A horas ya de que se conozca el portador de la primera ‘Maglia Rosa’ de este 2018, todo está listo en Jerusalén. Ahora sólo queda que se eche a rodar y veamos tres semanas de ciclismo del más alto nivel. El recorrido concentra casi toda la dureza en la semana final y, en este caso, tiene pocos puertos que superen los 2.000 metros de altitud.

La primera semana está marcada, sobre todo, por los más de 25 kilómetros de subida al Etna, que llegarán el próximo jueves día 10. Luego sábado y domingo habrá doble llegada en alto con Montevergine –muy tendido- y el Gran Sasso. Para la semana siguiente queda Zoncolan –etapa 14-, donde Froome ya ha dicho que tendrá una enorme oportunidad de sacar tiempo a sus rivales.

Como siempre, la última semana es la más dura. Empezando por la contrarreloj individual del martes, la única larga, con 34,2 kilómetros en Roveretto. Después, un tríptico de finales en alto a cual peor. Pratonevoso –esta es monopuerto-, después Bardonecchia (Jafferau) tras pasar por la Finestre y Sestriere y, para rematar la juerga, Cervinia encadenada con Sant’ Panteleon. Mucha montaña y mucho final en alto.

El duelo que todos esperan

Las presiones mediáticas para que Tom Dumoulin aceptase ir al Tour y batirse en duelo con Chris Froome han sido importantes este invierno. Incluso por parte de organizadores que, siempre con buenos modos y sin querer obligar a nadie, sí han opinado de lo bonito que sería ese duelo. Sin embargo, Dumoulin siempre ha mantenido la misma postura: iría a la carrera que mejor le viniese por recorrido y no a la que le dijese “la gente”.

froome

Y al final no ha hecho falta, porque ha sido Froome el que se ha aventurado a estar en el Giro de Italia. Será la segunda vez que lo corra –la anterior fue en 2010, cuando fue expulsado por agarrarse a un coche- y ahora va con la vista puesta en hacer tres ‘grandes’ seguidas, aunque no en el mismo año natural. Por debajo de este duelo, Fabio Aru, Esteban Chaves y Thibaut Pinot son los principales contendientes al podio. Aunque mejor no se relajen, vayan a llevarse alguna sorpresa.

Pocos españoles

¿Y cómo llegan los corredores españoles a la cita israelí? Pues por lo pronto, son pocos. Apenas 12 unidades, con Movistar como es lógico con mayor número de efectivos. Pero lo cierto es que el nivel es medio-alto: los telefónicos llevan a Víctor De la Parte, Rubén Fernández –que parece estar recuperado de sus problemas físicos-, Rafa Valls y Antonio Pedrero. Todos ellos van bastante bien para arriba, veremos si alguno se acaba metiendo en la pelea por la general, aunque por ahora parece que Richard Carapaz es el que mejor llega. El resto debería en principio hacer servicios comunitarios.

También consignados a labores de equipo estarán David De la Cruz para Froome, Mikel Nieve para Chaves, Fran Ventoso en BMC y Markel Irizar en Trek-Segafredo; y tanto Pello Bilbao como Luis León para Miguel Ángel López, aunque seguramente el murciano tendrá alguna etapa entre ceja y ceja. Buscando etapas estará también Rubén Plaza en el modesto Israel Cycling Academy, igual que Igor Antón en Dimension Data. Pocos, pero de calidad.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This