garderen, más buscando etapas y un buen puesto final que la victoria real.

Pocos sprinters, como siempre

El problema de la Vuelta es que plantea pocas etapas para sprinters o rodadores. Y eso hace que este tipo de corredores –muchos de ellos preparando ya el Mundial- se decanten por otros destinos como las clásicas canadienses en lugar de estar pasando fatigas por los muros y puertos de la ronda española. Entre los velocistas, destacan John Degenkolb y el gaditano Juanjo Lobato. Schwarzmann, Debusschere, Morkov, Bystrom o Samuel Dumoulin son otros hombres rápidos que se darán cita en Nimes.

La Vuelta a España es la carrera que es, los organizadores creen que su modelo funciona bien y siguen apostando por él. Y eso tiene sus ventajas e inconvenientes, que se manifiestan también en la nómina de inscritos. Una vez se dé el primer banderazo de salida, quedará disfrutar del espectáculo que ofrezcan los ciclistas en la última ‘Grande’ de la temporada.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This