¿Cuántos tipos de bicicleta de carretera hay? ¿Cuál debes elegir?

Aero, escaladora, gran fondo… ¿Qué tipos de bicicleta de carretera hay? ¿Cuál debes elegir?

Todo principiante que desea adquirir su primera gran bicicleta de ruta y todo ciclista que quiere renovar su montura se hace la misma pregunta: ¿Qué tipos de bicicleta de carretera debo escoger entre todos los que hay? Analizamos las características de cada una, las diferencias entre sí y el perfil de ciclista al que se dirigen.

PUBLICIDAD Content_1

Desde hace años el ciclismo de ruta vive una particular revolución en la que cada marca ha dividido su catálogo en dos, tres, cuatro o incluso más alternativas según los diferentes tipos de bicicleta de carretera. Una tendencia que ahora se ha visto más incrementada si cabe con la llegada de bicicletas de gravel o e-bikes de carretera.

Atrás quedaron los años en los que cada marca contaba con solo una o, como mucho, dos tipos de bicicleta de carretera divididas en función de su precio o material. En la actualidad podemos encontrar varias bicicletas diferentes dentro de un mismo fabricante y su diferenciación se basa en el tipo de uso que el propietario vaya a hacer de ella. De este modo, se consigue una experiencia mucho más satisfactoria, colmando (o superando) las expectativas puestas.

Relacionado: 5 Consejos para principiantes en ciclismo de carretera

Aunque actualmente podemos identificar multitud de tipos de bicicleta de carretera, nos vamos a centrar en las tres principales propuestas que, a su vez, identifican a los tres tipos de ciclista más habituales: bicicletas escaladoras, aero y gran fondo. Pero también vamos a reservar un espacio para analizar todo el resto de opciones disponibles.

Bicicletas escaladoras

Cannondale SuperSix EVO

PUBLICIDAD Content_2

Este es el nombre por el que tradicionalmente se han conocido, aunque es un término que no reproduce todas sus propiedades y, por tanto, ahora está más extendido referirse a ellas como bicicletas ‘racing’ o bicis de competición.

Las llamamos escaladoras, porque muchas marcas aprovechan este modelo, racing por antonomasia, para dar el do de pecho en cuanto a rendimiento, rigidez y ligereza. Suelen ser los cuadros y montajes más ligeros de la gama, y por eso se explotan como bicis escaladoras. De hecho, los equipos del World Tour las emplean principalmente en etapas de montaña.

¿Cómo son?

La geometría es clásica de competición, con ángulos agresivos, pipa baja, vainas cortas y tubo horizontal más bien largo. Aquí la ligereza sí que es una prioridad, por lo que se suele usar el carbono de mayor ratio rigidez-peso. Los tubos de este tipo de bicis son más finos, convencionales y redondeados, de ahí su aspecto de bici clásica. Es el tipo de bici preferido en mercados como el español y el italiano, donde el uso de la bici de carretera tiene un carácter eminentemente deportivo y muy asociado a la ligereza.

PUBLICIDAD Content_3

Entre los componentes también abunda la ligereza y, por tanto, la fibra de carbono. Los desarrollos en la transmisión son polivalentes, buscando un equilibrio entre velocidad y capacidad de adaptación a fuertes pendientes. En bicis con grupos Shimano lo más común son platos semi compact (52-36 dientes) y en grupos SRAM se han estandarizado los platos de 48/35 dientes. Además la tendencia es la de ampliar el paso de rueda, con cubiertas de serie de 25 o 28 mm pero capacidad para alojar neumáticos de 30 o 32 mm.

Trek Emonda 2021

Cabe destacar que este tipo de bicicletas son las que más han evolucionado en los últimos años, abandonando buena parte de sus líneas maestras para ser lo más completas posible, de ahí que cada vez se asocien menos a sólo bicicletas escaladoras. De este modo, es habitual que estas bicis ‘racing’ apuesten por la presencia de tubos aerodinámicos de diseño truncado, tijas aero, manillares planos o ruedas de perfil. Quizá el caso más exagerado sea el de la Specialized Tarmac SL7, cuya última versión resulta tan aerodinámica que ha hecho desaparecer del catálogo de la firma americana a la Venge, el modelo ‘aero’ que hasta ahora ocupaba ese espectro en su catálogo.

