¿El estrés engorda? Uno de los grandes enemigos del ciclista
PUBLICIDAD

¿El estrés engorda?

Ante la reincorporación a la rutina diaria y laboral de muchos ciclistas tras el descanso vacacional, es el momento de ajustar la dieta para recuperar el peso ideal y el estado de forma. Pero muchas veces olvidamos controlar uno de los factores que más contribuyen a coger peso: el estrés.

Termina el mes de agosto, vivimos los últimos coletazos del verano y muchos ciclistas (y deportistas en general) deciden comenzar un intenso plan alimenticio con el fin de recuperar el estado de forma óptimo de cara a los últimos retos competitivos del calendario.

Relacionado: Los alimentos prohibidos para ser mejor ciclista

Es un momento del año propicio para recuperar viejas dietas, acudir a especialistas y hacer algunos esfuerzos para compensar los excesos de las vacaciones. Pero pocas veces se tiene en cuenta que el retorno laboral también implica un regreso a la exigente dinámica del trabajo, la conciliación familiar, las prisas, atascos, etc. Todos estos elementos terminan desembocando, en muchos casos, en la aparición de estrés.

Todos conocemos esta sensación y algunos problemas que acarrea, pero no siempre tenemos en cuenta los desequilibrios alimenticios que provoca. Veamos en detalle qué es el estrés y qué produce en nuestro organismo.

Relacionado: Errores habituales en la nutrición deportiva

Estrés: nunca te sacias

Relajación en el ciclismo

No es un alimento, pero el estrés engorda, ¿quién no se ve afectado por esta alteración? El estrés es el mayor problema que vive nuestra sociedad y el COVID no ha hecho más que agravar este problema. Es origen de un gran porcentaje de las enfermedades del primer mundo y combatir los efectos nocivos del estrés parece todo un reto.

El estrés hace segregar al torrente sanguíneo una hormona llamada cortisol, que vuelve menos sensible a la hormona leptina, la que nos sacia. Por ello tendemos a comer más y con preferencias a escoger alimentos ricos en azúcar.

En mujeres se ha demostrado que con niveles altos de cortisol son más propensas al sobrepeso y a acumular grasa en el estómago. En los hombres provoca una bajada de testosterona, lo que lleva a pérdida de masa muscular y acumulación de grasa visceral.

Acabar con el estrés no es tan sencillo como tomar un medicamento y esperar a que haga efecto. Hay muchos deportistas que no son capaces de bajar peso y eliminar su grasa abdominal sin ser conscientes de que el problema está en su ritmo de vida.

Además de llevar una dieta equilibrada y practicar deporte, quizá sea el momento de plantearte reducir el nivel de estrés y trabajar la relajación.

Te recomendamos

Mussara

Te recomendamos

Mussara

Deja un comentario