Poco antes de empezar la Corsa Rosa, Eusebio Unzué hacía unas declaraciones más que prometedoras sobre el estado de forma de Mikel Landa. La frase era contundente: «Está en su mejor forma de siempre antes de una Grande». Invitando al optimismo, por supuesto.

Sin embargo, el comienzo no ha sido para nada esperanzador. Landa se ha quedado a más de un minuto de la ‘maglia rosa’ de este Giro de Italia. De hecho, entre los grandes nombres ha sido sin duda uno de los más perjudicados de esta crono inicial. En apenas ocho kilómetros, Roglic le ha clavado 1’07» y gente como Nibali, Dumoulin o López ha hecho 40 segundos mejor.

«Soy un favorito, no el favorito. Hay muchos más y yo me encuentro bien y con intención de ganar, pero no va a ser fácil», decía en la rueda de prensa el propio ciclista del Movistar. Este año logró un triunfo en la Settimana Coppi&Bartali y, sobre todo, firmó una séptima plaza de mérito en Lieja.

Es cierto que, por el devenir de su temporada -lesionado en Mallorca y caído en la Itzulia-, el ciclista vasco llegará algo corto de forma todavía a Bolonia. Pero Richard Carapaz le ha metido 20 segundos, y aunque esto acaba de empezar las señales no son nada positivas. Quedan 20 días y está claro que la semana final, con todo lo que tiene, dará muchas vueltas a las cosas. Pero, de momento, el comienzo de Landa en el Giro ha sido más que discreto.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This