Hoy se disputaba la que en cross country ya se considera como la actual “Catedral” de mountain bike, la Copa del Mundo de Mont-Sainte-Anne, la tradicional carrera que se disputa en una peculiar estación de esquí del Quebec al encontrarse prácticamente al nivel del mar.

Esta ha sido la penúltima prueba de la Copa del Mundo, después de la celebrada en Vallnord y a sólo dos semanas de que se celebre la última en la localidad francesa de La Bresse y en la que aunque las victorias generales en ambas categorías, hombres y mujeres élite, ya están adjudicadas, Nino Schurter y Jolanda Neff respectivamente, siempre quedaba por ver quienes son los corredores que llegan más fuertes al final de temporada y por tanto, quienes más opciones pueden tener para vencer en el Campeonato del Mundo de Lenzerheide que se disputarán a principios de Septiembre.

Corredores en la primera vuelta de la prueba masculina

En la prueba masculina la emoción ha sido la nota predominante con ataques, caídas y errores por parte de los favoritos. Sin embargo, no vimos una selección clara hasta el inicio de la tercera vuelta. Hasta entonces un grupo siempre superior a la decena, comandaban una carrera que comenzó muy rápida y siempre con los mejores en cabeza, nos referimos a corredores como Nino Schurter, Mathias Flückiger, Titouan Carod, Anton Cooper, Victor Koretsky o Henri Avancini, entre otros.

Como decimos, en el tercer giro Nino Schurter decide imprimir un cambio de ritmo que inicialmente ,sólo puede seguir Anton Cooper, con quien abre un hueco de unos veinte segundos respecto a un grupo perseguidor formado por Carod, Flückiger y Kerschbaumer.

Nino Schurter ataca y sólo Anton Cooper le puede seguir

La sorpresa ocurrió en la cuarta vuelta, cuando vimos a Schurter corriendo a pie mientras empujaba su bici en las subidas. Rompió su cadena y tuvo que correr a pie durante unos minuto hasta que no alcanzó la zona técnica en donde sus mecánicos le instalaron una nueva cadena.

Nino Schurter saliendo de la zona técnica en la que reparó su rotura de cadena

Esta circunstancia dejó en cabeza de carrera al neozelandés Anton Cooper que sin embargo, pronto es capturado por Fleuckiger y Kerschbeumer, con quienes forman un trío de cabeza al que después se les unió el francés Titouan Carod. El propio Carod fue sin embargo el primero en descolgarse después de este selecto grupo de cabeza a una vuelta y media del final.

El grupo cabecero tras la rotura de cadena de Nino Schurter

Pero en la penúltima vuelta ocurren más cosas, por ejemplo, una caída del italiano Kerschsbeumer que lo relega del grupo cabecero y deja comandando la prueba a Cooper y Flueckiger.

En la última vuelta sin embargo, continúa la emoción, justo en la Beatrice, la famosa y técnica trialera pedregosa del circuito de Mont Sainte Anne, Anton Cooper tiene una fea y aparatosa caída que lo descarta definitivamente de la lucha por la victoria y deja a Flückiger en cabeza de carrera, quien sólo tuvo que mantener el ritmo durante media vuelta para alzarse, por otro lado, con una merecida victoria.

Anton Cooper tras la caída en la Beatrice cuando rodaba en cabeza

Finalmente, acompañaron a Mathias Flückiger en el podio Gerhard Kerschbaumer, quien realizó tras su caída una espectacular remontada entrando en segundo lugar a sólo 14 segundos. Detrás del italiano entró en meta Titouan Carod, seguido de Maxime Marotte y el italiano Braidot, actual sub campeón de Europa.

Mathias Flückiger venciendo en la “Catedral” Mont Sainte Anne

Destacar el octavo lugar de David Valero, que entró en octava posición a casi 3 minuto del vencedor y Sergio mantecón, en la posición 13 a 3 minutos y medio.

En chicas no ha habido demasiadas sorpresas. Ya desde la salida, Jolanda Neff, actual líder del ránking UCI y virtual ganadora de la general de la Copa del Mundo de 2018, no dio opciones a sus rivales. Con una salida explosiva, marcó un ritmo de salida que nadie pudo seguir.

Sus perseguidoras fueron inicialmente las norteamericanas del Specialized Racing Kate Courtney en segunda posición y Annika Langvad en tercera, seguidas del dúo formado por la ucraniana Yana Belomoina y la local Emily Batty.

Kate Courtney realizó una intensa salida que le pasó factura en las últimas vueltas

Annika Langvad con problemas en L’Infern de Mont Sant Anne, la subida más inclinada del circuito

Pasado el ecuador de las prueba, la danesa Langvad atrapa a su compañera de equipo Courtney, quien probablemente pagó el esfuerzo inicial al pretender seguir a la suiza Neff mientras que por atrás, Batty, animada en todo momento por su afición, va siempre en progresión y logra dejar a Belomoina para rodar en cuarta posición de la carrera.

Así, con Neff intratable y aventajando en todo momento en casi dos minutos a su perseguidora Langvad, discurrió la prueba hasta la última vuelta, en la que la danesa sufrió lo indecible para mantener la segunda posición ante el la presión de Emily Batty que tuvo un final de carrera realmente fuerte, tanto, que llegó a la línea de meta a sólo 14 segundos de la corredora de Specializaed y entrando por tanto en tercera posición corriendo en casa.

Emily Batty corriendo en casa, fue la corredora más vitoreada por la afición

En cuarta posición entraba Yana Belomoina, que adelantó a la americana Courtney quien además de ir a menos sufrió un pinchazo en la penúltima vuelta, mientras que quinta y última en formar el podio, fue la holandesa Tauber, a 4 minutos de la vencedora Jolanda Neff. Finalmente, Kate Courtney se quedó fuera del podio al perder el sprint con Tauber.

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.