La primera edición de la historia de la Colombia Oro y Paz (2.1) ha sido todo un éxito. Se han cumplido todos los factores que podrían hacer que la apuesta de la Federación colombiana saliera bien, y el último y más importante de ellos era tener un final emocionante. El de Manizales lo ha sido en todos los sentidos. Tanto la etapa como la propia clasificación general se han definido en los últimos metros.

Y el ganador ha sido ni más ni menos que Egan Bernal. El joven que con 21 años está maravillando a todo el mundillo ciclista. Sigue manteniendo su progresión y ya se enfrenta sin miedos a los más fuertes de su país. Frente a él estaban Nairo Quintana y Rigoberto Urán y ha conseguido derrotar a ambos y entrar ya en la historia del ciclismo colombiano. Hacía tiempo que el país necesitaba una carrera a nivel internacional y ya la tiene. Para quedarse. Y es posible que también tenga campeón para mucho tiempo. Bernal apunta a gran dominador en los próximos años, pero esto siempre es un arma de doble filo. Es su segunda victoria del año tras ganar el Nacional contrarreloj hace apenas una semana.

A dos bandas

El equipo Sky ha sabido jugar sus cartas de forma magistral en esta ocasión. Tras meter en la fuga a Tao Hart y Sebastián Henao, en el largo pero tendido puerto final hacia Manizales las órdenes de equipo eran claras: esperar el ataque que llegaría desde atrás. Sergio Henao estaba a sólo cuatro segundos de Nairo Quintana, mientras que Bernal se situaba a nueve. Tercero y cuarto. Situación perfecta para plantear la situación a dos bandas.

egan-bernal-oro-paz

Finalmente, a poco más de tres kilómetros para la cima ha atacado Bernal. Sus dos compañeros fugados se han parado para ayudarle y ha podido entrar con seis segundos de ventaja, que sumados a las bonificaciones daban la vuelta a la tabla. Nairo Quintana no ha podido defender el maillot de líder. El jefe del Movistar ha estado entre los favoritos, pero se ha apoyado en su equipo sin salir a ningún ataque y no le ha bastado para ganar. Finalmente se queda segundo. Rigoberto Urán ha acabado tercero.

Dayer Quintana alza los brazos

Pero hoy no todo ha sido malo en la familia Quintana Rojas. El hermano pequeño, Dayer, también se había metido en la numerosísima fuga del día con más de 30 corredores. El objetivo, estar cerca de los más fuertes de ese grupo y controlar la situación para su hermano. Sin embargo, a dos kilómetros de la cima la radio del equipo dejó de funcionar y perdió toda noción de dónde estaba Nairo: “La radio se cortó y decidí asegurar algo. No sabía cómo venía mi hermano”, ha dicho tras la llegada.

Con un durísimo ataque en el último kilómetro, Dayer ha sobrepasado a Rodrigo Contreras (EPM), el joven ex corredor del Quick Step que se ha marcado toda la subida en solitario pero ha visto cómo lo rebasaban en los últimos 300 metros. De esta forma ha terminado una prueba que ha tenido de todo y donde los corredores colombianos se han dado una verdadera fiesta frente a su afición, con Gaviria dominando los sprints y la lucha entre Henao, Urán, Nairo y Bernal en la montaña. El ciclismo de Colombia sigue teniendo futuro, pero ya hace años que es el presente a nivel mundial.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This