Cascos hay de muchos tipos, pero pocas ocasiones hemos visto un casco como el que ahora nos ocupa, salido de la imaginación de dos empleados de una agencia de publicidad.

Sus nombres responden a los apellidos de Simon Higby y Clara Prior, que con este caso han querido animar a los niños a usar el cascos cuando estos montan en bici.

Resulta que en una encuesta que realizaron se dieron cuenta que cerca del 50% de los niños a los que preguntaron no llevaban el casco cuando montaban en bici, de ahí que quisieran crear un diseño que sedujera a los más peques.

El resultado es un casco único, que recuerda a las figuras de Lego y que falta por ver si se acaba comercializando, y de lo que no hay duda es que de quien se haga con él no pasará para nada desapercibido.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.