Para aquellos que no lo conozcáis, el Desafío Lurbel es una especie de festival de montaña especialmente conocido por la prueba de trail running. Sin embargo, año tras año las carreras de BTT van ganando protagonismo.

Los intrépidos deportistas que se decidieron a afrontar el Desafío Lurbel (Yeste-Albacete) del fin de semana pasado, tuvieron que luchar contra una climatología nada amigable. Pero eso no fue inconveniente para que los cerca de 1.000 participantes (casi 100 más que el año pasado), disfrutaran de la fiesta.

Pese a las dificultades provocadas por las condiciones climáticas, no hizo falta variar el trazado, que estaba meticulosamente pensado. Aunque la dirección técnica sí extremó las precauciones pidiendo a todos los participantes que siguieran las indicaciones en cuanto a material obligatorio.

Sin embargo, el Desafío Lurbel no se habría podido celebrar con tanto éxito de no ser por el trabajo realizado por voluntarios, balizadores y coordinadores que ayudaron a demostrar, un año más, la gran calidad de la prueba.

El festival de montaña no se dejó empañar por la lluvia, las nubes ni la niebla, e incluso las actividades paralelas, pensadas para grandes y pequeños, también gozaron de una gran acogida.

Principales actividades del Desafío Lurbel

Modalidad ciclista

En esta edición 2018 del Desafío Lurbel, la modalidad ciclista ha notado un destacable incremento de inscritos, un 25% más que el año pasado.

El recorrido tenía un desnivel de 3.000 metros positivos y 5 puertos de montaña. A la dificultad innata de la prueba había que sumar el barro causado por las lluvias. Sin embargo, no fue motivo para detener a sus participantes.

El BTT se consolida

Además de la BTT 70K, también han tenido un crecimiento notable las modalidades que combinan trail y BTT por parejas, denominadas Combi (competición por parejas, donde se suman los parciales del compañero que corre y el que realiza la BTT).

Con ello, el Desafío Lurbel se consolida como mucho más que un evento de trail running.

De hecho, los participantes de alguna de las opciones ciclistas, destacaron la extrema dureza del recorrido. Muchos la calificaron como una de las pruebas de BTT más duras del calendario nacional.

Actividades infantiles en Sin City Trail Kids

La única carrera que no se pudo celebrar por culpa del mal tiempo fue la infantil, que se suspendió para evitar que el suelo mojado fuera motivo de caídas para los pequeños.

De todas formas, los más pequeños no se quedaron sin nada que hacer y medio centenar de niños pudieron disfrutar e iniciarse en multitud de actividades de aventura como un mini rocódromo o la tirolina.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.