¿Qué contamina más, una bici convencional o una eléctrica? Un informe de Trek tiene la respuesta
PUBLICIDAD

¿Qué contamina más, una bici convencional o una eléctrica? Un informe de Trek tiene la respuesta

Interesante informe el que ha publicado Trek sobre el nivel de emisiones a la atmósfera de sus actividades. Entre las conclusiones obtenidas de su auditoría interna, destaca el cálculo de las emisiones de CO2 de algunos de sus bicicletas más vendidas, tanto modelos convencionales como bicis eléctricas, que dejan resultados muy curiosos.

La llegada de la movilidad eléctrica (coches, bicicletas y motos) a las ciudades, carreteras, actividades deportivas o de ocio y otros ámbitos es una realidad a la que ya no se le puede dar la espalda. En la industria de la bicicleta tampoco. La bici eléctrica tienen ya su cuota de mercado consolidada y es el segmento que más crece en ventas tanto en España como en Europa.

Pero, paralelo a este boom de ventas, existe el debate sobre el coste medioambiental de la fabricación de estas bicicletas. Un debate centrado en la paradoja de que estos modelos se han fabricado para reducir las emisiones nocivas a la atmósfera. Pero su propia fabricación puede generar más residuos que los de la creación de una bicicleta convencional.

La Trek Marlin es uno de los modelos que mejor parados salen del análisis de emisiones.

¿Es esto realmente cierto? Un reciente informe publicado por Trek sobre las emisiones generadas de su actividad empresarial da, efectivamente, la razón a los escépticos de la bici eléctrica, que argumentan en sus mayores costes de fabricación y medioambientales un punto negativo para su implantación, debido a que hacen más grande el problema que, en teoría, pretenden solucionar. Pero hay que tener en cuenta la huella futura que dejarán con su uso. Y en eso las e-bikes conservar varios argumentos en su favor.

El coste medioambiental de fabricar una bicicleta

bici eléctrica

Haz clic para ampliar el gráfico y leyenda. / Informe WAP/Trek.

En el primer informe de sostenibilidad de Trek, realizado por la consultora WAP Sustainability, se analizan cuatro de sus bicicletas actuales más representativas a nivel de gama y de ventas: Trek Marlin (MTB rígida), Madone (carretera aero), Fuel EX (MTB doble suspensión) y Rail (eléctrica de doble suspensión). De todas ellas se han analizado los modelos de 2020.

De cada una de ellas WAP ha calculado el coste de fabricación de sus cuadros y componentes, dando como resultado una cifra que se corresponde con su huella de carbono, expresada en kg CO2e. Así, el coste en emisiones (media de todas las versiones) de cada modelo es la siguiente:

Marlin: 116 kg CO2e.

Madone: 197 kg CO2e.

Fuel EX: 153 kg CO2e.

Rail: 229 kg CO2e.

El estudio deja en peor lugar a la Rail, la e-MTB de doble suspensión estrella de la marca. Tiene una huella de carbono 32 kg CO2e superior a la del segundo modelo más contaminante, la Madone. Además, supera en 55 kg CO2e la huella de carbono media de los cuatro modelos estudiados, que es de 174 kg CO2e.

La Regla del 692 o cómo compensar la huella de carbono

bici eléctrica Trek

Así, queda claro que la bicicleta, aun siendo el vehículo de masas que menos contamina, tiene también un coste de fabricación ecológico y ambiental reseñable, y en especial la bici eléctrica. El informe de Trek detalla también qué componentes son los más contaminantes de fabricar, destacando en este punto el moldeado y soldado del cuadro, los neumáticos, las baterías o las suspensiones.

Pero al mismo tiempo, el estudio de WAP para la marca norteamericana incide en que esta huella de carbono de las bicicletas es mucho más fácil y rápido de compensar, algo que nunca va a poder hacer un vehículo con motor de combustión. Esto lo explican con un sencillo cálculo llamado la Regla del 692.

Relaciona la huella de carbono media (174 kg CO2e en el caso de Trek) con las emisiones a la atmósfera que la bicicleta no va a emitir en un año, en relación con las que arrojará un coche consumiendo gasolina. El resultado de la ecuación es que, de media, una bicicleta tardará sólo 692 km en compensar su huella de carbono por completo. 2 km diarios durante un año.

Bici convencional o eléctrica, pilares de la movilidad cero emisiones

Tanto bici convencional como eléctrica compensan sus costes medioambientales de fabricación rápidamente, al no emitir gases contaminantes.

La Regla del 692 de Trek es el ejemplo más claro de los beneficios para el medio ambiente que tiene apostar por bicicletas convencionales o e-bikes para desplazamientos diarios. Con sólo recorrer 2 km al día en bicicleta, cada ciclista contribuye a reducir drásticamente las emisiones de gases de efecto invernadero, compensando rápidamente la huella de carbono generada en la fábrica.

Las bicicletas eléctricas, por su parte, tardarán algo más en borrar su rastro contaminante. Pero, comparadas con los vehículos de motor de combustión para uso diario o de ocio, siguen siendo ostensiblemente más limpias y menos costosas para el mantenimiento de un entorno libre de humos.

Por último, y gracias a las conclusiones de este informe, Trek ha anunciado que implementará mejoras en diferentes niveles de su actividad empresarial. Eliminará, por ejemplo, más material plástico de sus embalajes, la reducción de los viajes corporativos o realizará envíos agrupados a las tiendas, entre otros propuestas.

Te recomendamos

Mussara

Te recomendamos

Mussara

Deja un comentario