Enric Mas ha dado hoy un paso de gigante para dejar de ser una promesa y convertirse ya en toda una realidad del ciclismo español. El joven balear de 23 años ha sido el gran protagonista de la etapa reina y final de la Vuelta al País Vasco, donde ha logrado una victoria de enorme valor. No sólo por haber ganado en una prueba WorldTour del nivel, historia y tradición de la Itzulia, sino también por la forma en que lo ha conseguido.

Mas se metió en la fuga del día con Carlos Verona, Thomas De Gendt y varios corredores de enorme nivel. Y llegó a la base de la subida de Arrate con apenas 20 segundos sobre un pelotón que ya era básicamente una quincena de ciclistas desbocados con Movistar y Sky al frente, los primeros tratando de desbancar a Roglic y los segundos buscando la etapa.

Landa, segundo en todo

Pero ni lo uno ni lo otro. Mikel Landa ha atacado con dos kilómetros de subida por delante, en la parte más dura, cuando Nairo Quintana –había saltado antes- se dio cuenta de que no tenía gas para llegar hasta Enric Mas, que seguía delante y ya en solitario. Roglic no se molestó en ir a por él… o tal vez no podía. Luego se confirmó que era la segunda opción. El esloveno acabó pagando el esfuerzo.

mikel-landa-nairo-quintana-itzulia-2018-etapa6

Sin embargo, tenía un buen colchón de las etapas anteriores y ha podido aguantar. Landa se ha acercado peligrosamente a Mas, pero no lo suficiente como para robarle la etapa. Así que el joven balear ha logrado el triunfo más importante de su todavía corta carrera, mientras que Landa queda como segundo en todo, pero satisfecho: “No puedo pedir más. Hemos peleado hasta el final”, ha dicho tras la etapa.

“Iba con la etapa en mente”

El que lo tenía muy claro era Enric Mas desde el principio. De hecho, ayer en el hotel le dijo a su equipo que iba en busca de la etapa: “Les dije que iba a ganar esta etapa sí o sí. Llevaba desde ayer con ella en mente”, ha explicado el vencedor del día, que ha dedicado la victoria “a la familia, los amigos, la novia, la abuela y todos los que están cerca”.

También ha confesado que hubo un momento en que pensaba que se le escapaba porque las fuerzas iban justas. En ese momento, sólo pensaba en una opción: “Etapa, etapa, etapa, etapa”. Ya la tiene, y el ciclismo español tiene otro argumento más para quienes piensan que no hay relevo. Landa, Ion Izagirre –tercero-, Omar Fraile y Mas son ejemplos de que ya está aquí. Y eso sin salirnos de la Itzulia.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This