Relacionado: 10 consejos para terminar con éxito tu primera marcha cicloturista

¿Para quién son?

Las bicicletas escaladoras o racing son bicicletas de alto rendimiento y, por tanto, el ciclista que adquiera una debe tener un nivel relativamente avanzado para poder sacar partido a sus cualidades. Son modelos tradicionalmente asociados a la competición y han sido desarrolladas para tal fin.

Su radio de acción es amplio, aunque podemos enmarcarlas en rutas de media y larga distancia con fuertes desniveles. La postura que proponen no es excesivamente cómoda, aunque tampoco nos invitan a rodar acoplados contantemente. Si eres un ciclista con retos deportivos en el calendario, ya sean de competición o en marchas cicloturistas, buscas mejorar tu rendimiento y acostumbras a subir puertos con alta intensidad, las escaladoras o racing son los tipos de bicicleta de carretera que debes escoger.

Bicicletas aero

Aunque han perdido algo de presencia, durante años han causado furor desatando una fiebre por este tipo de bicicletas aerodinámicas. Simplificando un poco, podemos decir que sus cuadros son un híbrido entre la bici de contrarreloj (el diseño más aerodinámico posible) y la bici convencional de carretera.

Se trata de buscar el mayor compromiso entre una postura relativamente llevadera y el máximo rendimiento aerodinámico. Por tanto, la ligereza no es una prioridad en estos cuadros, pero sí el lograr arañar algunos vatios y segundos en la resistencia al viento.

¿Cómo son?

Suelen ser bicis de tubos voluminosos, de perfil en forma de gota de agua y con los componentes muy integrados (cables, dirección, potencia, caja de pedalier, discos y pinzas de freno…). El paso de rueda trasero suele ser muy ajustado al tubo vertical y la postura semiaero de estos cuadros las hacen adecuadas para la práctica del triatlón de distancias cortas, ya que con el uso de unos acoples se adquiere una posición cercana a las típicas cabras.

bicicleta de carretera mmr adrenaline aero 2022

Suelen ser bicis muy rígidas y que tratan de compensar esa rigidez con una parte trasera algo más cómoda. El terreno en el que mejor rinden estas bicicletas es el llano, las bajadas no muy técnicas y las subidas cortas y tendidas. Estéticamente son muy atractivas, con tubos sobredimensionados y diseños vanguardistas que captan las miradas de los aficionados.

En cuanto a los componentes, todo se encamina a la pugna contra el viento, por lo tanto los diseños de perfil seccionado en el manillar o la tija son habituales. Los desarrollos son algo más exigentes que en las bicis escaladoras, con cassettes cuya corona superior suele ser de 25 dientes. Además, destacan por la presencia de ruedas de alto perfil, de 55 mm o superior, lo que genera una gran inercia para alcanzar velocidad punta en terreno rodador.

Ruedas Cadex 65 Disc

Al igual que sucede con las bicicletas de competición más ligeras, este tipo de bicis está ‘mutando’ en los últimos tiempos abandonando la tendencia radical para apostar por modelos más completos que dan cabida a valores como la ligereza o la comodidad. Hay quien habla incluso de una nueva sub-categoría llamada aero light, donde podríamos encajar bicicletas como la Tarmac SL7 mencionada anteriormente o la Pinarello Dogma.

¿Para quién son?

Si las bicicletas escaladoras de competición se dirigen a un ciclista de cierto nivel, las aero apuntan directamente a ciclistas avanzados o muy avanzados, con experiencia y un estado de forma elevado. Hay que tener presente, en primer lugar, que proponen una postura tendida muy agresiva y un principiante puede encontrar en esta posición y la rigidez de sus cuadros una fuente de dolores musculares. Además, sus generosos perfiles, tanto en los tubos del cuadro como en las llantas, implican un manejo complejo que puede ser incluso peligroso si se enfrenta a viento lateral o frontal.

