El Red Bull Hardline es un evento al que no veréis a cualquiera. Es duro, exigente y peligroso. La zonas técnicas, con desnivel extremo, sus rocas y un salto de casi 16 metros de altura hacen que sea seguramente el descenso más peligroso y exigente que se haya visto nunca junto con el Red Bull Rampage. Bernard Kerr lo dio todo para ganar y así lo hizo. Y aquí lo puedes ver con su GoPro on board. Da vértigo… y ojo al salto de 16 metros…

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.