En una entrada a la carretera un ciclista vio su paso cortado por un camión que entró sin respetar a este.

Pero pocos instantes después, en lugar de darle al gas y desentenderse de lo sucedido, decide pararse a un lado y pedir disculpas, posiblemente porque no lo había visto en primera instancia. El ciclista las acepta de buena manera y ambos quedan tan amigos.

Gestos así son lo que queremos ver más a menudo entre estos dos colectivos. Siempre respeto ante todo.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This