El curioso 'gadget' que algunos bikers usaron en la Copa del Mundo para evitar el barro
PUBLICIDAD

El curioso ‘gadget’ que algunos bikers usaron en la Copa del Mundo para evitar el barro

Una de las imágenes más curiosas que nos dejó la parada de la Copa del Mundo en Les Gets (Francia) vino desde algunos de los corredores más punteros de la parrilla de salida y el llamativo recurso que utilizaron para evitar la acumulación del barro en la bici.

La lluvia durante todo el fin de semana y la consecuente acumulación de barro fue la nota dominante de toda la Copa del Mundo de Les Gets. Tanto los corredores de Descenso como los de Cross Country tuvieron que lidiar con las dificultades en el manejo de la bici que provoca un circuito cubierto de lodo.

Relacionado: Triunfadores y decepciones en la Copa del Mundo de Les Gets

Además de multitud de caídas, resbalones y varios ‘rectos’, nos llamó la atención un accesorio que equiparon algunos bikers en la prueba de XC. Lo curioso es que no se trataba de un desarrollo específico de una marca o equipo, puesto que lo pudimos ver en la Scott Spark de Nino Schurter, en la Thömus Lightrider de Mathias Flückiger o en la Cannondale Scalpel de Simon Andreassen y Alan Hatherly.

Los corredores del Cannondale Factory Racing también utilizaron el recurso de la cinta adhesiva.

Aunque estamos acostumbrados a presenciar los últimos avances tecnológicos en las bicicletas de los profesionales de la Copa del Mundo, en este caso no se trataba de un sofisticado prototipo de un accesorio que terminará en el mercado para el consumidor final. Todo lo contrario.

Este ‘gadget’ es, ni más ni menos, que una porción de cinta americana adhesiva pegada de forma ondulada en el tubo diagonal de tal forma que evita el contacto con el cuadro y permite retirarlo rápidamente en caso de que se acumule.

Mathias Flückiger, ganador de la prueba en Les Gets, se ha convertido en un especialista en el barro y no dudó en instalar la cinta adhesiva en su cuadro Thömus.

¿Será el ‘germen’ de algo más en el futuro?

Con esto, además de proteger el marco durante la competición, lo que se busca es evitar el aumento de peso que conlleva la acumulación de barro húmedo sobre la bicicleta. Ya sabemos que a estos niveles cualquier gramo y cualquier vatio ahorrados es un objetivo prioritario y si la solución pasa por este sencillo ‘truco’, los equipos no tienen reparo alguno en recurrir a ello.

Durante esta temporada hemos disfrutado de carreras donde la lluvia y el barro han tomado un protagonismo relevante, en contraste con las pruebas sobre terreno seco que venían siendo habituales estos años atrás. No es de extrañar, por tanto, que las principales estructuras hayan buscado una solución rápida y casera en la lucha contra este elemento.

Con la cita olímpica y la recta final de la temporada a la vuelta de la esquina, veremos si este recurso se vuelve a utilizar en algún momento o quedará como una curiosa anécdota de la cita francesa. Quién sabe, quizá sea el germen de una futura innovación que se termina convirtiendo en un accesorio desarrollado y fabricado para tal efecto.

Te recomendamos

Mussara

Te recomendamos

Mussara

Deja un comentario