Las habituales primeras etapas del Tour de Francia se han cobrado presas mayores este año. Algunos de los principales favoritos, Chris Froome, Nairo Quintana, Richie Porte y Adam Yates, han sido los más perjudicados en un fin de semana marcado por la tensión, la velocidad y las apreturas habituales en las primeras jornadas de la ronda gala. En la primera etapa del sábado, Froome se dejó casi un minuto tras ir al suelo justo antes de entrar en el tramo protegido de los tres kilómetros finales. Igual suerte corrieron dos de sus principales rivales, Richie Porte y Adam Yates, que entraron en meta con el mismo tiempo perdido que Froome: 51″.

Peor aún le fue a Nairo Quintana, quien no pudo evitar un bordillo que le rompió las dos ruedas de la bici y tuvo que esperar a su coche de asistencia también justo antes de entrar en los 3 km finales de etapa. Quintana perdió 1’15” en meta en una primera jornada que acabó ganando el debutante Fernando Gaviria. Una etapa llana, la primera, que se saldó con más diferencia entre los líderes que muchas etapas de montaña…

La segunda etapa se desarrolló de forma similar a la del primer día. Tranquilidad inicial, fuga consentida (en este caso de un ilustre como Chavanel) y nervios in crescendo conforme se acercaba la línea de meta. Esta vez, no hubo grandes perjudicados por los tiempos en meta, pero sí muchos corredores que se fueron al suelo o sufrieron pinchazos: de nuevo Adam Yates, Marcel Kittel, Arnaud Demare, Luis León Sánchez… El murciano del Astana se llevó la peor parte, ya que una fractura múltiple de codo y cuatro costillas lo han obligado a abandonar (el segundo abandono del Tour tras el del etíope del Trek Segafredo, Tsgabu Grmay). La  victoria de la segunda etapa fue para el siempre atento y habilidoso Peter Sagan, quien batió con solvencia en el esprint final a Colbrelli y Demare. Un final que se vio altamente modificado por una caída en los 800 m finales en la parte delantera del grupo y que afectó a muchos de los corredores que iban a disputar la etapa, entre ellos a Fernando Gaviria, quien cedió el liderato en pos de Sagan.

Crono por equipos decisiva

Todo lo narrado hasta ahora entraría dentro de lo más o menos previsible en un Tour de Francia (bueno, recordemos que el año pasado por ejemplo el primer abandonado tardó en llegar siete jornadas) si no fuera porque hoy se disputa una contrarreloj por equipos en la que, a los ocho ciclistas iniciales (gran novedad este año), algunos equipos tendrán que restar los que ya hayan abandonado y los claramente convalecientes. En la CRE, mantener el bloque es clave para un buen rendimiento; cuantos más corredores puedan relevar y buen ritmo, mejor, así que de tener ocho ciclistas intactos a seis o siete… puede haber un mundo. La regla de los ocho ciclistas por equipo que se estrena en el Tour este año también ha abierto un debate sobre la seguridad del pelotón. Por lo visto en estas dos primeras jornadas, está claro que la caídas están siendo las mismas e igual de graves que otros años, con lo quemuchos expertos rechazan que esta norma se deba aplicar en beneficio de la seguridad. Otra cuestión es que favorezca el espectáculo o permita que un único equipo pueda bloquear la carrera prácticamente en todas las etapas. Eso aún está por ver…

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This