Lapierre Aircode DRS en acción

Son bicicletas cuya principal premisa es la velocidad y resulta muy gratificante ver cómo la el ritmo medio aumenta considerablemente con una bici aero… siempre que no debamos afrontar grandes ascensiones. Porque su radio de acción se reduce a salidas de media o corta distancia y con mayor presencia de carreteras planas donde extraer sus propiedades aerodinámicas. Por último, no pierdas de vista que son, por norma general, las bicicletas más caras de cada firma.

Gran fondo

Las podríamos llamar también bicis de cicloturismo o ciclodeporte. Sin embargo, dada la confusión que ofrece el término cicloturismo (a pesar de que se usa habitualmente), nosotros preferimos denominarlas bicis gran fondo. Al igual que las bicis aero, las gran fondo poco a poco han ido ganando adeptos. En mercados como el francés, británico y alemán, nos consta que sus ventas han crecido mucho en los últimos años. Sin embargo, en países más pegados al uso deportivo de la bici como Italia y España, este tipo de bicis lo han tenido más complicado a la hora de abrirse camino.

¿Cómo son?

El discurso del marketing de las marcas hace incontables equilibrios con estas bicis: son más cómodas pero también están preparadas para la competición. Suponemos también que por eso prácticamente todos los equipos del World Tour compiten en algunas pruebas con estos modelos gran fondo; para remarcar que no son únicamente bicis para globeros.

La idea de estas bicis es ofrecer un cuadro con un nivel de rigidez alto, pero que ceda algunos aspectos en pos de la comodidad. Por tanto, la geometría es menos agresiva (pipa más alta, tubo horizontal más corto, vainas algo más largas, punto de flexión en la tija…); el tipo de carbono suele ser algo menos rígido y el paso de rueda algo más ancho para alojar cubiertas de 28 mm o más, de serie.

Además destacan por ser los modelos en los que las grandes firmas desarrollan sus mejores sistemas de filtración de irregularidades, ya sea a través de las propiedades flexibles del carbono o mediante tecnologías de microsuspensión. Los desarrollos de la transmisión son muy amplios y en los materiales prima la durabilidad y resistencia sobre otros aspectos como la velocidad o la aerodinámica. No obstante, este tipo de bicicletas ‘bebe’ de los dos anteriores para adoptar algunos recursos procedentes de bicis escaladoras y otros de bicis aero.

¿Para quién son?

En realidad, entre todos los tipos de bicicleta de carretera, las gran fondo son las que prácticamente todo el mundo que no se dedique a la competición debería usar. Pero en nuestro deporte, la imitación de los profesionales nos lleva a querer igualarnos con ellos en casi todo, y nos consta que la introducción de estas bicis gran fondo ha costado bastante en España. De hecho, hace años, algunas marcas no importaban sus modelos GF a nuestro mercado porque decían que “no se vendían”.

Sin embargo, en los últimos tiempos hemos notado una mayor aceptación de las gran fondo. El público las ve como bicis adecuadas y más razonables para un uso deportivo. Unas bicis que permiten soportar mejor la fatiga de las largas pedaladas gracias a su posición más cómoda y menos forzada. Además, es un tipo de bici al que, por ejemplo, la introducción de los frenos de disco le ha ido muy bien. Son perfectas para rutas de larga distancia, donde lo importante es llegar y no tanto el tiempo empleado en ello. Pueden superar fuertes desniveles, rodar sobre asfalto muy roto o incluso tramos de grava.

Actualmente su perfil deportivo está fuera de duda y, como hemos comentado, muchos equipos de máximo nivel las utilizan en pruebas específicas, como en algunas clásicas de primavera donde es necesario aprovechar la capacidad de absorción de las gran fondo en terreno quebrado o en segmentos de adoquín.

Otros tipos de bicicleta de carretera

Gravel

Nueva Giant Revolt Advanced de perfil en la montaña

En Solo Bici nos negamos a enmarcar al gravel como una sub categoría dentro de los tipos de bicicleta de carretera y lo concebimos como una modalidad más entre todas las que nos ofrece el ciclismo. De hecho, su eclosión actual es tan acusada que recibimos con expectación todos los avances que llegan a esta modalidad off road. No obstante, aquí puedes leer una pequeña descripción que hacíamos de este segmento allá por el año 2016:

