Pese a que ni la temporada pasada ni las anteriores ha logrado subirse a lo más alto de un podio de la Copa del Mundo, Emily Batty (junio de 1988) trabaja sin descanso para lograr esta máxima cuanto antes. Y lo hace teniendo como referente a la veterana Gunn-Rita Dahle, por la que siente una profunda admiración.

Texto: Celes Piedrabuena – Fotos: Jesús Andrés Fernández, Red Bull Content Pool

 

Costó, pero la espera valió la pena. Desde hacía tiempo observábamos con detenimiento la progresión de una chica bajita, pequeña, introvertida, trabajadora, de aquellas que llaman la atención por su físico, por qué no por su belleza, pero también por su saber estar en las carreras y fuera de ellas. Nacida en el seno de una granja de ganado en Brooklin (Ontario, Canadá), Emily Batty empezó a estar en boca de todos en 2012, cuando hizo segunda en la Copa del Mundo de Sudáfrica. Ese mismo año representó a su país en los Juegos Olímpicos de Londres después de romperse la clavícula tres días antes de la carrera cuando estaba entrenando. Campeona de Canadá en varias ocasiones, en 2016 siguió acercándose al sueño de ser la mejor después de ser tercera en el Mundial, de ser cuarta en los Juegos Olímpicos de Río o de quedar tercera en un par de pruebas de la Copa del Mundo. A sus 29 años no desiste de su empeño, tal como podréis comprobar en esta entrevista, en la que se muestra como una chica sencilla, directa, que dice las cosas por su nombre, y en cuyo transcurso no puede esconder su amor por el mountain bike, un deporte que ama, y por el que parece dispuesta a darlo todo.

¿Cuáles son tus objetivos para esta temporada cuyo inicio es inminente?
Termino una exitosa temporada de 2016, en la que he estado centrada en los Juegos Olímpicos, en la Copa del Mundo y el Campeonato Mundial. Esta temporada me gustaría ganar mi primera Copa del Mundo, defender mi título de campeona nacional y ganar otra medalla en los Campeonatos del Mundo. También quiero trabajar más para los deportes desde la base y comenzar a devolverle a este deporte todo lo que me ha dado, que ha sido mucho. Trek y yo somos socios en algunas iniciativas, y debo trabajar para seguir siendo la mejor en la bici y también fuera de ella.

¿Qué aspectos de tu preparación has trabajado más de cara a este año?

Cada temporada hay que hacer un poco de malabarismo con el cambio de la ubicación de las carreras y los horarios de los viajes. Mi formación está en constante evolución. Sin embargo, creo que la temporada de la Copa del Mundo de 2017 destacará de nuevo por las secciones cuesta arriba, por lo que seguiré tratando de sobresalir en las ascensiones. Mi capacidad técnica sigue mejorando. Creo que ahora soy una de las tres mejores chicas del mundo y también voy a seguir trabajando mi velocidad para hacer rápidas algunas secciones de los circuitos.

 

En la Copa del Mundo estás muy cerca de las mejores, pero… ¿qué debes hacer para superarlas?

Mi entrenador y yo nunca estamos contentos, por eso creo que he sido capaz de superar las barreras como una atleta y seguir mejorando cada año. Más específicamente, siempre podría mejorar mi comienzo en las carreras, la velocidad técnica y la fuerza, la potencia pueden trabajar y mejorar.

 

Recientemente leí que uno de tus sueños era ser campeona del mundo, ¿cuándo crees que podrás alcanzar tu sueño?
Creo que tengo una excelente oportunidad en 2017. He sido segunda en la Copa del Mundo de Australia con anterioridad, y el clima, el terreno y las condiciones típicas del campo me vienen bien para el Campeonato Mundial de 2017 en Australia. Es difícil, sin embargo. La bicicleta de montaña es un deporte de variables constantes. Todo lo que puedo hacer es mirar de hacer lo posible e intentar prepararme más que nadie, y espero que todo se alinee en el día de la carrera.

De sus rivales actuales, ¿a cuáles admira más y por qué?
Admiro a Gunn-Rita Dahle (este febrero cumple 44 años). Sé lo que se necesita para montar a un nivel alto, la mayoría de nosotras lo hacemos, pero también sé lo difícil que es mantener ese alto nivel en bicicleta de montaña tanto tiempo. Es increíble cómo ella está en la parte superior del deporte durante tanto tiempo. Espero emular esa misma consistencia en mi carrera, dejar una marca y estar en una posición para seguir involucrada en el ciclismo el resto de mi vida.


¿A qué le das más importancia, a una victoria en la Copa del Mundo o en un Mundial?

Creo que las dos cosas. Estoy persiguiendo una victoria en la Copa del Mundo con actuaciones consistentes. Creo que existe una buena probabilidad de que obtenga el título general de la Copa del Mundo o que esté cerca de él.

