Fue en TVE, en el transcurso de un programa donde Alberto Contador volvía a señalar con el dedo a Enric Mas como sucesor de la trayectoria que él logró hasta 2017. Un cara a cara entre ambos. Las similitudes, dice, son muchas, ya que hablamos de ciclistas absolutamente escaladores pero capaces de defenderse bien contra el reloj. El caso es que la frase que más expectación levantó la pronunció el madrileño y la contestó el joven balear.

Contador dijo que «la solución» sería conseguir un sponsor para que su equipo -el Kometa Cycling- subiera al WorldTour y contar con Mas en la plantilla: «Ojalá sea así. A mí no me importaría», comentó rápido Mas, que se dejaba querer por el campeón de Pinto. Lo cierto es que, más allá de similitudes, la sintonía entre ambos es muy buena desde que el joven mallorquín estuviese en la Fundación Contador.

«Desde pequeño siempre me han dicho que me parezco bastante a Alberto en la bicicleta», decía Mas, mientras que Contador detallaba una cualidad importante del ciclista del Deceuninck-Quick Step: «Cuando dije que aquí estaba mi más que posible sucesor, lo que todo el mundo vio como un marrón, él no lo vio así porque cree en sus posibilidades, porque le gusta la presión y sabe llevarla», comentaba el madrileño.

De hecho, Contador está seguro de que Mas tiene entre ceja y ceja el Tour de Francia: «No nos lo va a decir, pero seguro que sólo está pensando en el Tour. Tour, Tour y Tour. Quiere ganarlo». Algo que su interlocutor, más o menos, corrobora: «Quiero estar este año en Francia, a ver si se puede hacer algo bonito. Y espero daros muchas alegrías en el futuro», retomaba Mas.

Eso sí, al Tour tendrá que ir a buscarse la vida solo, porque el Deceuninck de Lefevere es un equipo de pruebas de un día o, en todo caso, de sprints. No es el tipo de escuadra que arrope a un líder en la montaña. También es cierto que el Tour no es la Vuelta y todavía le falta a Enric para ser un candidato serio a ganar en París. Tiene 23 años, mucho talento y tiempo de sobra por delante. Él deslizó en Andorra, en la penúltima etapa de la Vuelta, que le gustaría ser un ‘one club man’ y desarrollar toda su carrera en el Deceuninck. Veremos si se dan los cambios necesarios en la estructura para que eso ocurra. Y si no… tal vez Alberto deba ponerse manos a la obra en la búsqueda de un sponsor.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This