Por simplificar podríamos decir que una bici gravel es un híbrido entre una bici de ciclocross y una de gran fondo. Es decir, sería un modelo de ciclocross pero que no está pensado para la competición, sino para las largas distancias y terrenos sin asfaltar y de poco nivel técnico. Esos mismos puristas seguro que también se echarían las manos a la cabeza si decimos que es el tipo de bici que más recientemente se ha incorporado en los catálogos de las grandes marcas, ya que nos dirán que hace muchos años que existen en catálogo de marcas cien por cien made in USA.
En todo caso, sí que podríamos asegurar que hace solo un par de años casi ninguno de nosotros sabía que había un tipo de ciclismo denominado gravel. En origen, estas bicis estaban pensadas sobre todo para viajar, aunque hay marcas que las presentan como bicis con las que practicar un tipo de ciclocross más libre y fuera de circuito. Son cuadros con un paso de rueda muy amplio (aceptan cubiertas de hasta 40-42 mm*), siempre con frenos de disco, una pipa alta y un ángulo de dirección muy relajado. También deberían estar preparadas para montar alforjas. Es una bici polivalente por antonomasia, ya que en función del tipo de cubiertas que montemos podremos pedalear tanto por asfalto como por caminos más o menos complicados. Estamos, obviamente, ante el tipo de bici más cercana al MTB de todas la que comentamos aquí.

* A día de hoy los cuadros de gravel modernos aceptan cubiertas de 50 mm o más.

Aquí puedes leer un artículo reciente en el que analizamos las dos tendencias más comunes en el gravel actual: un gravel destinado al cicloturismo y otro de perfil deportivo orientado a la competición.

Contrarreloj / Triatlón

Son las bicicletas utilizadas por los triatletas en lso triatlones de media y larga distancia. Suponen una evolución más radical en cuanto al aprovechamiento de las ventajas aerodinámicas y por tanto se dirigen específicamente para la competición. Son modelos muy concretos y no todos los fabricantes poseen una bici de triatlón en su catálogo.

Sport

CAAD13_9

Son los modelos de carretera destinados a la iniciación, aquellos ciclistas que no hayan probado la experiencia de una bici de carretera previamente y que tampoco cuentan con una trayectoria en Mountain Bike. Además son las más económicas, por lo que están montadas casi siempre sobre cuadros de aluminio con presencia de la fibra de carbono en la horquilla. Su geometría es un híbrido entre las bicicletas escaladoras y las gran fondo y en estos modelos es donde encontramos mayor número de unidades con frenos de llanta, aunque los discos también han entrado con fuerza en este segmento.

Bicicletas de mujer

No se trata de una modalidad como tal, ni siquiera de un tipo de bici, puesto que muchas marcas cuentan con bicicletas escaladoras o gran fondo específicas para mujer. Se trata de bicicletas que bien em en el cuadro o solamente en algunos componentes, han sido modificadas para adaptarse mejor a la fisionomía de las ciclistas, mejorando así la experiencia de las mujeres sobre la bici. Insistimos en que no es un tipo de bici como tal y, por tanto, las hay con diferentes rango de precio, materiales, tipo de uso, etc.

Bicicletas eléctricas de carretera

Trek Domane+

Dentro de la rápida evolución de las e-bikes, la carretera ha sido el último territorio al que han llegado y comienzan a abrirse paso poco a poco. Puesto que el peso no es un valor tan importante, encontramos modelos de aluminio que abaratan el precio final junto con bicicletas de carbono más exclusivas. La motorización es menos potente y las baterías de menor autonomía que en el MTB, y gracias a ello se consiguen unidades motrices muy compactas y ligeras que se integran perfectamente en el cuadro o la rueda trasera, hasta el punto de hacer casi imperceptible su condición de e-bike.

Bicicletas de pista

Al igual que las bicicletas de triatlón, se trata de modelos específicos para la competición que suponen un volumen de ventas muy reducido, casi testimonial. Su geometría es muy radical, proporcionando una postura extremadamente agresiva con la dirección muy baja y medidas compactas. En el velódromo la velocidad manda y por tanto los frenos son prescindibles, así como los grupos de transmisión, estas bicicletas son monovelocidad o fixies.

Te recomendamos

PUBLICIDAD Excl_Slot_7

PUBLICIDAD Excl_Slot_8

Deja un comentario