El aficionado medio-alto al ciclismo, aquel que sin ser un ‘fatigas’ sigue toda la temporada de enero a octubre -ya casi noviembre-, cuando vio a Richie Porte luciéndose en el Tour de Suiza sabía que no era un candidato fiable para el Tour de Francia. Y el motivo no era la falta de nivel deportivo, en absoluto. Pero en cierto modo, cualquiera que lleve varios años siguiendo este deporte intuía que a Porte le iba a pasar algo en el Tour.

Porque siempre le pasa. El ‘aussie’ se convierte en la primera gran víctima de esta edición de la carrera. Apenas habían pasado cinco kilómetros de etapa. Sólo cinco. Ni siquiera se había entrado en el primer tramo adoquinado. Y cuando parecía que el pelotón daba consentimiento a la fuga, se produjo una montonera en la parte central del pelotón. Entre los afectados, él. Richie Porte, que tocándose el hombro y entre lágrimas, abandonaba en la novena etapa igual que el año pasado.

mikel-landa-movistar-team-caida-tour-francia-2018-etapa9

No ha sido el único que ha terminado tocando el suelo de cerca. En realidad, pocos se han salvado de las caídas: Froome, Mikel Landa, Romain Bardet, Rigoberto Urán o Fuglsang también se han terminado cayendo, afortunadamente sin consecuencias. Entre los que han librado los percances, Alejandro Valverde, Vincenzo Nibali, Kruijswijk o Jungels, mucho más apto para esta superficie.

Sin grandes pérdidas

Finalmente, no ha habido realmente grandes diferencias entre los favoritos, una vez más. Sólo Rigoberto Urán, que en uno de los varios percances que ha sufrido se ha cortado y ha terminado perdiendo 1’28” con el resto de candidatos a la general. También Mikel Landa se ha ido al suelo, y también en un tramo asfaltado mientras bebía agua. Pero Movistar Team ha estado esta vez muy atento y ha conseguido minimizar las pérdidas a sólo siete segundos.

john-degenkolb-trek-segafredo-tour-francia-2018-etapa9

Igual que Bardet, que ha tenido un sinfín de percances y averías, incluyendo la friolera de ¡seis pinchazos! El último de ellos a sólo siete de meta, pero con la suerte de que el grupo donde venía Landa, con los Movistar Team tirando a toda mecha, estaba ya entre la fila de coches y el pelotón de los favoritos no era capaz de entenderse para perseguir a Degenkolb, Van Avermaet y Lampaert, que en ese momento viajaban ya solos y con medio minuto de ventaja.

Finalmente, Degenkolb ha recordado al de sus mejores tiempos con un sprint de muchísima potencia en el que ha batido a sus dos adversarios, dos años y medio después del durísimo accidente de Alicante que casi le aparta del ciclismo. Un cuarto de hora más tarde, Egan Bernal entraba en meta tras aprender su primera gran lección en el Tour. Se ha dejado 16’09” y ya no es una baza táctica para Sky. Tocará simplemente trabajar, pero tiene 21 años y el futuro, si no ocurre nada raro, es suyo.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.