Una de las mayores pistas que arrojan los mercados de fichajes va sobre la situación económica y presupuestaria de los diferentes equipos. Si un equipo pierde a su corredor estrella y luego ficha ‘clase media’, se puede entender que no tiene un presupuesto demasiado amplio para reforzarse. Si, por el contrario, vemos un equipo que estaba algo ‘cojo’ firmar corredores de primer orden, es de buena lógica pensar que está haciendo un esfuerzo económico importante y eso tendrá dos motivos: han sido ahorradores en el pasado y tienen algo de sobra… o les ha entrado una inyección de billetes.

En este caso tal vez no se pueda afirmar tanto porque todavía está por ver cuál es la nueva realidad presupuestaria del BMC bajo la nueva entrada de CCC. Pero sí parece fuera de toda duda que el nuevo equipo que surja en 2019 va a ser muy distinto al que acabe esta temporada 2018.

Cinco bajas (oficiales)

Hoy mismo, el EF Education First-Drapac ha anunciado el fichaje de Tejay Van Garderen, vencedor ayer del prólogo del Tour de Utah, a partir de 2019. Con el norteamericano son ya varias las bajas conocidas en la escuadra rojinegra: Alberto Bettiol también lleva el mismo camino. Danilo Wyss se marcha a Dimension Data y Loic Vliegen al Wanty-Groupe Gobert. Muchos movimientos en un mismo sentido.

greg-van-avermaet

Van Avermaet sí ha renovado

Por si todo esto fuera poco, Simon Gerrans se retira. Van cinco. Pero es que además hay rumores apuntando la salida de Richie Porte, Rohan Dennis, Stefan Küng, Kilian Frankiny o Damiano Caruso entre otros. Estaríamos hablando de la renovación de prácticamente medio equipo.

En la otra dirección

También es cierto que no todos los movimientos del equipo se están dando en la puerta de salida. Otros ciclistas están llegando a la estructura, o prolongando sus contratos. Fue el caso de Greg Van Avermaet que renovó por tres años más. Ayer mismo, el equipo hizo oficial la llegada de Guillaume Van Keirsbulck, el belga del Wanty que acompañará al campeón olímpico en las clásicas.

Jim Ochowitz, patrón del equipo, buscaba cubrir un presupuesto total cercano a los 30 millones de euros. Es posible que esa cantidad se vea sensiblemente disminuida. También está por ver cuántos ciclistas del CCC polaco entran en la nueva formación. Pero lo que está claro es que después de este verano va a salir otro equipo completamente diferente al que hemos visto en las últimas temporadas.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.