Nuevo avance tecnológico en la fabricación de cuadros de bicicleta. Cuando parecía que la presencia del carbono ya había solucionado una de las cuestiones que más preocupan a muchos bikers, el tema del peso, ahora aparece una empresa que asegura que puede hacer que los cuadros sean más ligeros e igual o más de seguros. ¿Cómo? Con cuadros de titanio impresos en 3D. Así, este es el compromiso al que ha llegado la empresa Renishaw para Empire Cycles. Reinshaw es el único fabricante de Gran Bretaña que dispone de las máquinas necesarias para ello, una impresora 3D preparada específicamente para imprimir piezas de titanio.

Empire Cycles ha confiado en la empresa Renishaw para crear el primer cuadro del mundo de titanio impreso en 3D, cuyas principales características serían la de su robustez y ligereza, ya que aseguran que éste sería un 30% más ligero que el cuadro original. El cuadro ha sido fabricado de forma utilizando diferentes aleaciones de aluminio unidas entre si, lo que ofrece una serie de ventajas. Se habla sobre todo de lo concerniente al diseño, a la construcción y al rendimiento.

Así, este sistema permitiría que se pudieran hacer mejoras en el diseño del cuadro hasta la fase de producción del mismo, lo que además favorecería la personalización de los cuadros. A nivel de construcción se habla de una forma compleja, con refuerzos en el interior, siendo las estructuras huecas.

Éste es el cuadro sobre el que se trabajaría

Éste es el cuadro sobre el que se trabajaría

Las ventajas de un cuadro de titanio impreso en 3D

El mayor rendimiento también le vendría dado por una aleación de titanio, que haría que la tijia fuera un 44% más ligera que la versión de aluminio conocida hasta ahora, cualidad a la que se le sumaría la de una mayor resistencia y una mayor resistencia a la corrosión, alargando de esta forma su vida. Prestaciones a las que tendríamos que sumar el hecho que el cuadro –en concreto se trataría del MX-6 Evo– sería un 33% más ligero que uno tradicional, flexibilizando el diseño y los costes de producción. Es decir, que de los 2.100 gramos se pasaría a los 1.400, una rebaja sustancial.
En este sentido, Chris Williams, director general de Empire Cycles, señala que “el beneficio clave para nosotros son las ventajas de rendimiento que el propio método de construcción nos aporta. Al no requerir de herramientas, se pueden ir haciendo contínuas mejoras en el diseño con facilidad y,, como el coste de los componentes se basa en el volumen y no en la complejidad de los mismos, algunos componentes muy ligeros serían posibles a un coste mínimo”. Y, por si alguien dudara de la fiabilidad de un cuadro de titanio impreso en 3D, él apunta que “la durabilidad de la fibra de carbono no se puede comprar con el de una bici de titanio”.
Más información: www.empire-cycles.com

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.