Shimano ha estado envuelto en una polémica con varias marcas de bicicletas compartidas por un supuesto fallo en sus frenos.

Concretamente, el problema ha sido reportado en Estados Unidos por usuarios de Citi Bike, las bicis de Lyft, y JUMP, las bicis compartidas de Uber.

Por lo visto, la potencia de la frenada era demasiado fuerte y en algunos casos los usuarios han salido despedidos por encima del manillar debido a ello.

Esto llevó a Uber a cambiar a un nuevo sistema de frenado para los nuevos modelos, mientras que los más antiguos fueron modificados para mejorar la frenada.

Sin embargo, Shimano insiste en que no hay ningún problema con sus frenos, lo que pasa es que se «requiere el uso de un modulador de la potencia para este freno». Cosa que no han cumplido en algunos casos, «parece que este especificación no fue llevado al cabo por algunos de los fabricantes de estas bicis».

Aunque el daño ya está hecho y parece que, pese a la explicación, las marcas asociadas ya no confían tanto en los frenos de Shimano como primera opción para sus bicis.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This