Era una cuestión de tiempo, pero mientras había vida quedaba la esperanza. Hoy ya no hay ni una cosa ni la otra. El Equipo Bolivia, de cuya situación viene informando puntualmente Arueda.com, baja la persiana seis meses y medio después de su puesta de largo en Tarancón (Cuenca). El equipo hispanoboliviano dirigido por Lale Cubino y Javier Murguialday ha solicitado a la UCI la ejecución del aval, que era en torno a unos 28.000 euros. Insuficiente para liquidar todas las deudas, pero válido para paliar un poco la situación de muchos corredores que no han visto un euro.

Los acontecimientos se han precipitado ahora, pero la decisión estaba tomada. Ante el hartazgo de los ciclistas y también de los directores, se tomó la determinación de que el G.P. Beiras e Serra da Estrela (2.1) sería el último que se disputaría con los colores azul y blanco del Bolivia. Una indumentaria que no tiene nada que ver con la de su bandera, pero tiene un trasfondo político en el conflicto diplomático que mantiene Bolivia para que Chile le permita tener una salida geográfica al mar de la que carece hoy.

Volviendo a lo que nos ocupa, desde la parte boliviana se pretendía aguantar hasta el final de la presente semana y mantener una “reunión salvadora” para poner los puntos sobre las íes. Todavía hay una remota esperanza de que eso ocurra, pero desde luego la máxima ya no es seguir como si no pasara nada sino la contraria. Ya ha pasado todo. Desde la parte boliviana del equipo también se sienten contrariados con el gobierno y aseguran que tienen intención de asumir ellos mismos la deuda. Algo que tampoco se sabe si ocurrirá.

Dinero de su propio bolsillo

El propio director principal de la escuadra, Lale Cubino, confirmaba a Arueda.com el cierre de la estructura: “Teníamos invitación para ir a Colombia pero hemos decidido que no vamos. Ahora sólo queda que se ejecute el aval y el equipo cierre”, explica. Lo hace con resignación, pues este es sólo un caso más de los muchos en los que la fusión de intereses sudamericanos y españoles termina mal. Ya ocurrió con Ecuador, también con el nonato Pinoroad y el único que medio salva los muebles es el Inteja.

equipo-bolivia-omar-mendoza

Omar Mendoza, en el pasado GP Beiras. Foto: UVP – Federaçao Portuguesa de Ciclismo

Es más, el salmantino ya no cree en nada de lo que se pudiera decir en esa hipotética reunión: “Hemos esperado tres meses, no se ha pagado material, no se han pagado nóminas a corredores, técnicos ni auxiliares. No podemos seguir así, por tanto no seguimos”. El argentino Julián Barrientos fue muy claro en redes sociales cuando aseguró que el Bolivia no era un equipo, sino un esfuerzo de Cubino y Murguialday que estaban poniendo dinero de su bolsillo. “Sí, me ha costado dinero y la verdad es que mucho”, asegura el ex ciclista salmantino.

Precisamente el portugués Nuno Meireles resumió en unas declaraciones a A Bola el sentir general dentro del equipo: “Fue un sueño que se convirtió en pesadilla”. Deportivamente, Omar Mendoza salvó la honra con la victoria de etapa en el GP Beiras, donde también se llevó la Montaña. Económicamente, el periplo de los ciclistas sudamericanos ha sido un calvario que no ha ido a más precisamente por la labor de los directores. Algunos de ellos, incluso, han estado alojados en casa de Murguialday por no poder afrontar el pago de su propio alojamiento.

“Estos proyectos se hacen con más ganas que dinero. Pero al final, a la larga, todo se reduce al dinero”, asevera Cubino. Y tiene clara su reacción a lo que le digan desde Bolivia: “Ya nos han dicho muchas cosas, todas muy bienintencionadas, que luego nunca se han realizado. No podemos más”, acaba el director, que afirma sentirse «mentalmente cansado».

Ayuda desde Andalucía para las féminas

Dentro de lo negativo que es el cierre por defunción de cualquier equipo, hay al menos una noticia positiva y esperanzadora. Las féminas, que también se encontraban en una situación extremadamente desesperada en un equipo donde había apenas cuatro integrantes, han encontrado la salvación y podrán seguir corriendo hasta final de temporada en condiciones dignas.

Y es que el club granadino de Armilla, el equipo Árbol Abogados, les proporcionará apoyo y equipamiento para completar el año 2017. Este club saca también una escuadra junior a competir por todo el calendario andaluz y con un buen número de pruebas nacionales. Las féminas del Bolivia, dirigidas por Héctor Roldán y con Ainara Elbusto a la cabeza, podrán seguir adelante al menos este año aunque ya sin el nombre del país andino.

De vuelta a casa

Terminada la aventura sin final feliz, los ciclistas bolivianos a los que ya se les cumplía el visado vuelven a su país. En muchos casos, los billetes de ida para España se los pagaron ellos mismos ante la falta de liquidez pese a que también se anunció una especie de patrocinio con BoA, la aerolínea boliviana, que como los del Ministerio de Deportes y de Turismo no llegó a materializarse nunca. Tampoco el supuesto apoyo de las asociaciones ni la consolidación de ese modelo Murias con aportaciones de socios.

Hoy han emprendido regreso los corredores bolivianos, mientras que Omar Mendoza –el hombre que anunció en redes la despedida del proyecto tras acabar la ronda portuguesa- y Marvin Angarita lo harán mañana con destino a Colombia. Así termina la historia de los ‘Cóndores’ ciclistas que, como otras tantas, empezó como un proyecto ambicioso y acabó en ruina para desgracia de corredores y plantilla técnica.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This