Parece que ya está todo inventado en este deporte, pero siempre llega alguien que te sorprende. Y el último ‘invento’ surge en Francia con una nueva carrera que desde este 2019 que ya empieza a llamar a la puerta tiene un sitio en el calendario UCI y reunirá, a buen seguro, a un puñado de hombres importantes del pelotón.

Sobre todo por el escenario. Es cierto que hablamos de una carrera para un tipo de corredor muy específico: el escalador. Sí, es una clásica para escaladores. Porque termina en un lugar mítico y lleno de embrujo. El Mont Ventoux. Con el nombre de Dénivelé Challenge, la legendaria cima será línea de meta de esta nueva prueba de un día que nace con categoría 1.1 en el calendario internacional.

La fecha, en un calendario cada vez más ocupado, también es muy interesante. Será el 17 de junio, justo antes de los diferentes Campeonatos Nacionales y después del Dauphiné, con lo que puede servir como parada previa al Tour de Francia con unas semanas de antelación. Cuidado porque eso puede ser decisivo para que se presenten allí los ‘gallos’ de la montaña que hayan ido antes a la carrera del Delfinado.

Por lo demás, la carrera va a tener unos 4.400 metros de desnivel y presenta un diseño que ya se ha hecho algunas veces cuando el Tour ha acabado en ese monte de paisaje casi lunar. El Ventoux, con sus 21 kilómetros a más del 8% de pendiente media –todo un coloso- tendrá su espacio propio en el calendario ciclista.

Hay quien dice que eso quitará magia a la cima si el Tour, o propio Dauphiné, deciden asaltarla en próximas ediciones en sus recorridos. En cualquier caso, lo que parece obvio es que esta tendencia de que las carreras favorezcan el perfil de escaladores sigue avanzando. Hasta el punto de crearse una clásica sólo para hombres ligeros.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This