Eres una chica ligera y menuda, ¿crees qulas condiciones de tu físico son positivas para tu rendimiento sobre la bici?
Creo que mi tamaño físico ayuda, en particular en las subidas, y el indicador principal de rendimiento en nuestro deporte sigue siendo el poder de peso. Así que continúo teniendo una ventaja sobre la mayoría de mis rivales y especialmente en 2017, con más carreras de escalada en el calendario.

Hablas mucho de las secciones cuesta arriba, pero ¿qué te gusta más, bajar, subir?
Me gusta todo. Estoy muy enfocada en analizar las carreras y en buscar la carrera perfecta. Me gusta ser la más rápida en las subidas y en las bajadas, y ambas son importantes para lograr una buena carrera.

Te veo sonriendo siempre en muchas carreras.
¿Tal vez en el pasado?

 

No, no, la temporada pasada, incluso cuando las carreras no iban bien.
En los últimos años no hay muchos motivos para la sonrisa. Todo lo que hago e intento es estar concentrada para respirar bien y avanzar en mi siguiente paso de las carreras. Las pruebas de la Copa del Mundo ahora son
demasiado rápidas como para sonreír. Tienes que estar 100 % concentrada en lo que haces.

¿Todavía compites con el collar de perlas de tu madre? ¿No tienes miedo de que un día se te caiga en una carrera o entrenamiento?
Ya no llevo el collar de perlas de mi madre. Se hizo demasiado popular, así que ahora está bajo cerradura y llave. No, en serio. Es una pieza sentimental, y ahora lo guardo en mi caja de joyas.

¿Cuándo decidiste de verdad dedicarte a la bicicleta de montaña?
No creo que lo decidiera, simplemente ocurrió. Comencé a entrenar como una júnior. Después vino la transición a Sub-23, élite y firmé un contrato con la marca de bicis Trek. Siempre me han gustado las carreras de bicis de montaña, y lo único que ha cambiado en el camino es montar para un equipo profesional y conseguir el apoyo necesario para correr y entrenar. Creo que todavía corro y entreno por las razones correctas y me encanta más que nunca.

¿Por qué te decidiste por el mountain bike y no, por ejemplo, por la carretera?
Me gusta el elemento técnico de la bicicleta de montaña, sobre todo ahora que Red Bull ha asumido la retransmisión de las pruebas de la Copa del Mundo. El deporte del MTB es más como las carreras de F1 y cada detalle de su preparación es importante. Tenemos seis pruebas de la Copa del Mundo en un año, mientras que la carretera tiene muchas más carreras. Disfruto calculando, seleccionando y sincronizando mis actuaciones. Seis oportunidades para hacerlo bien en un año no son muchas, y me gusta el objetivo de mejorar mi rendimiento día a día.

 

Te hemos visto competir con una rígida y una doble, pero ¿cuál prefieres?
Compito con la Top Fuel (doble) y la Pro Cal (rígida). El año pasado elegí la Pro Cal en un 60 % y la Top Fuel alrededor del 40 %. Si la carrera es muy técnica, entonces voy a elegir más la Top Fuel. La verdad es que se necesitan ambas bicis porque las carreras varían bastante de un terreno a otro.

Compites solo en cross country, ¿te llaman otras disciplinas, por ejemplo el enduro?
Me gusta el XC y todo lo que tiene que ver con el cross country. Algún día voy a mirar hacia las carreras de enduro, y más allá de la bicicleta quiero considerar también las carreras de coches. No quiero descartar nada porque amo todas las formas de competición. Soy una persona competitiva y me encantan todos los retos que conlleva la velocidad.

 

Por cierto, ¿cómo ves el mountain bike femenino? ¿Pasa por un buen momento?
Por naturaleza, las mujeres somos difíciles y competitivas. Creo que muchas más mujeres podrían beneficiarse del deporte del mountain bike y lo que ofrece. Es importante que el mountain bike siga creciendo y que se adopten estrategias para que así sea, y dentro del MTB pienso que las mujeres deben ser el centro y el referente en el futuro.

Y, finalmente, ¿qué consejo darías a las jóvenes bikers?
Que encuentren una manera de involucrarse en el deporte del ciclismo, uniéndose a un club de bicis o asistiendo a carreras semanales. El ciclismo es un deporte social y cuanto más amigos tengas en el deporte, más tiempo estarás motivado para mantenerte involucrado y continuar con tu bicicleta. No hay mejor manera de explorar tu área local o el mundo, y la sensación de montar en bici es muy grande. Llegas a desafiarte a ti misma y tus habilidades, trabajas hacia unas metas y aprendes sobre tu persona. ¡Es un deporte fantástico!

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.