Cédric Gracia es una de las leyendas del MTB. Y lo es desde hace ya muchos años, incluso cuando todavía competía.

Ahora que ya no lo hace, todavía lo es más y, como tal, quisimos encontrarnos con él para que nos contase qué es de su vida.

A muchos corredores, después de toda la vida compitiendo, les cuesta adaptarse a un nuevo ritmo de vida. No es el caso de Cédric. Sin duda alguna, uno de los cracks que ha dado nuestro deporte, dentro y fuera de la competición.

¿Cómo va la vida, Cédric?

¡Muy bien! La verdad es que disfrutándola mucho, como todo lo que hago siempre. Siempre a fondo.

Recuérdanos un poco tu trayectoria.

De pequeño, ya con 6 años, corría en BMX en Francia. Ahí hay un buen nivel, así que cogí mucha técnica. Después empecé a competir en DH y en 2001 ya lo hice como profesional Estuve compitiendo en 4x y DH durante años, hasta que me pasé al DH exclusivamente. El 4x se me daba bien porque gané pruebas de la Copa del Mundo y hacía podios a menudo, pero a mí me gustaba el DH. Así que me centré en el DH hasta que lo dejé.

Y entre medio, no olvidemos tu gran gesta, en 2003, cuando ganaste el Red Bull Rampage. ¿Tu mejor victoria?

Sin duda fue importantísimo para mí. Fue espectacular. Un chaval francés, en medio de los mejores freeriders del mundo, en EE.UU., en la meca del freeride… Lo mejor de todo es que fui para divertirme, para pasarlo bien con los colegas. Lógicamente eso hizo que la gente me conociera más, que tuviera más sponsors, más visibilidad.

¿Por qué dejaste el DH si todavía seguías estando a buen nivel?

La verdad es que todo se había vuelto demasiado profesional. A mí lo que me gustaba era el ambiente y disfrutar de la gente y de las carreras. Cuando empezó a ser tan serio y no había el ambiente que tanto me gustaba, lo dejé.

¿Y fuiste, como muchos otros descenders, a por el enduro?

Sí. El ambiente era más sano, más como al principio del DH. Y hago bici para disfrutar, no para ganar. Bueno, si gano, mejor, claro, pero me gusta el ciclismo y por eso sigo estando aquí. Hay muchos corredores en el circuito de DH que están por el dinero, que no aman el deporte en sí, las bicis, el viajar y conocer gente… para mí eso es muy triste, no es mi filosofía de vida.

Y por aquella época, que tampoco hace tanto, tuviste el desgraciado accidente de la isla de la Reunión.

Sí. La verdad es que fue muy bestia. Estaba entrenando la bajada y tuve una caída como muchas otras que había tenido, imagínate habiendo competido en DH. De repente empezó a salir sangre a lo bestia de la pierna. Me había reventado la artería femoral. Me fue de pocos minutos de dejarme la vida ahí, diría que de segundos. Gracias al helicóptero y a tapar la herida con todas mis fuerzas. Después los médicos me dijeron que no sabían cómo me había salvado…

Desde entonces, ¿te tomas la vida de otro modo?

La verdad es que te da que pensar, y pienso a menudo, pero al final, me gusta ir en bici, e ir fuerte. Es lo que me gusta, entonces es lo que hago. No es que fuese un punto de inflexión, simplemente es una experiencia más que te hace valorar todo lo que tengo con más valor, pero no dejaré de hacer bici por un accidente. Es lo que me apasiona y quiero hacer.

El presente

¿Qué estás haciendo ahora, cómo te ganas la vida?

Pues ahora mismo estoy muy centrado en una marca propia, que he empezado con líquido tubeless. Estamos trabajando con un producto tope de gama, con unas cualidades que no tiene ningún otro producto del mercado. Ahora mismo estamos muy bien posicionados en Francia y estamos empezando en Alemania. Vamos poco a poco, pero seguros de lo que hacemos. Esperamos llegar pronto a España.

¿Pero sigues con sponsors y demás?

Sí sí, siempre estoy probando cosas de mis sponsors y desarrollando producto. También estoy con Santa Cruz ayudando a evolucionar las bicis y voy a eventos con clientes, demos… a escala internacional. La mayoría son los sponsors que tenía cuando competía. Cuando estoy a gusto con alguien, intento ser fiel y disfrutar de la relación. En la vida no es solo el dinero. Para mí es mucho más importante los amigos y los buenos momentos y, lógicamente, si me puedo ganar la vida haciendo lo que me gusta, ¿qué más se puede pedir?

¿No te has cansado de las bicis entonces?

Para nada. Las bicis son mi vida. Es con lo que disfruto y la vida es para disfrutarla. De hecho, ahora mismo estoy disfrutando más que nunca de las bicis. Salgo a pedalear con mis amigos, voy por todo el mundo a grabar vídeos, probando aquí y allí para hacer mejores productos… Y más relajado, a mi ritmo. Claro que me gusta viajar, pero no es lo mismo tener que ir durante toda la temporada de aquí para allí, durante tantos años, que ir ahora sin la presión de la competición. Ahora todo lo disfruto y lo valoro mucho más. Una simple salida por las montañas alrededor de casa con un colega hace que me sienta el tío más feliz del mundo.

¿Además, tienes un bar justo al final del DH de Vallnord?

Sí, es el lugar ideal para acabar la jornada de bike park e ir a tomar una cerveza con los amigos. Ahí te encuentras con todos los riders y puedes hablar de la jornada, de las caídas, de las bicis… Ya sabes, los que nos dedicamo a esto somos unos locos y nos gusta estar hablando siempre en buena compañía y con una cerveza en las manos. Después por la noche también hay fiesta, ¡cómo no!

Y en clave competición, ¿cómo ves la escena del DH?

Pues la veo muy sana y con gente que sube que va muy muy fuerte. Creo que, igual que el final de esta pasada temporada, Pierron ha estado a un nivel espectacular porque tenía el coco para estar ahí. Al final, es mucho cuestión de cabeza. El físico y técnica es muy parecido a alto nivel, por lo que la mente es lo que al final marca la diferencia. Si Pierron tienen todo en su sitio, solo veo a Bruni que lo pueda superar ahora mismo. Lo mejor es que hay gente que está ahí, que un fallo puede hacer que gane o uno u otro, y eso es lo realmente emocionante.

Cuando hablas se te iluminan los ojos, ¿lo echas en falta?

No, para nada. Fue una época muy bonita para mí, por lo que te decía, el ambiente, la gente, las fiestas… pero es pasado. Todo cambió y ya nunca será lo mismo. Además es que ahora estoy disfrutando mucho tamb

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.