Maxime Marotte, mountain biker del Cannondale Factory Racing, ha compartido una foto en sus redes sociales tras un desagradable suceso que vivió el pasado 2 de abril.

Mientras estaba entrenando por la carretera, un coche se le acercó y una de las personas que iba dentro empezó a disparar a Marotte.

Afortunadamente, estamos hablando de una pistola de aire comprimido y no de un arma de fuego. El resultado son varias heridas en la espaldas y una en el codo, como la que se puede ver en la foto compartida por el propio ciclista.

Un hecho detestable y que le debió suponer un buen susto a Marotte, que ya tendría suficiente con preocuparse de que ningún coche se saliera de trazada. Aunque, a raiz de esto, Marotte “bromea” en su tuit diciendo que al menos respetaron la distancia de seguridad.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.