Cubiertas de 2,40" para XC, ¿qué ventajas tienen?

Cubiertas de 2,40″ para XC, ¿qué ventajas tienen?

Las cubiertas para bicicletas de XC han experimentado una revolución en las últimas temporadas, al igual que los cuadros, sistemas de suspensión o recorridos. Neumáticos anchos, más propios del Trail o del Enduro, han llegado en masa a la competición y a multitud de montajes de serie. Analizamos el por qué de este aumento de tamaño de las cubiertas en las bicicletas de XC y qué pros y contras conllevan.

PUBLICIDAD Content_1

En la modalidad reina del MTB, el Cross Country o XC, prácticamente todo se ha llevado a lo grande en la última década. Obstáculos y bajadas más grandes, bicicletas, suspensiones, ruedas y hasta cubiertas. Las carreras de XC se han vuelto mucho más técnicas que físicas, buscando mayor espectacularidad.

Es una evolución que ha obligado a adaptar la bicicleta a estos cambios. Mientras que, por su parte, el corredor debe dominar especialmente bien ésta si quiere conseguir el éxito. El aumento del tamaño de las cubiertas es, de esta forma, lo último que se ha impuesto como ayuda extra para el biker.

De 2 a 2,25 y hasta 2,40″: la evolución del estándar de cubiertas

Se ha pasado, en apenas una década, de buscar la máxima ligereza y eficacia al rodar usando cubiertas de 2 o 2,10 pulgadas, a aumentar hasta 2,40″ esta temporada. El cambio supone un incremento de la anchura de hasta 8 mm. Puede parecer poco en términos brutos. Pero, tanto visualmente como a la hora de rodar, la diferencia es muy grande. Estamos hablando de la anchura habitual de una cubierta de All Mountain o Enduro.

El factor del aumento de peso resulta bastante significativo así, comparándolo con las medidas tradicionales de 2 a 2,2″. Por poner un ejemplo, el lanzamiento de la nueva cubierta Vittoria Syerra para XC exclusiva de 29×2.40″, es 240 g más pesada (850 g) que su equivalente de 29×2,1 en XC, el modelo Barzo. Un aumento que es similar si comparamos modelos de otras marcas.

PUBLICIDAD Content_2
cubiertas xc 2022
La popularización del tubeless también ha permitido que se extiendan las cubiertas de mayor ancho.

La apuesta por estas cubiertas ‘sobredimensionadas’ supone añadir casi medio kilo (contando neumático delantero y trasero) a la bicicleta que una cubierta convencional o tradicional de XC. Todo ello en una disciplina donde la ligereza de la bici debe cuidarse para ser rápidos, realizar potentes aceleraciones y subir de forma explosiva.

Queda claro que la ligereza no es, ni mucho menos, la razón principal de su auge. Entonces, ¿por qué las vemos montadas en las bicicletas de los corredores y las marcas las ofrecen de serie en sus mejores montajes?

Cubiertas anchas de XC (2.30 – 2.40″): sus ventajas

No todas las claves del rendimiento en el Cross Country vienen dadas por el peso. Aspectos como la estabilidad, la rigidez o el agarre también marcan la diferencia y en marcha llegan a compensar la menor ligereza. Y es ahí donde una cubierta de 2,30″ en adelante se erige como una gran opción.

PUBLICIDAD Content_3
  • Más estabilidad

Una cubierta de mayor ancho generalmente tiene mejor repartido su presión y peso entre el centro y los flancos. También sus puntos de contacto con el suelo se amplían y la goma acaba deformándose menos. Deformaciones que se eliminan de la cubierta al girar, reduciendo riesgos como el de destalonar o el de caerse por desequilibrios ante el paso por obstáculos, bajadas, etc.

  • Mayor rigidez

Por lo general, el grado de rigidez de una rueda se interpreta en función del material y medidas de la llanta, cuando ésta sólo proporciona una parte de esta rigidez general que tanto se necesita para obtener el máximo rendimiento. El neumático, además de radios o bujes, también debe tener la rigidez adecuada para facilitar la mejor conducción posible, así como el acomodo con la llanta.

En las cubiertas de XC de 2,40″ la goma se refuerza con materiales que se adaptan al firme en función de su estado, como por ejemplo el grafeno, que aporta dureza sin sacrificar en peso. Este tipo de construcción, unida a una carcasa con TPI alto como las de XC, dan como resultado un neumático que mantiene un buen comportamiento rodador, a pesar del aumento de la anchura.

  • Más agarre (con lastre reducido)

Es importante este matiz del aumento del agarre en estas cubiertas 2.4 tan de moda en la actualidad. Tradicionalmente, se pensaba que el aumento de tamaño de la cubierta venía aparejado de mejor agarre, pero también más peso, lastre y, en definitiva, pérdida de velocidad.

