Tal vez haya alguna forma mejor de cerrar la temporada que con una victoria en el WorldTour, pero para cualquier ciclista acabar como lo ha hecho el catalán Edu Prades debe ser todo un sueño. El corredor del Euskadi-Murias ha conseguido hacerse con la victoria en el Tour de Turquía en la última etapa y de con el margen más estrecho esperable.

Una ventaja de 36… puestos. Porque a tiempos ha estado empatado con Lutsenko, que partía al frente de la general en la última etapa y se ha visto bajado del primer puesto debido al puestómetro. Prades ha conseguido la segunda plaza en la etapa final, que terminaba en Estambul tras un repecho adoquinado -empedrado urbano, no adoquín de clásica de Flandes- y se ha llevado la bonificación para empatar a tiempos y dar la vuelta a la carrera.

Además, con un buen empujón de suerte. Porque en la última curva, cuando Sam Bennett ya había atacado y sacado ventaja más que suficiente para hacerse con la etapa, una caída de un ciclista del Veranclassic ha enganchado a Enrique Sanz, compañero de Prades que iba por la zona de la valla. Sin embargo, el catalán ha pasado por el interior para librar la caída y, entonces sí, lanzar el sprint en busca de esos segundos extra.

La lucha ha sido con Jean Pierre Drucker, el luxemburgués del BMC al que finalmente ha conseguido batir para obtener el bonus y ganar la carrera. Para Euskadi-Murias, difícilmente podría haber un cierre mejor después de un año en el que han caído nada menos que siete victorias, incluida la etapa de La Camperona en la Vuelta a España y el Tour de Noruega entre otras.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This