Pero los propios corredores se han encargado de desmentir, con su uso en competición y entrenamientos, esta idea. También varios estudios sobre resistencia a la rodadura o aerodinámica, además de los test internos de los fabricantes. En este sentido es recomendable la consulta de bicyclerollingresistance.com, una web independiente donde hacen test especializados de resistencia a la rodadura de los principales neumáticos de bicicleta del mercado. Y donde incluso puedes realizar tus propias comparativas.

cubiertas xc 2022
Las cubiertas de 2,3 y 2,4″ comenzaron a imponerse en la Copa del Mundo, casi al mismo tiempo que las llantas de 30 mm o los ejes Boost.

El aumento del ancho implica que la huella del neumático (la superficie de contacto con el suelo al rodar) acaba siendo más pequeña y uniforme que en uno estrecho. Esto hace que sea necesaria menos energía (vatios) para mover la rueda, con respecto a un modelo del mismo material y presión pero con ancho más reducido. Así, un incremento moderado del ancho (0,05 – 0,1″), logra reducir la resistencia a la rodadura, haciendo que el peso no se desboque y se consiga un aumento del agarre significativo.

Al mismo tiempo, aumentar la anchura implica rodar con presiones más bajas (de media 0,2 bar menos por 0,2″ más), haciendo que esta amortigüe mejor sobre las irregularidades se filtren mejor para mejorar el confort del biker.

  • Menos desgaste

Una menor resistencia a la rodadura o fricción con el suelo implica también menos desgaste. Mejor dicho, un menor desgaste y más uniforme de la banda de rodadura, los tacos, etc. Esto es sinónimo de más vida útil del neumático, menor riesgo de pinchazo, cortes o deformaciones.

Inconvenientes

Soluciones como un taqueado más fino, el uso del grafeno o TPI alto contienen la subida de peso provocada por la mayor anchura.
  • Aumento del peso

Es la contrapartida más importante de este tipo de neumáticos. Aunque se intenta minimizar la subida optando por compuestos ligeros (con grafeno, etc.), carcasas de alto TPI, el incremento medio por cubierta se suele situar en torno a los 200 gramos, con respecto a un neumático clásico de 2.1 o 2.2″.

Así, si primas el aspecto del peso como sinónimo de rendimiento o comodidad en una bici, ya sea para subir u obtener aceleraciones rápidas, te recomendamos quedarte en el estándar convencional de 2.2 – 2.25″.

PUBLICIDAD Mobile_Pos8
  • Peor rendimiento aerodinámico

La aerodinámica ha ganado en importancia en el MTB con respecto a temporadas anteriores. Pero sigue siendo un factor secundario para el rendimiento. No obstante, en determinados recorridos las ganancias aero se pueden notar, como en trazados muy llanos, pistas o zonas con fuerte viento.

En estas situaciones una cubierta de 2.3″ o 2.4″ ofrece mayor resistencia al viento por aumentar la superficie de choque (el frontal del neumático). En recorridos de montaña (senderos, trialeras) este efecto es casi imperceptible. Pero al rodar en campo abierto y gran velocidad, además de con fuerte viento, sí se puede notar.

¿Sólo para circuitos técnicos?

PUBLICIDAD Mobile_Pos9

Montar cubiertas de 2.30″ o 2.40″ en bicicletas de XC está justificado así por la cantidad de beneficios que genera en el biker (agarre, estabilidad, menor huella y desgaste) que compensan el mayor peso que puedan aportar. Ya no es sólo una necesidad ante circuitos de competición más técnicos. Se han extendido a montajes de todo tipo, tanto para corredores como aficionados. También valen indistintamente para rutas cortas y largas, con pistas o senderos. Todo ello por su mejor equilibrio y compromiso entre seguridad y rendimiento.

Pero esta tendencia no significa que una cubierta de menor anchura quede obsoleta, ni mucho menos. La elección de tus cubiertas deberá depender también de tus propias condiciones como biker, de la compatibilidad con tus llantas y cuadro de la bici, o de tu propio nivel técnico.

De 1,9 a 2,4″. Todos los anchos siguen siendo perfectamente válidos para afrontar multitud de recorridos. Y todos ellos tienen cabida en el Cross Country.

PUBLICIDAD Mobile_Pos10

Te recomendamos

PUBLICIDAD Excl_Slot_7

PUBLICIDAD Excl_Slot_8

1 comentario en «Cubiertas de 2,40″ para XC, ¿qué ventajas tienen?»

  1. Discrepo con ese último párrafo.
    No soy MTBer profesional, ni siquiera me calificaría de quemadillo. Salgo cuando puedo (cuando el trabajo me lo permite).
    Tengo dos bicis similares. Ambas son hardtail. El recorrido de la horquilla difiere en 10mm, tan solo. Y el tamaño del manillar es prácticamente idéntico (dos cm. de diferencia).
    Y debo decir que noto MUCHO la diferencia de cuando llevo la bici que lleva neumáticos de 1,95 y cuando llevo la que lleva de 2,10. Con la segunda voy muchímismo más confiado en las bajadas. Y no noto diferencia en los llanos rectos ni en las subidas.
    Así pues, y es mi humilde opinión, sí se nota la diferencia en el ancho de los neumáticos a la hora de conducir.

    Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.